La gente INTELIGENTE habla de IDEAS, La gente MEDIOCRE habla de COSAS, La gente IGNORANTE habla de la GENTE

adsense

sábado, 14 de enero de 2017

AMENAZAS....

Panorama político nacional de los últimos siete días El gobierno, ante las amenazas a la autoridad El año 2017 se inició con algunos hechos significativos que vale la pena enumerar y caracterizar. Ajuste y gradualismo: ying y yang Aunque ocurrió en diciembre de 2016, el desplazamiento de Isela Costantini de la presidencia de Aerolíneas Argentinas contiene rasgos que se inscriben en el nuevo ciclo del gobierno. La ex CEO de General Motors había conseguido disminuir sensiblemente el déficit de la línea de bandera heredado de la gestión de Mariano recalde. Costantini aplicó sus reformas con el criterio gradualista que, constreñidas por la realidad, predicaron o terminaron ejercitando, las altas jerarquías del gobierno y consiguió la cooperación de los gremios del sector. Sin embargo, la nueva tesitura que adopta el gobierno, aunque no abandona el gradualismo y las negociaciones en las decisiones macro, pretende un ajuste acelerado y fino en los niveles micro. Menos conversado y contemplativo que el que encaraba Costantini. En el caso particular del transporte aéreo, además, el Ejecutivo está menos interesado en las cuentas de Aerolíneas que en el objetivo de una reducción sensible de los costos del sector en su conjunto: busca más competencia y más competitividad para incidir positivamente en las distintas cadenas de valor ligadas al transporte, desde el turismo y la conectividad hasta el tránsito de cargas. El gobierno está abriendo el campo a distintas empresas aéreas (incluyendo a las que operan en el rango del “low cost”, con precios muy reducidos) para competir con los cuales Aerolíneas debe acelerar su ajuste si quiere tener éxito. En esas condiciones, el gradualismo de Isela Costantini estaba condenado y, con él, el consenso alcanzado con los gremios en base a una suerte de “patriotismo empresarial” que muchas veces se ha producido en compañías estatales y en defensa de prerrogativas o subsidios. Decidida en la cumbre una política que quebraba su estrategia, la señora Costantini dio al apartamiento la forma de una dimisión. Lo que dejaba el episodio eran al menos dos conclusiones. La primera, el ajuste no está descartado por el gradualismo, sino que se lo confina a los detalles y allí se lo refirma y acelera. Ying y yang. Segundo: el Ejecutivo quiere exhibir su autoridad. Por ahora se ejercita con su propia tropa. Pero el mundo es ancho y ajeno. Mauricio jefe económico El alejamiento de Alfonso Prat Gay y la designación de Nicolás Dujovne como ministro de Hacienda –uno y otro hecho, a caballo del cambio de año- confirmaron los aspectos embrionariamente expuestos en el caso Costantini. En relación con Prat Gay, la Casa Rosada quiso subrayar, hasta con cierta aspereza, que se había tratado de un despido decidido por Mauricio Macri en persona. Nueva intención de destacar un acto de autoridad presidencial (una vez más, en relación con su propio personal). Prat Gay cumplió un papel importante en el primer tramo del gobierno: su relación con Jack Lew, secretario del Tesoro del presidente Obama, allanó el camino para la salida del cepo y la buena disposición de Washington hacia el gobierno. Pero esos méritos no lo absolvieron del pecado de aspirar (con el apoyo implícito de buena parte del establishment empresarial) a la jefatura clara del numeroso equipo económico. La Casa Rosada dejó en claro que no alienta en absoluto la idea de un superministro económico y que el jefe de la economía es el Presidente. Sin fusibles intermedios. La instrucción que recibió el nuevo ministro deHacienda, Nicolás Dujovne, fue consistente con la lógica aplicada en Aerolíneas: se le pide que recorte gasto en los intersticios, que ahorre fusionando funciones duplicadas. En suma, que ajuste en la letra chica. El propio Presidente, convertido en jefe del equipo económico (con la escolta de los dos subjefes de gabinete, la dupla Quintana-Lopetegui) se reserva para la letra grande, es decir, para “ la lucha por la productividad” que representa según Macri –y cita textualmente a Juan Perón- “la estrella polar” en el objetivo de desarrollar al país y ubicarlo protagónicamente en el mundo. La productividad implica activar la obra pública de infraestructura (aquí el copiloto es Rogelio Frigerio), atraer la inversión externa, bajar el déficit fiscal mejorando la recaudación, achicando el gasto y reduciendo carga impositiva y promoviendo acuerdos entre empresarios, gremios y Estado para reducir los costos laborales sin afectar los ingresos de los trabajadores. El acuerdo alcanzado entre gremios y empresas de energía, la provincia de Neuquén y el gobierno nacional sobre un régimen laboral que, empezando por el yacimiento de Vaca Muerta, abra la perspectiva de inversiones y desarrollo en la extracción de gas y petróleo no convencional. Macri (con activa participación del ministro de Trabajo, Jorge Triaca) aspira a introducir en otras actividades criterios análogos, que tomen en cuenta las nuevas realidades tecnológicas y el hecho de que la economía mundial pone en el mismo ring de competencia al trabajo argentino y al de naciones que tienen costos laborales muy inferiores (y no se trata sólo de países que remuneran mal a sus trabajadores, sino de naciones avanzadas como, por caso, Alemania o Estados Unidos). Las fronteras políticas Los objetivos económicos que se traza el gobierno se encuentran con límites políticos. El gobierno no cuenta con mayoría en el Congreso y por ahora se resiste a formular una convocatoria a un consenso político y social que le otorgue base mayoritaria a esas reformas de transición hacia el desarrollo. Prefiere acuerdos específicos. Aunque la circunstan cia de que 2017 sea un año electoral agrega un grado de dificultad, el gobierno no parece tomar en cuenta que, inclusive en la hipótesis de un escenario muy favorable en los comicios (que no es la que hoy prevalece), después de las urnas seguiría dependiendo del apoyo de la oposición. Un pacto previo acortaría tiempos, fortalecería la previsibilidad y sería un argumento que estimularía a los inversores potenciales, pero la Casa Rosada prefiere por ahora caminar sola con la coalición que le dio el triunfo en el ballotage. Parece considerar que sólo una victoria propia es garantía para la transición y las reformas. El objetivo de asegurar autoridad al centro del dispositivo no va por ahora más allá de las propias filas. El ejemplo metropolitano – el distrito que Macri gobernó dos períodos y que sigue bajo su tutoría- no ha conseguido aun mostrar que puede controlar la calle: le toman comisarías, le cortan calles y sólo se notan reacciones de espasmódicas. El caso de los manteros de Once es un ejemplo : revela largos años de inacción y falta de una tarea de inteligencia capaz de identificar la red mafiosa que se mueve detrás del comercio ilegal, la ocupación del espacio público y la explotación de las necesidades de los más vulnerables. De la drasticidad a la condescendencia En fin, el caso de Gustavo Arribas, el amigo de Mauricio Macri que este instaló como Señor 8 (es decir, jefe de la Agencia de Inteligencia), denunciado por la prensa como receptor de sospechosos giros millonarios y acompañado por la aparente vista gorda de las autoridades actuales de la Unidad de Investigaciones Financieras, es una inconsistencia que debilita a la Casa Rosada. Por mucho menos que esto, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, denunció al jefe de la Aduana, Juan José Gómez Centurión, y Macri lo hizo renunciar a la espera de un pronunciamiento judicial. O aquella fue una sobreactuación o la actitud tolerante ante caso del Señor 8 es un error por condescendencia. En todo caso, la inconsistencia no fortalece precisamente la autoridad. Jorge Raventos

MAPUCHES INVASORES !!!

La Verdad Tehuelche y la Gran Mentira Mapuche: Este paradigma de la Nación Argentina es denostado por una campaña intencional que pretende disolver los verdaderos valores de la argentinidad. Lamentablemente la ignorancia histórica hace que muchos honestos ciudadanos se presten a colaborar con esta aviesa campaña. El General Julio Argentino Roca: El General Roca no encabezó una campaña privada en 1879. Fue como Comandante en Jefe del Ejército Nacional a cumplir la misión que Avellaneda, presidente de la Nación Argentina, elegido por el pueblo, le había asignado. Y esa campaña estuvo destinada a integrar, a incorporar de hecho a la geografía argentina, prácticamente la mitad de los territorios históricamente nuestros, y que estaban bajo el poder tiránico del malón Araucano, cuyos frutos más notables eran el robo de ganado, de mujeres y la provocación de incendios. Los Araucanos, tal como su nombre lo indica, eran 'originarios' de Chile, más precisamente de la región de Arauco. Enciclopedia Salvat - Diccionario - Editado en Barcelona - 1972: MAPUCHE: Adj.- Natural de Arauco - Perteneciente a esta Provincia de Chile. Masculino - Idioma de los araucanos. TEHUELCHE: Adj. y sust. - Dícese de un individuo de un pueblo amerindio cazador, que, con otros grupos, integró la llamada "Cultura de las Pampas" en Argentina y Uruguay. Exterminados en gran parte por los conquistadores españoles y los araucanos, quedan reducidos núcleos en Tierra del Fuego. Los araucanos, que hoy se hacen denominar Mapuches, llegaron a la Argentina allá por 1830, catorce años después de nuestra Declaración de la Independencia, es decir, cuando la Nación Argentina era ya independiente y soberana. Por lo tanto, fueron invasores. El primer grupo de invasores los constituyeron aproximadamente unos 100 indígenas capitaneados por Yanquetruz. Se afincaron en Neuquén y desde allí se fueron extendiendo hacia el sur y el norte. El verdadero genocidio lo cometieron los Araucanos cuando aniquilaron a los Guenenaken, también llamados genéricamente Tehuelches, que eran los auténticos 'aborígenes originarios' de la Patagonia norte. Actualmente como argentinos tienen todos los derechos al igual que los demás argentinos, pero no a intentar falsear la historia y pretender que les devuelvan tierras que nunca les pertenecieron, de las que NO SON "PUEBLO ORIGINARIO", sino que fueron sus invasores. Ya para el año 1879, las tropas de Calfucurá eran poderosas, y lo prueba el hecho de que ganaron las primeras batallas contra el Ejército Nacional que emprendió la Reconquista de esas tierras usurpadas. Ambos bandos contaban con fusiles Rémington y carabinas “Rolling Block”, mod. 1866, 11mm. Los araucanos los traían de su país, de Chile, a donde se los vendían los ingleses a cambio del ganado argentino robado en los malones. Prueba de ello, es que la columna del Ejército Nacional comandada por el Gral. Villegas tenía como objetivo clausurar y controlar los pasos andinos por donde les llegaban a los araucanos los Rémington y el abastecimiento de municiones. Carabina Rémington llamada vulgarmente “Tercerola” Los indígenas araucanos eran tradicionalmente muy guerreros. Recordemos que en los primeros tiempos de la conquista española asolaron varias importantes ciudades en Chile que los chilenos tardaron siglos en reconquistar. Los araucanos, en el año 1250 subieron hacia el norte y destruyeron el Imperio de Tiahuanaco. Este Imperio era mayor y mucho más civilizado que el posterior Imperio de los Incas que comenzó luego en el año 1280. El uso actual del término "Mapuche" y las falsas reivindicaciones de estos son maniobras disolventes y disgregantes que practican políticos con minúscula en las últimas décadas con finalidades anti-nacionales, y para beneficio propio. Araucanos y Tehuelches: Los denominados "Mapuches" son sólo ORIGINARIOS de la inventiva del Foreign Office Británico. [1] Ni Rosas o Roca los mencionan en la Campaña al Desierto, tampoco los historiadores, ni la famosa expedición a los Indios Ranqueles. Tampoco los menciona la Historia Oficial en las Provincias, ni en los Museos de Historia del Neuquén, de Santa Cruz, Chubut, Río Negro, Mendoza, ni tampoco San Juan… ¿Desde cuándo han aparecido estos mapuches en escena? Su propia bandera es similar a la nueva Sud Africana, luego del apartheid. Utilizaron a Mandela, y ahora desean utilizar a un pueblo que no es originario de nada, sólo Tehuelches y Araucanos lo son. Quede en claro que la expedición de Roca, resultó ser la primer guerra contra Chile y no una campaña contra el indio, como muchos pretenden hacerlo notar. A las pruebas me remito cuando sostengo que por entonces el 90% de la población chilena era indígena, que no es cosa menor. En síntesis, nuestro país defendía la soberanía sobre una Patagonia que los caciques deseaban y ellos... eran chilenos. Hoy, todos los nacidos en el suelo patrio somos ARGENTINOS, y ya no caben falsas reivindicaciones indigenistas ni de pueblos originarios inexistentes. Desde comienzos del siglo XVI está presente la sangre hispana en todo el suelo argentino y los pueblos originarios de la Patagonia anteriores a esa fecha fueron las etnias TEHUELCHES, conformadas por distintos pueblos o 'tribus' como los Ranqueles, los Puelches, Guenenaken, Pampas, Pehuenches, Aónikenk, etc, etc, etc... El invento "mapuche" data sólo del siglo XIX, insisto que hoy todos somos argentinos y nadie tiene ningún derecho a reivindicar etnias ni pueblos diferentes al argentino so pena de colaborar con los intentos Ingleses, Norteamericanos y otras yerbas para desmembrar y despotenciar a la Patria Argentina. Este tema mapuche y su propaganda instalada que han hecho del indigenismo una cuestión de estado, es preciso comenzar a desbaratarla de raíz. Es más que evidente La Gran Mentira, ya que al hacerse llamar "Mapuches", pretenden ocultar o hacer pasar desapercibido su verdadero e invasor 'origen' Araucano, es decir, 'Natural de Arauco, Chile'. Y simultáneamente, intentan ocultar el genocidio Tehuelche a manos de los araucanos, como si estos últimos genocidas fueran otros, cuando se trata de ellos mismos. Y, lamentablemente, no sólo los políticos venales y periodistas pagados por el sistema, sirven de difusores de una mentira infame, sino que han caído en ella y no siempre por ingenuidad. Obispos y Curas que fieles a sus posturas tercermundistas, impulsan como verdad de Perogrullo, dando así por sentadas todas y cada una de esas falacias. Se llegó al extremo inconcebible de engañar al Santo Padre Juan Pablo II y ahora al Papa Benedicto XVI cuando les hicieron decir que el gran santo Ceferino era Mapuche y no Tehuelche. Es difícil creer en la inocencia por desconocimiento de los Obispos patagónicos en esta maniobra vil, porque es dable suponer que si han llegado a cargos en esas instancias de la jerarquía eclesiástica, deben poseer una cultura general histórica de su Patria compatible con su rango. Utilicemos en toda su plenitud este medio fantástico que la tecnología nos brinda, para revertir la opinión errada de muchos argentinos sobre temas de trascendencia como el que se trata. [1] Más información acerca de los planes Británicos para dividir la Patagonia a través de la creación de un "Estado Mapuche" de alcance bioceánico, en este link: http://bit.ly/eTv7Kr [Volver a la lectura] En nuestro país, la comunidad Araucana que se hace llamar Mapuche aún no ha desarrollado acciones radicalizadas y violentas para hacerse de la posesión de tierras, pero en Chile -donde la población de etnia araucana es muy numerosa- ya han comenzado, a través de la vinculación con las F.A.R.C

EL ATRILERO: FUEROS Y SORPRESAS

EL ATRILERO: FUEROS Y SORPRESAS: "Parece que a nosotros la experiencia ajena no nos enseñó demasiado y seguimos aprendiendo de la propia. Es un camino más largo y d...

jueves, 12 de enero de 2017

EL LEGISLATIVO

UN PODER LEGISLATIVO IDEAL Un Poder Legislativo no debe ser un congreso de embajadores que representen intereses distintos y hostiles a los cuales deben apoyar como agentes y defensores, contra otros agentes y defensores; el Congreso es (mejor dicho debiera ser) una asamblea con un solo interés, que es el de la totalidad, en donde NO deben servir de guía los fines ni las preocupaciones sectoriales, sino el BIEN GENERAL que resulte del discernimiento general del cuerpo deliberante en su conjunto. El pueblo, nosotros, elegimos a nuestros legisladores, es verdad, pero una vez electos estos son miembros del parlamento y deberan elevarse hasta la máxima estatura de su virilidad política, SIN OBEDECER ORDENES sino CONVICCIONES.. Obviamente los miembros de esta institución no pueden ser individuos irreflexivos y porfiados, pues toda deliberación de orden social o política aviva generalmente su apetito y enardece sus pasiones, pudiéndose transformar en un perturbador… (o coimero) Hasta hoy pocos nos hemos preocupado por distinguir a los buenos de los malos legisladores teniendo en cuenta su labor parlamentaria. Por ello les pido que no permitamos que argumentos fundados en adjetivos oprobiosos nos oculten la verdad, dondequiera que se halle, porque a decir verdad, los abusos de la libertad son hoy serios e innumerables, y las injusticias económicas y jurídicas son muchas y obvias. La solución la encontraremos si removemos obstáculos y basura, proporcionando una gradería de educación y oportunidades por donde hasta el más humilde de los ciudadanos pueda ascender hasta la cima de la influencia si es CAPAZ Y DIGNO. MIS AMIGOS, SEPAMOS ELEGIR EN LAS PROXIMAS ELECCIONES LEGISLATIVAS, PORQUE SI SU MAJESTAD LA LEY COMO TAL NO INFUNDE REVERENCIA Y RESPETO; SI LOS LAZOS FAMILIARES NO SE ESTRECHAN MÁS Y LOS HIJOS HONRREN A SUS PADRES, COMO SOLÍAMOS HACERLO TIEMPO ATRÁS; MIENTRAS LA ESCUELA NO COMPRENDA QUE LA ABDICACIÓN DE LA AUTORIDAD NO RESUELVE EL DIFÍCIL PROBLEMA DE LA INDISCIPLINA , NO TENDREMOS UNA VERDADERA DEMOCRACIA LA VERDADERA DEMOCRACIA rechaza la doctrina de la mediocridad como protección de la libertad, e insisto en que los únicos peligros SERIOS que amenazan a esta, vienen del predominio del monopolio, los privilegios y la ignorancia. ¿Cuántos empleados planta permanente y planta transitoria tiene hoy el Congreso por cámara? ¿Cuál es su presupuesto? Tengamos como ejemplo el Presupuesto destinado a la Cámara de Senadores durante el año 2015; el mismo fue de $ 1.820 millones y el total de personal destinado específicamente al Senado fue de 4.337 empleados. Considerando que había entonces 72 senadores, la relación da que hubo 60 empleados por cada senador, o sea que cada senador fue una PYME. De acuerdo al Presupuesto asignado, para realizar sus tareas.- Un legislador nos significó ese año un costo anual de $ 72 millones, a un promedio de $ 2 millones mensuales. Tomemos ahora el caso de diputados. Había en 2015, 257 diputados nacionales y una planta de personal asignada específicamente a diputados de 5.454 personas, es decir, hubo 21 empleados por diputado. También cada diputado es una PYME, (Pequeña y mediana empresa) aunque un poco más chica que la PYME senadores. Piense el lector que en el caso de un senador necesitó una estructura de 60 personas y cada diputado de 20 para realizar su trabajo…. Cada diputado necesitó $ 8,3 millones anuales para poder desempeñar su tarea.- En la biblioteca del Congreso, que atiende tanto a senadores como a diputados, hay una planta de 1.473 personas. Trabajando las 24 horas del día, en turnos de 8 horas, debería haber 491 personas en la biblioteca por turno. Tengo la impresión que deberian chocarse en los pasillos.- El presupuesto de la biblioteca fue de $ 550 millones. Luce un poco exagerado tanto la cantidad de personal asignado como el presupuesto. ¿Cuál es la realidad con Macri? Otro de los programas que figura en los gasto del Congreso es el de Defensa del Público de Servicios de Comunicación Audiovisual con un presupuesto de $ 97 millones y 95 empleados. ¿Cuál fue su tarea….??? verificar que funcionen adecuadamente todos los controles remotos de los televisores? Además de los programas mencionados, hay otros como Fortalecimiento Institucional que depende de senadores con un presupuesto de $ 6 millones, Control Parlamentario de los Fondos de Seguridad Social, con un presupuesto de $ 7 millones y, por citar alguno más, Control Parlamentario sobre el Funcionamiento del Sistema de Inteligencia (alguien cree que controlen algo) o Asistencia Social Integral al Personal del Congreso de la Nación, con 526 empleados y un presupuesto de $ 255 millones. Reconozcamos que si van a trabajar todos los empleados al mismo tiempo, se cae el edificio…. En el 2003 había, según el presupuesto de ese año del Poder Legislativo 9.605 empleados. Es decir, que el personal en el Congreso aumentó en 3.381 personas y, hasta donde yo sé, la cantidad de legisladores sigue siendo la misma. Ya sé, mi razonamiento es antidemocrático y destituyente pero FUNDADO Y PROBADO. Hoy, ¿Cuál es la realidad legislativa? ¿Cuál es su presupuesto y cantidad de personal?, ¿cuál es la cantidad de pensiones no contributivas otorgadas en 2016 y a quién? ¿Cuánto ESTÁN COBRANDO HOY REALMENTE NUESTROS REPRESENTANTES EN BRUTO que dijeron lo que dijeron y después se desdijeron? ¿Cuál ES EL INCREMENTO PRESUPUESTARIO LEGISLATIVO PARA ESTE AÑO, EL 48%??? ¿A usted le interesa esta información? si alguien la tiene por favor pásenla En azul y blanco, Hugo Cesar Renés, candidato a nada

domingo, 8 de enero de 2017

EROSIÓN AMARILLA

AÑO ELECTORAL Sin "Mito de Gobierno" no habrá paraíso 2017 para Cambiemos Los "timbrazos" no pudieron detener la erosión en la popularidad de la Administración Macri durante 2016. Para el año electoral 2017 precisará de algo más contundente, y se supone que su laboratorio de ideas se encuentra trabajando al respecto. Ese es el contexto que aborda Claudio Chiaruttini en su 1er. editorial del año para su programa "Sin Saco y Sin Corbata": por CLAUDIO M. CHIARUTTINI CIUDAD DE BUENOS AIRES (Sin Saco y Sin Corbata). No será un año sencillo 2017. Ni en lo político, ni en lo económico. Pese a que todo el año girará alrededor de las elecciones legislativas, tanto la previa como luego de la votación, analizando los resultados y sus efectos político, resultará complicado determinar quién ganó y quién perdió la votación. Y, en paralelo, la esperanza de que aparezcan "brotes verdes" se mezclará con aquellos que anticipan crisis inminentes, al tiempo que se discutirán si estamos en medio de un "rebote" o si es el inicio de la deseada reactivación. En esta Argentina agonal, fracturada y que transita una nueva brecha; el posicionamiento político dependerá de la credibilidad de quien se elija para afirmar que ganó o perdió las elecciones legislativas, como también si estamos en medio de un "rebote" o de una recuperación. La sociedad argentina estará boyando en un mar de visiones parciales e interesadas. En el fondo, todo forma parte de la discusión sobre si el macrismo es un nuevo fenómeno político que puede aspirar a un extenso período de tiempo en el poder o si sólo se trata de una transición entre 2 formas isotónicas de peronismo. La alianza Cambiemos pondrá en juego 41 de sus 87 bancas en la Cámara de Diputados, el kirchnerismo y sus aliados, 32 de sus 72 escaños; en el Frente Renovador vencen sus mandatos 20 de los 37 diputados (entre ellos, los 10 que logró el massismo en la Provincia de Buenos Aires en 2013), los 4 legisladores del socialismo dejan sus cargos, lo mismo que los 3 que tiene la izquierda dura. Todos fueron electos en 2013, un comicio totalmente sorpresivo, con la irrupción del massismo en el escenario político, el Partido Obrero ingresando al Congreso desde 2 provincias y el PRO haciendo una de sus mejores elecciones en el interior. Entre otros, concluyen sus mandatos en Diciembre: Sergio Massa, Elisa Carrió, Margarita Stolbizer, Héctor Recalde, Luciano Laspina, Ricardo Alfonsín, Felipe Sola, Ignacio de Mendiguren y Claudia Rucci, todas figuras importantes en sus respectivos bloques. La UCR debe renovar 20 de sus 36 posiciones y, en el proceso, comenzará a busca una potencial figura que pueda ser candidata a Presidente de la Nación en 2019 si su presencia en Cambiemos no lograr mayor institucionalidad y poder político. La UCR sigue con interés la evolución tanto de Martín Lousteau como de Facundo Manes. Cuando Alfonso Prat-Gay preparó su salida de la Administración Macri para enero 2017, y que el Presidente convirtió en despido en diciembre 2016, era para anotarse en esta carrera. Hay demasiado en juego. La alianza Cambiemos tiene que lograr convertirse en la 1ra. minoría en Diputados. El Mundo K intentará no ser "licuado" en la distribución de candidaturas en la atomizada interna del peronismo. Margarita Stolbizer debe mantener su presencia legislativa, lo mismo que el PO y el Socialismo, para no desaparecer. Pero, en especial, lo que estará en juego es el proyecto presidencial de Sergio Massa y la capacidad de proyectarse por 6 años más en el poder de Mauricio Macri, para darle firmeza y gobernabilidad a los gobiernos del PRO, tanto a nivel nacional como provincial. Lo interesante que el proyecto presidencial de Sergio Massa y la posibilidad de proyectarse de Mauricio Macri no depende de que salgan primeros, medido en cantidad de Diputados. Por ejemplo, el Frente Renovador puede sumar más de las 20 poltronas que pone en juego, pero si el ex Intendente de Tigre (o su fuerza política) sale 3ro. en la Provincia de Buenos Aires, otra historia comienza. Lo mismo ocurre con Mauricio Macri. Puede ser que Cambiemos no recupere las 41 bancas que debe renovar o, incluso, que sume unas cuantas más, pero ** una derrota del proyecto político de Sergio Massa, ** dividir al peronismo en 3 en la Provincia de Buenos Aires o ** alcanzar mayoría propia en Diputados (algo imposible de lograr, según todas las especulaciones), daría al PRO una proyección en el tiempo esencial para ganar confianza de los inversores locales e internacionales. De esta forma, las elecciones 2017, determinarán, o no, si Sergio Massa puede avanzar y crecer en su proyecto presidencial y/o, si Mauricio Macri puede extender su mandato 6 años o encumbrar un "delfín" que ocupe su lugar en 2019. Por eso todo el 2017 girará en la votación legislativa. ¿Y cuál es el rol de Cristina Fernández en todo este entramado? La ex Presidente de la Nación tiene buena intención de votos en ciertos sectores. Sin embargo, no le alcanza ya para imponer su voluntad dentro del peronismo. Por lo cual, en el mejor de los casos, deberá bajar sus pretensiones de poder a cambio de supervivencia, licuada ella dentro de la interna del peronismo, en medio de un intento de "renovación". Hay una opción posible, que no puede quedar fuera del tablero: Cristina Fernández podría, si lo quisiera, ofrecer al PRO "romper" al peronismo, ir con lista separada, en especial en la poderosa y clave Provincia de Buenos Aires; a cambio de que se quitara el "pie del acelerador" de las causas judiciales que la tienen como protagonista principal. ¿Es esto posible? En la Argentina suelen pasar cosas que son imposibles en la mayoría de los países de mundo. Es cierto que al PRO le conviene una Cristina Fernández libre y ayudando a torpedear la capacidad de recomposición que tiene el peronismo, pero no parecen, por diferentes motivos, ni Kirchner ni Macri, políticos capaces de cerrar este acuerdo. Por lo tanto, hasta ahora, queda como una posibilidad teórica. En la economía ocurre algo similar. Es claro que el campo, la obra pública, el consumo y los fondos ingresados por el exitoso "sinceramiento" fiscal serán los motores de una recuperación de los indicadores macro de producción. Sin embargo, ¿se trata de un fenómeno circunstancial o se extenderá en el tiempo? El mundo ayuda poco. Brasil, menos. La competitividad de la moneda doméstica, con respecto a otras monedas, menos aún. La carga fiscal, el "costo argentino" y la primarizacion del comercio exterior nacional, tampoco alientan demasiadas expectativas. No obstante, si las condiciones políticas fuesen pro-inversión; podría cambiar el escenario, dado que en la Argentina, está todo por hacer y las tasas de rentabilidad son altas, para parámetros globales. Los inversores tienen expectativas importantes acerca de Mauricio Macri. No creen que Mauricio Macri pueda estar en el poder 8 años. Hay cierto temor al regreso de Cristina Fernández (sin duda, una ilusión política) o que Sergio Massa pueda ser una versión peor del kirchnerismo. Pero ni los inversores conocen qué ocurrirá a escala global con una Presidencia de Donald Trump comenzando el 20/01 ni Mauricio Macri es suficiente atractivo si no resuelve los problemas de competitividad. De la troupe de economistas que tiene Sergio Massa, el único confiable, a nivel internacional, es Martín Redrado. El resto, tiene muy escaso reconocimiento en las plazas de inversión más grandes del planeta. Sin embargo, el ex presidente del Banco Central y ex titular de la Comisión Nacional de Valores no parece ser el preferido del ex alcalde de Tigre para ocupar, supuestamente, el Palacio de Hacienda. Y si Roberto Lavagna fuera o jefe de asesores o Jefe de Gabinete, nada asegura que puedan "funcionar" como dupla económica. (Además, con Macri Presidente ya entró en crisis el concepto de un colectivo para la economía). El massismo tiene una ventaja sobre el macrismo: Puede mostrar un "Plan Económico", es decir, un conjunto de objetivos macroeconómicos articulados, con una estructura de mando para su ejecución. Hoy, el PRO sigue siendo un colectivo de funcionarios que tratan de alcanzar metas que no siempre están claras para los inversores. Además, el massismo podría jugar con la idea de "shock" en un posible "Plan Económico", mientras que la Administración Macri ha dejado en claro que las medidas que tomen serán "gradualistas", en especial, los objetivos de baja de la inflación, emisión de moneda y eliminación del pesado déficit fiscal. Una diferencia no menor para inversores potenciales. Si algo queda en claro de 1 año de macrismo en el poder, quizá porque Jaime Durán Barba no entiende ni J de economía o al propio Macri le resulta esquina, Cambiemos "vende" sólo institucionalidad, no ofrece una "fantasía" que pueda seducir a consumidores, votantes, políticos o banqueros. Bajo el concepto "nosotros decimos la verdad", el PRO ha renunciado a la capacidad de crear su propio "Mito de Gobierno", definición del académico argentino Mario Riorda en 2006. El "Mito de Gobierno" es, en comunicación política y en marketing político, el elemento unificador que simboliza la dirección, la voluntad y la justificación de las políticas públicas que aplica un Gobierno. En otras palabras, es el "relato" que tuvo el kirchnerismo durante 12 años, que le dio forma, que unificó a sus seguidores, que le permiten, aún hoy, mantener una importante intención de votos. Han pasado más de 13 años desde que el PRO (por entonces se llamaba Compromiso para el Cambio) comenzó a participar del poder (fue en Ciudad de Buenos Aires, en 2003, en l a Legislatura porteña), y persiste la pregunta: ¿Qué es el macrismo? Sin duda es un estilo, una estética, una forma de actuar en forma pragmática. Tiene valores, aunque de difícil definición. Y coloca la institucionalidad como eje de sus acciones, al tiempo que rechaza lo ideológico, casi como si fuera una mala palabra. Teniendo en cuenta la complejidad de los discursos políticos actuales, el supuesto "Mito de Gobierno" del PRO luce escuálido, chato, superficial, carente de profundidad y difícil de traducir su aplicación en la vida práctica de las personas, en el proceso de la satisfacción de sus necesidades materiales, inmediatas, urgentes. Prometer "institucionalidad" no le alcanza a un inundado o una persona sin trabajo o un emprendedor que tiene que cerrar su negocio o un individuo que no tiene obra social o medicina prepaga y padece un problema de salud o un ciudadano sin luz o un individuo que sufre un hecho de violencia o que ve caer a su hijo en las drogas. Ya le ocurrió a Raúl Alfonsín, que llegó prometiendo cumplir con el preámbulo de la Constitución Nacional pero descubrió en la gestión que la enunciación de más democracia no bastaba para cubrir la demanda de "más Estado" en la vida de los ciudadanos en problemas. Desde hace algunos años, ya en el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, el PRO comenzó a ejecutar la idea de "estar más cerca". Durante el año pasado, 10 "timbrazos" se hicieron en todo el país con la dirigencia y la militancia del PRO más que de Cambiemos. "El Estado en tu barrio" es otra forma de buscar acortar las distancias entre el poder y "el pueblo". Las fotos de Mauricio Macri como un "hombre común" también buscan el mismo objetivo. Así, el PRO ejecuta una contradicción filosófica inmensa: al mismo tiempo que ofrece como "Mito de Gobierno" un concepto frío y lejano, busca acercarse a la gente con acciones políticas presenciales, más que de impacto real sobre las necesidades de los votantes. Entonces. ¿no sería mejor cambiar el "Mito de Gobierno" y buscar uno "tangible" que acorte distancias? Uno de los varios "Mitos de Gobierno" que creó el kirchnerismo fue la "ampliación de derechos", una forma de sostener las decisiones que tomaba la Casa Rosada. Con eso se mantuvieron 12 años en el poder y siguen discutiendo espacios de poder. El macrismo debe buscar su propio elemento de aproximación con la gente dado que con un "timbrazo" no alcanza. Es cierto que una fuerte baja de la inflación, un importante aumento del poder adquisitivo de las familias, una reactivación poderosa de la economía o una potenciación de la capacidad de ahorro de los individuos podría conseguir más que mil "Mitos de Gobierno". Luego, los inversores, tanto locales como internacionales, requieren continuación y respeto de las reglas de juego, posibilidad de disponer de sus ganancias y gobernabilidad para hundir capital por 20, 30 o 50 años en la Argentina. Pero ninguna de estas cosas ofrece el macrismo hoy. De esta forma estamos comenzando a transitar un año en el cual los vientos políticos van a tener en vilo a los propios protagonistas políticos, a los inversores y a los votantes; y donde los vaivenes macroeconómicos nos estarán haciendo discutir si lo que vivimos es "rebote" o crecimiento. Y así pasará 2017. Pero ya no será un año de "aprendizaje" para Macri y sus ministros, ni será un año para que el panperonismo sigua jugando a los escarceos, las bravuconadas y las "puestas en escena". En 2017, los líderes de los diversos colectivos políticos que disputan el poder deberán tomar definiciones y, en ese momento, se verá cuáles son verdaderos políticos y cuáles son improvisados que sobrevivieron por golpes de suerte. Por ejemplo: ** Macri deberá decidir si institucionaliza o no Cambiemos, ** la UCR tendrá que resolver si sigue en la alianza de gobierno o comienza a separarse de un Poder Ejecutivo que no le otorga espacio para participar de las decisiones, y ** Elisa Carrió revelará su estrategia para seguir siendo la garante de la continuidad de Cambiemos, o si será su "ejecutora", tal como fue con el ARI, entre otras experiencias. En la oposición, Sergio Massa demostrará qué capacidad realmente tiene para seducir al peronismo y el peronismo necesitará resolver cuánto se dividirá. Y, por fin, Cristina Fernández responderá si quiere ser "cola de león o cabeza de ratón". El resto,

miércoles, 4 de enero de 2017

CRISTINA???

¿Cristina? ¿Quién es Cristina? 03 Enero 2017 - por Carlos Berro Madero Quizá dentro de muy poco tiempo, muchas personas que creyeron ver a Cristina Fernández como una transfiguración del “oráculo de Delfos”, festejando su pretensión de recrear el Monte Parnaso para tocar la lira con divinidades lejanas, deberán rascarse la cabeza para recordar las razones por las cuales estuvieron embelesados durante años por los “gorjeos” de la reina que no fue. Su “santuario” del Calafate vino a reemplazar al de Pitón, donde, según la mitología, una gran serpiente vigilaba al oráculo primitivo. ¿Podríamos considerar a CFK como la serpiente o el oráculo? Problema para los historiadores sin duda alguna. Al menos, deberán reconocer que aquella propuesta que la distinguió para que diésemos un salto de calidad hacia adelante de cincuenta metros bajo su batuta –por decirlo metafóricamente-, se probó como de cumplimiento imposible; porque “cuando la diferencia entre lo posible y lo imposible depende de nuestra decisión, la fe puede ser muy útil, pero no transformará en posible lo que resulta imposible para nosotros, queramos o no. Creer otra cosa puede ser el comienzo de la locura…o el camino para enloquecer a los crédulos que nos escuchen” (Fernando Savater). Cristina fue -le guste a ella y sus seguidores o no-, una persona que se instaló en lugares “preferentes”, arropada por una sociedad que le concedió (¿por inadvertencia?) sus deseos de acceder al sitial que les corresponde a los individuos especialmente calificados. Ella no lo fue, ni lo será jamás. Más bien deberíamos reconocerla como una actriz melodramática, que hubiera enloquecido seguramente a cualquier director teatral que hubiese pretendido someterla al libreto original de una obra. La improvisación de su verba descontrolada la llevó por caminos inesperados, hasta depositarla en lugares que no reconoció jamás como físicamente irreales, desde los cuales, aún hoy, sigue sacudiendo monsergas que rozan la esquizofrenia. A la ex Presidente (cuesta nombrarla así, con sinceridad absoluta), solo le fue posible adelantarse al primer plano social y político bajo el ala protectora de su marido Néstor, quien, fiel a la tradición peronista y haciendo gala del machismo proverbial de algunos líderes políticos, usó a su consorte como mascarón de proa de sus planes. “No le lleven problemas a Cristina”, solía decir a los incautos que pensaban encontrar en ella la serenidad de un gran dirigente. Quizá porque no es tonta y sí muy ambiciosa, pretendió mimetizarse durante algún tiempo con la figura de Eva Perón –y por qué no, ser quien la superase algún día en la mitología peronista-, poniéndose siempre por encima de quienes la secundaron, corrigiendo agriamente sus supuestos yerros y vapuleándolos a su antojo como auténticos “chirolitas”, haciéndoles pagar muy caro su falta de sumisión cuando intentaban contradecirla. En ese escenario, pretendió desarrollar un plan de gobierno sin pies ni cabeza, que terminó por confirmar cuán absurdos y peligrosos eran los proyectos de su consorte fallecido. El diagrama psicológico del hombre “masa”, según Ortega, permite notar dos rasgos muy interesantes: “la libre expansión de sus deseos vitales -por tanto, de su persona-, y LA RADICAL INGRATITUD HACIA CUANTO HA HECHO POSIBLE LA FACILIDAD DE SU EXISTENCIA. Uno y otro rasgo componen la conocida psicología del niño mimado”. En este contexto debe entenderse la zancadilla que le tendieron a Eduardo Duhalde el hombre que los catapultó a un primer plano absolutamente inmerecido. Cristina, una genuina representante de la masa -por excelencia-, se sintió siempre mimada por sus seguidores, creyendo por lo tanto que todo le estaba permitido, sin limitar sus propios confines y acostumbrándose A NO CONTAR CON NADIE COMO SUPERIOR A ELLA. Esta sensación sublime, sólo tuvo algún atisbo de recato cuando su marido la obligaba a contenerse. Desafortunadamente para ella (y también para todos nosotros), Néstor se murió a destiempo, confirmando la inexorabilidad del mundo impredecible que solemos enfatizar en nuestras reflexiones. A partir de ese momento, y sin cuidarse de su perfecta inutilidad para el cargo que desempeñaba, se regocijó día tras día con la desmesura de sus propósitos de convertirse en una “prima donna” absoluta y excluyente de la política, edificando una remake posmoderna de una malévola Alicia en el País de las Maravillas. Si el kirchnerismo había nacido como proyecto político de poder y rapacidad compulsiva, luego de la muerte de Néstor se convirtió en espectáculo y montó una aventura con un rasgo adicional delirante: un brote de arquitectas egipcias, abogadas exitosas y émulas del Napoleón codificador redivivo. Un escenario que hubiera fascinado a Astor Piazzola, como argumento para componer una segunda balada musical que siguiera versando sobre la locura. Los principios en que se apoya el mundo civilizado estuvieron totalmente ausentes en el manual kirchnerista, montado para satisfacer la egolatría de quien pensó que había nacido destinada a ser el principio y el fin de todo lo creado. Alguien para quien todo fue (y es) fatal, irrevocable y funcional al montaje de sus alucinaciones, para hacer y decir lo que se le dé la gana, improvisando ácidamente sobre una realidad “real” que nunca aceptó. Mientras ello ocurría, cada uno de los componentes del círculo de confianza que la rodeó aprovechaba para llenarse los bolsillos indebidamente, copiando el modelo de matriz productiva “personalísima” que tenía a la vista: el enriquecimiento contablemente inexplicable de sus “jefes espirituales”. El mundo de los” twits” de estos días, en reemplazo de las diarias y atroces cadenas nacionales -que casi nos mandan a un neuropsiquiátrico a quienes debíamos oírlas por necesidad profesional-, desnuda hoy a Cristina con claridad meridiana. Ya no hace falta forzarse para interpretar lo que pretendía mostrarnos con su aire de majestuosidad infatuada en otros tiempos, y la farsa del ventarrón informático sobre el que se monta para huir de su bien merecido destino aciago, solo puede vivirse con pena, indignación o alivio. En nuestro caso, con alivio. Tanto, que a veces, cuando aparece su nombre o su foto en algún artículo que podríamos denominar “post mortem”, sentimos una voz que nos susurra interiormente: “Joder, ¿Cristina? ¿Quién es Cristina?” Carlos Berro Madero carlosberro24@gmail.com

MALVINAS Y TILINGOS

Malvinas, una postguerra manejada por necios, payasos, delincuentes y tilingos por José Luis Milia • 04/01/2017 Estas cuatro calificaciones definen por su propio valor la manera como se llevaron adelante las negociaciones post Malvinas: la necedad alfonsinista, las payasadas de Menem acompañadas por el desguace del proyecto del misil Cóndor, el uso ignominioso del sentimiento Malvinas y su banalización llevada adelante por la delincuencia kirchnerista con un no disimulado apoyo a cobardes y traidores que incluso han renegado de sus hermanos de guerra y con esto me refiero a los mangantes del CECIM y la hasta hoy no negada tilinguearía con que se maneja la cancillería de Cambiemos. Toda esta variante de una política de estado carente de coherencia sólo ha tenido un eje conductor: desacreditar a las Fuerzas Armadas Argentinas. Cada tanto, desde hace treinta y cuatro años, recibimos con formato de alarma la noticia que el Reino Unido va a llevar a cabo maniobras militares o navales en las Islas y es en ese momento en que el avispero político vernáculo se acuerda de Malvinas y una catarata de nacionalismo inconducente llena las declaraciones altisonantes de funcionarios ignorantes y de cuanto infeliz pretenda tener algo de representatividad política. (1) Más que sobre las reiteradas provocaciones británicas de lo que debemos hablar es de esta ola de afectada indignación que se repite cada vez que el albañal político de la República necesita incluir a su pueblo detrás de alguna estupidez o hacerlo olvidar de la inflación y preguntarles a los políticos porque fuera de reuniones inconducentes nada hicieron en serio por Malvinas en esta larga posguerra. Treinta y cuatro años de idas y vueltas, de desconocimiento y estupideces reiteradas hasta el hartazgo, de declaraciones ambiguas y relaciones carnales en las cuales resignamos hasta el uso de la vaselina nos han demostrado que los políticos argentinos- de Alfonsín a Macri- no solo no tienen interés en recuperar las islas sino que para ellos la posibilidad de descubrir una fórmula mágica que hiciera desaparecer de la cabeza de los argentinos la idea de unas Islas Malvinas recuperadas sería el súmmum de la felicidad. La guerra fue hace treinta y cuatro años. Hoy ya no tiene valor discutir si fue la locura de unos desquiciados o si una serie de provocaciones británicas llevaron al gobierno de entonces a tomar esa decisión, diez mil héroes y seiscientos cuarenta y nueve muertos que hacen guardia en la turba y en el mar nos exime de entrar en esa polémica, como tampoco interesa discutir hoy si durante dos días- como lo afirman Woodward, Hasting y Thompson entre otros- el Reino Unido estuvo a punto de perder la guerra, posibilidad que jamás se hubiera concretado ya que a Margareth Thatcher le sobraban maldad y ovarios como para meter un petardo nuclear en la meseta patagónica o, ¿por qué no?, en Santa Rosa o Bahía Blanca.(2) Lo que hoy es urgente saber es si en verdad quienes por elecciones llegan cada tanto al poder en Argentina quieren, más allá de declaraciones altisonantes, a las Islas Malvinas dentro de la República o si es un tema ríspido que no les interesa y que solo sirve para disfrazar la vacuidad de sus declaraciones. Si nosotros, el pueblo argentino, creemos que las islas deben ser nuestras es menester obligar a los funcionarios a rever toda la política que se ha llevado hasta ahora. Volver a una situación bélica sería otra manera de estupidez política, si bien de signo opuesto a la imbecilidad con la que el poder político se ha manejado hasta ahora, pues sería un nuevo salto al vacío sin retorno del mismo. Lo único inteligente para hacer es lo que a hoy no se ha hecho, buscar posiciones de fuerza desde la cual negociar. Reflexionemos sobre aquello que a muchos de los que manejan los destinos de la nación les interesa que no sepamos. Si bien el compromiso de defensa que el Reino Unido tomó con respecto a las Islas se mantiene, su costo anual ha ido decreciendo. La guerra le costó al Reino Unido, prima facie, 2.000 millones de libras y alrededor de 900 soldados británicos perdieron la vida en el conflicto (2). Una vez terminada la batalla por Malvinas de 1982 y durante el primer año de posguerra quedaron apostados en las islas 7.000 efectivos y hasta que pudieron arreglar el aeropuerto tuvieron al portaaviones Illustrious- que llegó a la zona de las Malvinas antes de la terminación de la guerra- como plataforma aeronaval (3). Los buques que protegían las islas y al Illustrious durante los tres primeros años de posguerra era una flotilla compuesta de dos destructores Type42 y tres fragatas Type 22. También solía aparecer por la zona, un submarino nuclear clase Resolución. Al finalizar el cuarto año el número de soldados en las islas había disminuido a 4.000 efectivos, el Illustrious se había ido con sus aviones y en su lugar dejaron al escuadrón 1435 de la RAF con sus typhoons. En 1992 la cuenta final del costo de la guerra dio para el Reino Unido mucho más de los 5.000 millones de libras presupuestados inicialmente y, aunque ya en 1989 la cantidad de personal militar se había reducido a 2.800 efectivos el presupuesto se mantuvo, hasta 2003, en alrededor de 100 millones de libras anuales. (4) Hoy, manejándonos con datos de 2012-2013, los efectivos británicos en Malvinas no pasan de los 1.300 soldados los que incluyen a la compañía del FIDF (Falkland Islands Defence Force) compuesta por isleños, al 2 Scots (2nd Battalion of the Royal Regiment of Scotland), dos escuadrones del 33 Engineers Regiment y algunas otras unidades o subunidades del Ejército Británico parte de las cuales vienen a “descansar” luego de haber servido en Afganistán. Desde 2003 a 2012 el presupuesto se ha ido reduciendo en un 4,5% anual llegando en el ejercicio 2012-13 a 63 millones de libras. (5) El ahorro ganado por los ingleses se debe exclusivamente a la política de “apaciguamiento” llevada por los políticos argentinos en su afán de ser considerados políticamente correctos y civilizados en lugares que son manejados por el inglés y sus aliados, léase Naciones Unidas. Peor aún, esta política ha sido sumamente beneficiosa para el inglés pues ha sido acompañada por un plan basado, como dijimos anteriormente, en el maltrato ético que desde 1983 han recibido las Fuerzas Armadas Argentinas por parte de la clase política, maltrato que se materializó en una debilidad operacional lamentable. (6) Los pocos intentos de dar una idea de fuerza- penalidades a empresas que pescan en Malvinas o que hacen exploración marítima en busca de petróleo- no han dado resultado. No menos de tres empresas petroleras británicas que operan en el país, también han estado explorando el mar alrededor de Malvinas. Sea por corrupción política o simple ineptitud, y que esto sirva de ejemplo, hemos sido testigos de que grupos pesqueros españoles, p. ej. Pereira o Pescapuerta operan tanto en Malvinas como en los caladeros nacionales (7). Tampoco ha tenido efecto la “solidaridad” latinoamericana respecto de los buques que enarbolan la “Falkland’s flag”. En 2011 los presidentes del Mercosur votaron una declaración por la cual los buques que enarbolaran esta bandera no podrían entrar a los puertos del Mercosur, sin embargo, estos buques con doble bandera reabastecidos y reparados en Montevideo y el comercio de las islas con Brasil y Venezuela hacen que la doble bandera sea vista frecuentemente en Santos o en La Guayra. Esta presunta política de fuerza, basada en la “hermandad latinoamericana” (8), no dio ningún resultado, al igual que las políticas antimilitaristas llevadas a cabo por los diferentes gobiernos, desde la repetida charlatanería en Naciones Unidas hasta la bajada de calzones urdida por Carlos Menem cuando con el apuro propio de un tape colonial al que solo le interesa ser aceptado por los anglosajones dio las órdenes pertinentes para que Argentina firmara la rendición incondicional, esto es, el inconstitucional Acuerdo de Madrid pues jamás el Congreso autorizó al Ejecutivo a la firma de semejante “Declaración conjunta” en Madrid, ya que se trata de una cuestión bélica, y esta “declaración” nunca fue analizada, aprobada ni autorizada por el Congreso previamente a su firma (9). Reiteradamente, el reino Unido ha mostrado de manera explícita que no tiene amigos, solo intereses (10) y basándonos en ese concepto es posible que una manera diferente de encarar la posguerra podría haber cambiado la situación que ahora vivimos. Sólo imaginemos, aunque ya se han perdido treinta y cuatro años, una Argentina en la que, si bien sus Fuerzas Armadas habían perdido una batalla, sus dirigentes políticos hubieran tenido la convicción de hacer difícil y costosa la ocupación de las islas por parte del Reino Unido. Lamentablemente esto es hacer historia contrafáctica, pero no está demás imaginar que hubiera sucedido durante estos treinta y cuatro años si se hubiera mandado seis o siete veces por año un submarino que se acercara a la zona de exclusión, que un par de destructores hicieran lo mismo mientras hacían su entrenamiento anual, que aviones volaran hasta lo permitido generando la alarma consiguiente no solo entre la población de Malvinas sino, lo más importante, entre las tropas británicas. Y que supieran que, tanto la Infantería de Marina como las Brigadas IX y XI vivían casi permanentemente en maniobras, agregando a estas operaciones internas a las Compañías de Comandos 601 y 602 las cuales se entrenarían casi exclusivamente en zonas de frío. Seguramente los hubiéramos obligado a una erogación mucho mayor de dinero y a mantener en las islas muchos más hombres de los que hoy tienen; que en lugar de cuatro typhoons se hubieran visto en la necesidad de duplicarlos para prevenir cualquier problema y obligarlos a pensar que, en esta situación imaginaria, circunscribir la defensa naval de las islas a un patrullero, el HMS Clyde, y a un destructor Type 45 con los problemas que el diseño de este buque viene sobrellevando desde hace tiempo (sobrecargas eléctricas que lo dejan ciego y mudo, problemas no resueltos en su sistema de armas, etc.) era realmente riesgoso y que deberían volver, al menos, a reubicar un par de fragatas type 23 para prestar apoyo antiaéreo, sin contar con el lío que un avión o un buque con un sistema electrónico desarrollado podría causar en las defensas británicas. No nos equivoquemos, nada de esto- si se hubiera llevado a cabo- hubiera podido ser catalogado como una acción bélica, ya que el libre movimiento de naves y aeronaves de guerra tienen que ver con medidas perfectamente aceptables que un país soberano puede y debe hacer con respecto a la salvaguarda de su mar y de su espacio aéreo y al entrenamiento de sus Fuerzas Armadas, pero hubieran servido para que los intereses británicos, es decir el bolsillo de sus contribuyentes, sufriera y cuando sufre el bolsillo -es una ecuación universal- cualquier cosa puede pasar. Lamentablemente es solo un sueño. Un impensable sueño ya que la clase política que nos ha gobernado se ha ocupado de destruir sistemáticamente la capacidad disuasoria de nuestras Fuerzas Armadas ignorando de manera canallesca que no puede existir una política exterior que haga creíble nuestra soberanía sin Fuerzas Armadas en condiciones de sostenerla. José Luis Milia josemilia_686@hotmail.com ____________________ 1) “Cada vez que el gobierno argentino necesita distraer al pueblo de algún problema o llevarlos detrás de sí, el grito ‘Malvinas Argentinas’ se escucha más fuerte, pero nada más.” Vice Almirante (Ret.) Sir Richard Jeffrey Ibbotson, ex Jefe de las fuerzas británicas en Malvinas en 2002. 2) Robert Green, Commander, RN (Ret.). “Breaking Free from the Hoax of Nuclear Deterrence”. 10th Annual Frank K. Kelly Lecture on Humanity’s Future. 2011, Santa Bárbara, CA. 3) Simon Wren-Lewis “The cost of the Falklands war”. Profesor de Economía Política, Universidad de Oxford. Conferencia en la Blavatnik School of Government 4) Jon Yanagisawa. “After the Falkland’s war”. Iwanami Shoten, Tokío 1992, 5) Louisa B. Holland. “The defense of the Falkland Islands 2012-13”. House of Commons Library. 6) Mark Bell, PhD in political sciences, MIT. “Can Britain Defend the Falklands?” The Huffington Post. 7) Diario Jornada. Trelew, 06/07/2015. 8) Recordemos que en 1982 el único país que nos apoyó con aviones y pertrechos fue Perú, país al que le pagamos su solidaridad- verdadera y no declamada- vendiéndole la Argentina armas de contrabando a Ecuador en la guerra del Alto Cenepa en 1995 cuando Carlos Menem era presidente y Martín Balza, jefe del Ejército. 9) “Corresponde al Congreso […] Autorizar al Poder Ejecutivo para declarar la guerra o hacer la paz”. Constitución de la nación Argentina; art. 75 inc. 25. 10) “No tenemos aliados eternos, y no tenemos enemigos perpetuos. Solo nuestros intereses son eternos y perpetuos, y nuestra obligación es vigilarlos.” Henry John Temple, Lord Palmerston, 1er. Ministro del reino Unido (1784-1865).

Chiste de la semana

Chiste de la semana