La gente INTELIGENTE habla de IDEAS, La gente MEDIOCRE habla de COSAS, La gente IGNORANTE habla de la GENTE

adsense

sábado, 12 de junio de 2021

PANORAMA

 

Panorama político nacional de los últimos siete días

 

Signos de  reconfiguración

en el paisaje político

 

 

 

Las encuestas de las últimas semanas muestran casi unánimemente que  la pandemia ya no constituye la principal preocupación pública. Ahora la  inquietud prioritaria ha pasado a ser la situación económica; y antes que nada, la inflación.

Que el miedo al virus haya cedido los primeros lugares es en parte fruto de que las vacunas están llegando y el proceso de vacunación empieza a avanzar con mayor celeridad. 

En ese sentido, la oposición atrasa un poco al mantener su ofensiva sobre el tema vacunas. Desgastado el argumento que sugería que se habían pedido coimas a la firma Pfizer (lo desmintieron sus máximos directivos), ahora las quejas se derivan a razonamientos contrafácticos (qué habría pasado si el gobierno hubiera acordado con  esa farmacéutica), con  una retórica que muchas veces parece atada a un enamoramiento irrefrenable de la marca germano-estadounidense. Aunque fuera cierto que -como destacó un columnista de La Nación- “Pfizer tiene los mejores lobbistas del mundo”, el repiqueteo local sobre esa vacuna parece tener menos que ver con los negocios de esa empresa que con el relato al que echó mano la coalición de fuerzas opositora.   

El oficialismo, por su lado, se aferra a su estrategia de vacunación, ahora más intensa, puesto que empiezan a llegar las esperadas dosis. El aflojamiento de las restricciones que exhibe la nueva etapa de cuarentena decretada por el  Poder Ejecutivo, así como el cambio de actitud del gobierno bonaerense (que hasta se inclina ahora por la presencialidad en las escuelas) indican que el gobierno empieza a sentirse seguro en ese terreno.

Para la opinión pública lo importante no es la marca, sino que se vacune (como decía Deng Xiaoping, “no importa el color del gato, sino que cace ratones”). Y, al parecer, llegaremos al tiempo electoral (que es el horizonte del oficialismo y también el de la oposición) con un número abultado de inoculaciones.   

De todos modos, habrá que ver si ese será un factor que le garantice algo al oficialismo cuando las antenas de la sociedad atienden ahora a seguridades de otro orden (precios, llegar a fin de mes, tener un empleo, educar a los hijos).

La experiencia comparada indica que las elecciones de medio término suelen ser negativas para los oficialismos, aunque cuando, como en el caso de este año,  se trata del primer comicio después de un cambio de gobierno, se abre la chance de una excepción:(el kirchnerismo se impuso en 2005 y el macrismo en 2017).

Otro lugar común de politólogos: las elecciones legislativas dispersan más el voto que las presidenciales. Es cierto, pero ahora se presentan ciertas circunstancias correctivas. Primero, en las dos grandes fuerzas se notan muy tempranamente aprestos y posicionamientos referidos a la elección presidencial de 2023. No estamos ni exclusiva ni principalmente ante una competencia entre aspirantes a conseguir una buena colocación en las listas, sino ante el despliegue de fuerzas  enmarcan la puja legislativa en la estrategia que conduce a aquella otra.   

 

 

Le donne sono mobili 

 

En las diversas fuerzas de la oposición, por caso, hay alineamientos preparatorios. El liderazgo del Pro está en disputa: Horacio Rodríguez Larreta trabaja claramente por su propia candidatura presidencial y, en función de ello, discute con Mauricio Macri tanto en el plano de los posicionamientos políticos como en la administración de las fuerzas y las candidaturas partidarias (y las de Juntos por el Cambio). 

Larreta pretende, en principio,  conservar el control del distrito central del partido -la ciudad autónoma- y  asegurarse la sucesión. 

Prefiere notoriamente a María Eugenia Vidal como cabeza de la lista de diputados porteña en las legislativas. Macri quiere a la ex gobernadora en la provincia de Buenos aires, pero ella decidió mudarse a la Capital: no quiere volver a competir en la provincia donde triunfó sorprendentemente en 2015 y Larreta la recibe como una aliada privilegiada,  para taponar las aspiraciones de la siempre movediza Patricia Bullrich, cuya eventual victoria en la ciudad la habilitaría para competir por la jefatura de gobierno o por la presidencia en 2023 como expresión del ala macrista y dura del Pro, un doble escenario de desafío que Larreta quiere desmontar anticipadamente. 

Vidal, que maneja su propio pase, le pide a Larreta un precio que éste está muy dispuesto a pagar: incorporar vidalistas al gabinete porteño, en ministerios de peso (Gustavo Ferrari iría a Justicia, por ejemplo).

En la provincia de Buenos Aires (25 por ciento del padrón electoral nacional) Larreta quiere asegurar el posicionamiento de su línea con Diego Santilli como figura,   y allí la disputa con el macrismo se encarna en el intendente de Vicente López, Jorge Macri, que cree contar con el apoyo de un sector de intendentes del Pro.

En el distrito bonaerense Larreta tiene también que arreglar las cuentas con una aliada principal en la coalición opositora: Lilita Carrió. Otro caso de donna mobile: fue diputada por el Chaco y por la Capital pero ahora, usufructuando el cruce de Vidal a la ciudad autónoma, ha decidido postularse en la provincia de Buenos Aires (su nuevo domicilio, por otra parte,  está en Capilla del Señor). Carrió, además, exige encabezar la lista bonaerense en noviembre: aún suponiendo que Santilli -un político de disciplina profesional- admita ser segundo de ella,  es poco probable que se pueda evitar una PASO reñida en el distrito, considerando que tanto Jorge Macri como Emilio Monzó tienen grandes expectativas. Y cuando llegue la hora de pelear la gobernación habrá que anotar también a Cristian Ritondo, jefe del bloque de diputados Pro que construyó una gran red de relaciones en la provincia como ministro de seguridad de Vidal.  Larreta tiene muchos amigos con aspiraciones.

 

¿Una audacia de Lousteau?

 

Hay todavía otros actores importantes que tienen algo que decir: los radicales. En la Capital su figura más prometedora es Martín Lousteau. Cómodo en su banca de senador, Lousteau (con el consejo de su aliado, Enrique Nosiglia, y el visto bueno de Larreta) podría inclinarse por una jugada audaz: acompañar la boleta que encabece María Eugenia Vidal para diputados como primer candidato a legislador porteño de Juntos por el Cambio. 

Pasar de la Cámara Alta a la Legislatura tendría sentido para Lousteau  si se le asegurara que alcanzará la presidencia de ese cuerpo, una posición de rango institucional y manejo presupuestario que lo convertiría en “candidato natural” a la sucesión de Larreta en la jefatura de gobierno (podría inclusive reemplazarlo antes de la elección, para que Larreta se encargue de su segura campaña para presidente sin el peso de administrar entretanto el distrito).Una jugada de esa naturaleza sólo sería posible sobre la base de un acuerdo solemne entre Larreta, Lousteau y Nosiglia (y de un acuerdo complementario con María Eugenia Vidal, que alguna palabra tiene qu decir, ya que no se muda a la Capital para ser diputada).

 Larreta concibe su estrategia para ser presidente como una muy calibrada empresa colectiva, basada en la moderación, atornillada sobre la base de acuerdos en distintas direcciones acompañados por el cumplimiento estricto de los compromisos, elemento indispensable para la generación de confianza.

En el distrito bonaerense  la UCR no cuenta con figuras de alto conocimiento para pelear primeras posiciones (de ahí el persistente  interés radical en cerrar tratativas con el neurocientífico Facundo Manes), pero su peso organizativo en la provincia interior y en algunos municipios del conurbano (caso San Isidro) le permiten pelear con posibilidades por una cuota sustancial del total de cargos “salibles”.

 

La pata peronista

 

El peronismo asociado a Juntos Por el Cambio -su principal exponente sigue siendo Miguel Pichetto- probablemente se verá forzado a separar momentáneamente sus caminos en estos comicios. 

Para algunas figuras es plausiblemente conveniente ocupar posiciones en las listas de la coalición y admitir la condición (no siempre cómoda) de “pata peronista” de ese conjunto. En cambio, hay otro contingente que seguro presentará boletas propias en colaboración con el conglomerado que se agrupará detrás de la figura de Florencio Randazzo. El ex ministro de Transporte suscita muchas expectativas.

En el seno del peronismo del país va creciendo la intención de que se reconstruya -antes de las presidenciales de 2023 y con ellas como objetivo-  “la avenida del medio” que se frustró en 2019. 

Para ese fin se necesitará un capítulo bonaerense (que, sin embargo, difícilmente sea su eje cuando llegue aquel momento). Entretanto, resulta imprescindible para esa estrategia disputarle al oficialismo el voto peronista y evitar que en noviembre se consolide una hegemonía K.     El oficialismo hegemónico, por su parte, concentra su atención en el conurbano quizás sin advertir un peligro creciente: en el interior del país  las fuerzas se van reagrupando  haciendo eje en las problemáticas locales.  

El último domingo, en Misiones, el Frente Renovador por la Concordia Social que conduce Carlos Rovira (un antiguo kirchnerista que prefirió la autonomía) volvió a triunfar electoralmente y relegó a la tercera posición al kirchnerismo leal a la vicepresidenta. 

A su estilo, el frente misionero intenta un peronismo de rasgos propios, como ocurre en otras provincias. Por cierto, Misiones no tiene el peso de Córdoba -la principal  provincia agroindustrial del país-, donde Juan Schiaretti, siguiendo el rumbo trazado en su momento por José Manuel De la Sota, practica el peronismo cordobesista. 

No debería considerarse una casualidad que  Omar Perotti haya lanzado una semana atrás  una línea interna del justicialismo de la provincia que él gobierna -Hacemos por Santa Fé-, de nombre similar al de la corriente de Schiaretti (Hacemos por Córdoba). Y que otras agrupaciones de nombre similar estén naciendo en otros distritos.

Schiaretti y Perott - gobernadores de la Región Centro- coinciden en rechazar medidas como el cierre de la exportación de carne y defienden propuestas productivas, reflejando el clima de sociedades que no pueden ser contenidas con el estrecho programa conurbanizante que despliega el jacobinismo K.

Las resistencias locales y las proyecciones autonómicas que hoy se observan en el anchísimo planeta peronista seguramente no terminarán de manifestarse de aquí a la elección legislativa de noviembre, pero  ciertamente se volverán plenamente visibles en la segunda mitad del período presidencial que encabeza Alberto Fernández, una etapa en la que ciertamente el mapa político argentino se reconfigurará. 

 

                                          Jorge Raventos

viernes, 11 de junio de 2021

Cacho Castaña - Septiembre Del 88

lunes, 7 de junio de 2021

DÍA DEL PERIODISTA. 7 DE JUNIO.


DÍA DEL PERIODISTA. 7 DE JUNIO.

En este día, saludo a todos los hombres y mujeres que ejercen con valentía e independencia su profesión.
Nuevos o viejos trabajadores de la información, de medios gráficos u orales y aquellos que han surgido a la luz de internet y su moderna tecnología.
Los de la tinta, los del papel, de las radios, los de boletines electrónicos, los que publican en sus weblogs, y a todos aquellos que fomentan la información por medio de la red.
Para todos un sincero abrazo, por ese pacto cotidiano con la verdad y que escriben sin medios, sin miedos y sin prebendas.
Los mismos que han asumido como un deber, informar al ciudadano.
Reitero mi cordial saludo.
Lic. Francisco Scolaro

sábado, 3 de abril de 2021

viernes, 5 de febrero de 2021

LA IMPARABLE FUERZA DEL UNO MÁS UNO


 


 
LA IMPARABLE FUERZA DEL UNO MÁS UNO
Malú Kikuchi (6/2/2021)
La Argentina, sería mentiroso escribir “La República”, está sucediendo un fenómeno desconocido por estas últimas generaciones. Habría que remontarse a la Revolución de Mayo y a las guerras independistas para ver algo parecido.
Ese algo es una sociedad civil actuando de acuerdo a sus intereses, intentando y consiguiendo la mayoría de las veces imponer su voluntad, contraria a la del gobierno. Parecería que todavía los ciudadanos no son conscientes del fenómeno.
Los habitantes del territorio argentino, personas con algunos rasgos comunes están aprendiendo a gran velocidad la difícil e indispensable sabidurías que implica el ser ciudadanos. Rango de personas que tiene sus riesgos, riesgos que valen la pena.
El riesgo de asumirse ciudadano ante un gobierno con vocación dictatorial, es grande y aun así están ejerciendo su derecho a “peticionar ante las autoridades”. Lo dice la Constitución Nacional y los argentinos están ejerciendo sus derechos.
Primero detuvieron la salida de los presos, luego la expropiación de Vicentín. El proyecto de reforma judicial con media sanción de un senado al servicio de Cristina Fernández, quedó paralizado en diputados porque la ciudadanía lo exigió.
El gobierno, cuyo destino está estrechamente atado a la pandemia (el caso de la vicepresidente es aparte, ella lucha por su impunidad y la de sus hijos), no quería clases presenciales. Para el gobierno la educación no es prioritaria, no es esencial.
Los gremios, al servicio del gobierno, abogan por la educación virtual. La sociedad civil sabe que la presencialidad es indispensable para los chicos. Que estos deben socializar, que escuelas y colegios informan y forman para la vida futura.
Asociaciones de padres florecieron por el país, más de 50 y cuentan con más de 200.000 afiliados. Una fuerza fenomenal. Los medios se hicieron cargo del tema, la presión es imparable. Hoy el gobierno apura protocolos y habla de presencialidad.
Esta sociedad civil que ha tomado consciencia de sus derechos, que cambia sus aspiraciones de acuerdo a sus necesidades, es inmanejable para cualquier gobierno. Es bueno que así sea. No pueden manejarse con un líder, no los hay, defienden ideas.
Este es un año legislativo en el que se juegan demasiadas cosas en esta Argentina con vocación suicida, que debe reaccionar y volver a sus gloriosos inicios como nación. Se espera de la oposición la misma madurez que la de la sociedad civil.
Que los diferentes partidos y partiditos que no están de acuerdo con el gobierno que se dirige derecho al desastre, dejen de lado sus diferencias y formen un frente lo más amplio posible. Las discusiones en las cámaras, no antes de las urnas.
Si los ciudadanos pueden, los líderes políticos deben. Deben bajarse de sus egos, reconocer errores, ceder lugares, apostar a la ética y el conocimiento de los candidatos, prohibir los prontuarios y dar el ejemplo. Hay que equilibrar el senado.
Y para las asociaciones de padres y los políticos de la oposición, el pensamiento de Mariano Moreno allá por 1810: “Si los pueblos no se ilustran, si no se vulgarizan sus derechos, si cada hombre no conoce lo que vale, lo que puede y lo que sabe, nuevas ilusiones seguirán a las antiguas […] y será tal vez nuestra suerte, mudar de tiranos sin destruir la tiranía”.


miércoles, 30 de diciembre de 2020

UTOPÍAS


 

viernes, 18 de diciembre de 2020

SABINA FREDERIC


¿QUIÉN ES SABINA FREDERIC?
Malú Kikuchi  (19/12/2020)


Sabina Frederic es Licenciada en Ciencias Antropológicas, UBA y Doctorada en Antropología Social en la Universidad de Utrech, Alemania. Profesora en la Universidad de Quilmes, independiente en el CONICET. Trabajó en Defensa (2009/2011) y en Seguridad (2012/2014).

Hoy es ministro de Seguridad de la Nación.

¿Estará entre los "funcionarios que no funcionan" o será un ministro de Cristina? Por ahora, preguntas sin respuesta. Lo que sí se sabe es que confunde usurpaciones de tierras con "problemas de habitat". Cuando las usurpaciones de Guernica, las justificó. No actuó.

Las usurpaciones se han multiplicado en todo el país. Pareciera que los dueños legítimos de las tierras o viviendas usurpadas no tuvieran derechos. ¿Sólo los que necesitan un lugar donde vivir tienen derechos? No dice eso la ley. De los sin techo se debe ocupar el Estado.

Un Estado eficiente, que vendiera tierras fiscales en cuotas y ayudara a comprar los materiales para la construcción. Todo pagado a largo plazo. Esa sería una buena manera de usar los impuestos. A la ministro  de Seguridad no se le ocurre. Son ideas que ya se usaron hace años.

Para desalojar Guernica, la opinión publicada y la pública, fueron tan ensordecedoras, que no le quedó otro remedio. En Entre Rios el campo de los Etchevehre, igual. En cuanto a los desbordes seudo mapuches en Río Negro, en particular Villa Mascardi, Frederic aún no se enteró.

El hotel de Villa Mascardi que fue del gremio de los telefónicos y luego del Estado, en 2017 se decidió que fuera escuela de guardaparques. No pudo ser. Fue totalmente vandalizado por Lafken Winkul Mapu, un grupo de ¿mapuches? que no reconocen la autoridad argentina.

Ese mismo grupo aterroriza, incendia, tala árboles centenarios y destruye cabañas, porque reivindican el territorio como ancestral. Algo imposible de probar. Mientras los pobladores de la Villa no tienen paz. El grupo se compone de 10 a 20 encapuchados que se turnan.

Por orden del juez federal Gustavo Zapata, la fiscal federal Sylvia Little y 100 agentes de la policía federal, llegaron a Villa Mascardi para una inspección ocular. Fueron apedreados y agredidos con bombas Molotov. Dicen que detrás de este y otros grupos está Julio César Urien.

¿Quién es Urien? Era guardiamrina el 17/11/1972 en la ESMA, cuando con algunos compañeros decidieron tomar el edificio y apoderarse de  las armas. Urien asesinó por la espalda al sargento Leandro Contreras. La sublevación fue reprimida, Urien  fue expulsado de la Marina, condenado y encarcelado. Era el gobierno de facto de Alejandro Agustín Lanusse.

El 27/5/1973 fue amnistiado por el congreso del gobierno de Héctor J. Cámpora. Vuelto a encarcelar por el Proceso Militar. Libre con Ricardo Alfonsín. Néstor Kirchner le devolvió su pertenencia a la Marina y le pagó los sueldos de los 33 años que estuvo fuera de la misma. 

Con Kirchner terminó dirigiendo los astilleros de Río Santiago. Siempre reivindicó el accionar terrorista de los montoneros, esos que aplauden en la ex ESMA el Presidente de la Nación y su Vicepresidente. Urien  vive en el sur y aconseja a los seudo mapuches sobre tácticas de guerra.

Estos grupúsculos de seudo mapuches, son pocos, están adiestrados, participan con los mapuches chilenos de la reivindicación de tierras, cuando en la Argentina nunca han sido un pueblo originario. Son inmigrantes araucanos llegados del otro lado de la frontera. La mayoría de los mapuches que viven en el país, se saben argentinos y respetan las leyes argentinas.

La ministro Frederic aparenta no estar enterada de nada de todo esto. Y si lo está, estaría de acuerdo. Lo que es abiertamente anti patriótico. Las usurpaciones en el resto del país infringen el artículo 17 de la CN, "la propiedad es inviolable". La ministro no lo sabe. Pero en el sur, los seudo mapuches luchan por un país aparte, por la nación mapuche.

No resolver con prontitud un problema que amenaza la integridad territorial de la Argentina, es para que se la califique de traición a la Patria. ¿Esto tampoco lo sabe la ministro? De ser así, hay demasiadas cosas que Sabina Frederic no sabe. Una de las condiciones esenciales para ocupar un cargo público es la idoneidad. Frederic no ha demostrado tenerla.

 

Chiste de la semana

Chiste de la semana