La gente INTELIGENTE habla de IDEAS, La gente MEDIOCRE habla de COSAS, La gente IGNORANTE habla de la GENTE

adsense

martes, 21 de febrero de 2017

MACRI: BASTA !!!!!!

Macri, basta de perversos Derechos Humanos de la UN por Sergio Antonio Graziano Argentina se caracteriza por haber traicionado a los militares que salvaron a la Nación, y a su sociedad e instituciones de la masacre y la destrucción a manos de la guerrilla marxista entrenada por Fidel Castro y por la OLP. Los militares que iniciaron el Proceso de Reorganización Nacional, instigados con desesperación por toda la sociedad argentina que rogaba que tomaran el poder, y especialmente por su clase política, que sabía que si los militares no actuaban iban a morir en manos de la guerrilla, debatieron a fondo el método de combate contra organizaciones terroristas de criminales sin uniforme, fanáticos, psicópatas, crueles e inmorales y que contaban con apoyo financiero y técnico de otras organizaciones terroristas en el exterior así como de gobiernos como el de Cuba, Rusia, China, Vietnam, etc. El método legal, utilizado años antes por la Cámara del Crimen integrada por el Juez Quiroga, no iba a servir, a juzgar por lo ocurrido con ese Juez cuando el peronismo de Cámpora y Righi decreto la amnistía que liberó a mas de 1000 terroristas condenados legalmente por sus crímenes contra el país. Los terroristas asesinaron al Juez Quiroga. Fue lo primero que hicieron. Los militares vieron claramente que el peronismo y el radicalismo, esencialmente inmorales, iban a volver a decretar amnistías y perdones presidenciales, como de hecho luego lo hicieron Alfonsín y Menem, y decidieron la aniquilación completa del enemigo terrorista y apátrida, ya que después, ante una nueva amnistía decretada por los inmorales políticos, sabían que iban a quedar indefensos como el Juez Quiroga. Ver mi nota en El Informador Publico al respecto:https://www.informado rpublico.com/opinion/juez- quiroga-el-sindrome-de-su- destino-fatal-paraliza-a-los- jueces-en-las-causas-contra- funcionarios El problema es que en realidad, si bien los militares emplearon métodos antiinsurgentes que incluían la tortura y la ejecución sumaria, no llevaron la lucha a fondo y... extrañamente, muchos de los lideres guerrilleros responsables de miles de asesinatos y atentados, están no sólo vivos sino que ocupan cargos en los tres poderes y fueron indemnizados. Esta aberración fue planificada, impulsada y financiada por los ingenieros social darwinista hegelianos de la UN, que diseño estas herramientas con el fin de deconstruir social, institucional y culturalmente a la Argentina, destruyendo sus valores político-institucionales, morales, históricos, culturales, folklóricos, religiosos... su misma identidad como país. Los periodistas y la clase política, luego del fracaso de Malvinas y de la mediocre actitud y comportamiento de los últimos jefes militares, decidieron vender el país a la UN y así, la gran mentira y relato de una "Dictadura Siniestra" fue establecido y fortalecido a diario por miles de comentarios, programas, filmes, falaces programas de estudio en las escuelas, por la literatura y los medios. La realidad es, que los militares del Proceso de Reorganización Nacional se enfrentaron en una guerra sucia contra asesinos psicópatas y malvados. Se enfrentaron militarmente a la peor amenaza que sufrió el país en su historia, ya que los terroristas, de haber triunfado militarmente, hubieran asesinado hasta un millón de personas, según declaraciones de varios de sus dirigentes. Cuando votamos a Macri, esperábamos que terminara con el "curro de los derechos humanos" y que liberara a los militares presos, que han aceptado con resignación y valor los que sus traidores políticos, que están vivos gracias a ellos, les infligieron arbitraria e ilegalmente. Y Macri sigue con esta traición. ¿Por qué lo hace? Porque tiene un compromiso con la UN. Porque es un inmoral. Ya hemos visto como la UN pretendió apoyar la aberrante Ley de Medios K a través de su Relator para Libertad de Prensa Frank La Rue y ahora como la UN y la OEA tratan de liberar a la Milagros Salas, el agente de deconstrucción cultural par excelence... ya que esta mujer y su organización en la calle aseguran a la UN un control sobre la autonomía de cualquier gobierno y porque esta mujer y su organización aseguran a la UN que los valores tradicionales del país sigan siendo sustituidos por anti valores paganos y contrarios a la idiosincrasia del país. Si la inmigración de comunidades marginales extranjeras combinada con la deconstrucción cultural llevada adelante en la música, la cultura, las costumbres, la religión, la enseñanza en las escuelas, la historia y la predica deconstructiva y falaz desde el periodismo continuara, en diez años más la mayoría de la población no sabría quién fue San Martín, Gardel, Troilo y Falú, y sólo hablaría de fútbol y de Shakira, Tinelli y Sabina. Macri obedece a la UN y ha aceptado nombrar a funcionarios impuestos por la UN como Avruj, como la Malcorra, como tantos otros agentes de la Sociocracia internacional que trabaja para el Global Government, y que Trump, en Estados Unidos ha comenzado a desmantelar, quitándole en primer lugar la financiación. Macri, debe Usted terminar con la influencia nefasta, nefaria, luciferiana y esclavista de la UN y sus ONGs con Status Consultivo de la UN en Argentina. Debe Usted terminar con la influencia del CELS financiado por Fundación Ford. Debe Usted terminar con la aberración de los militares presos y debe Usted alinearse con Estados Unidos inmediatamente, ya que no hay otra manera de liberar al país de las garras de los destructores de valores, de los destructores de la moral y las tradiciones argentinas. Usted Macri, debe aliarse con el peronismo tradicional de Rucci y Perón y debe extirpar de la vida política a los guerrilleros y a los sociócratas vendidos a la UN. Macri debe reconocer públicamente la gloria de los militares y su servicio a la patria así como hoy se reconoce y se condecora a los soldados que luchan contra ISIS o Estado Islámico en todo el mundo. Macri debe hacerlo pronto. Muchos no lo votaremos si sigue con su traición a la patria y su complicidad con la mentira. Exigimos investigación sobre las indemnizaciones dadas a guerrilleros y parientes. Exigimos juzgar a los guerrilleros por su ataque a la Republica Argentina. Macri, libere a los militares ahora. Macri deshágase de Avruj y los cientos de funcionarios de Derechos Humanos Sociocráticos que plagan cada Ministerio, Secretaria y repartición del estado, desde donde controlan que nadie intente desmantelar la mentira. Macri, hágalo ahora o esto termina en otra guerra civil. No le queda tiempo. Hágalo ahora o sufra las consecuencias. Está avisado. Sergio Antonio Graziano

sábado, 18 de febrero de 2017

DE MILANI AL CORREO

Panorama político nacional de los últimos siete días De Milani al Correo: crímenes y pecados La detención del teniente general (RE) César Milani, ordenada inesperadamente por un juez federal de la provincia de La Rioja, tuvo dos efectos inmediatos: profundizó la crisis del ya perforado relato kirchnerista sobre los derechos humanos y, paralelamente, contribuyó a desviar la atención pública de la seguidilla de desbarres políticos protagonizados por el gobierno. Milani es indagado en La Rioja por los secuestros de Pedro Adán Olivera y de su hijo Ramón, en 1977, se lo investiga en Tucumán por la desaparición del soldado Alberto Ledo y soporta dos causas por enriquecimiento ilícito. LAS PALABRAS Y LOS HECHOS No hace una semana siquiera desde que la exministra de Defensa K, Nilda Garré, propuso que se criminalice la discusión sobre el capítulo de la violencia de los años setenta del siglo XX, proclamando una defensa a ultranza de la versión más parcial de la política de derechos humanos. Resulta revelador que haya sido la misma Garré quien, desde el manejo de la cartera de Defensa, pavimentó el ascenso de Milani a la jefatura del Ejército, con la señora Cristina deK irchner como Presidente, y cubrió con partidas presupuestarias y retórica el desarrollo de su actividad de inteligencia. Doble discurso a la intemperie. La señora Hebe de Bonafini declaró en su momento que ella no creía las denuncias contra Milani (registradas en el documento Nunca Más y formuladas por la organización de Madres de Plaza de Mayo de La Rioja) porque "Garré me dijo una y mil veces que era una mentira". La propia Bonafini, con la participación de su organización, gerenciada por Sergio Shocklender, en los desvíos de fondos públicos del Plan sueños Compartidos, ha sido otra gran contribuyente a la degradación facciosa de la bandera de los derechos humanos. El tema no está cerrado, como pretende Garré, sino que parece reabrirse en busca de miradas ecuánimes y objetivas. ¿EL KIRCHN ERISMO COMO METRO PATRÓN? Durante la década K, el tema derechos humanos fue utilizado como tapadera para encubrir maniobras non sanctas pero también como instrumento para simplificar y distorsionar el debate político. Irónicamente, en la actualidad un papel análogo lo juegan el kirchnerismo y los casos emblemáticos de corrupción de la última década. Desde el oficialismo a menudo se esgrime la comparación con la etapa K para embellecer exageradamente actitudes propias (o disimular errores ) y desvirtuar críticas. “Corrupción era la de aquella época”, “Este Presidente responde en conferencia de prensa”, “Nosotros reconocemos nuestros errores”. Son argumentos pobres y cada vez más ineficaces. Poner un patrón comparativo deliberadamente bajo es un sinónimo de facilismo. Confundir las críticas con intenciones de “volver a ese pasado”, es engaño o autoengaño. Más allá del alivio mediático que supone la detención de Milani y el mero paso del tiempo, el gobierno haría bien en analizar seriamente lo que ocurrió alrededor de tres asuntos últimos: la discusión por el acuerdo con Correo Argentino S.A., el intento de reformar por resolución administrativa la liquidación de las jubilaciones y el rechazo al acuerdo salarial alcanzado por el gremio bancario y las instituciones financieras. EL PECADODE LA UNILATERALIDAD Los tres casos tienen un denominador común: la unilateralidad, la voluntad de decidir “de arriba abajo”, con pocas o ninguna consulta, con poco o ningún control. El caso del aumento bancario estaba resuelto por acuerdo de las partes (incluyendo en las partes a bancos oficiales, como el Nación). Se impulsó al ministerio de Trabajo a rechazar el aumento (porque superaba el techo que el gobierno quiere fijar), sobrevino una amenaza de paro; intervino un mediador de parte (del sector patronal) y finalmente, con un poco de maquillaje, se levantó el paro convocado y el gremio consiguió el aumento que pretendía. Es obvio que el gobierno podía haberse ahorrado el desgaste de un gesto unilateral de negativa. En el tema jubilatorio, la discusión no pasa por “el cálculo aritmético” del que habló el Presidente en su conferencia de prensa, sino, una vez más, por la unilateralidad. El gobierno decidió modificar por las suyas, sin avisar siquiera a sus aliados de coalición (mucho menos a otras fuerzas políticas), ni a las organizaciones sindicales ni a las organizaciones de jubilados, el procedimiento que viene aplicándose, por ley, para liquidar los aumentos a jubilados y otros beneficios previsionales y sociales. Más allá de que la incidencia sobre cada beneficiario fuera de 20 pesos (“no nos van a correr por 20 pesos”, trató de minimizar uno de los vicejefes de gabinete), el tema es que se decidió inconsultamente. De paso, la transferencia global no es tan mínima: los jubilados transfieren con ese cambio aritmético entre 3.000 y 5.000 millones de pesos al barril del gobierno. Un detalle más: la responsabilidad por el “cambio aritmético” no la asumieron quienes lo elucubraron (jefatura de gabinete) sino que fue derivada a la secretaría de Seguridad Social del ministerio de Trabajo (“ocupada por un peronista”, se abundó informativamente). En el caso del Correo era inevitable que se suscitara un fuerte debate político, pues el tema involucra no sólo la preservación del patrimonio público sino un trasfondo ético-político que incluso va más allá de la sospecha sobre beneficios indebidos . TARDE PIASTE Como señalábamos en este espacio un domingo atrás, “la coalición Cambiemos ha buscado perfilarse en la política argentina con el signo de la transparencia administrativa. Ese es un requerimiento de la gran mayoría del electorado, y muy principalmente del público propio del oficialismo, razón por la cual las situaciones que lo ponen en duda afectan políticamente al gobierno y a sus socios”. Elisa Carrió, que basa su capital político en la distribución de condenas y absoluciones morales, ha tenido que hacer esfuerzos y alejarse del escenario para no pronunciarse personalmente sobre el asunto, pero dio luz verde a alguna de sus espadas para que expresaran su desagrado con los procedimientos aplicados por el gobierno que ella apoya. Los radicales se muerden la lengua para no criticar en voz alta. En cualquier caso, no se callan en privado. Tanto el jefe del bloque radical, Mario Negri, como Carrió le hicieron conocer telefónicamente sus discrepancias al Presidente. Ella levantó bastante el tono, algo que no cayó bien en el ámbito de la presidencia. La Casa Rosada, en rigor, sólo reaccionó después de que el escándalo alcanzó su apogeo. Y lo hizo con una combinación de suficiencia y vacilación. Una conferencia de prensa como la que ofreció el jueves el Presidente para explicar el punto de vista oficial debió haber ocurrido antes: hubiera sido mejor que el silencio de las primeras horas, la improvisación de las siguientes y las operaciones tendientes a devaluar a la fiscal que denunció el arreglo o a atribuir los cuestionamientos a “operaciones políticas de un año electoral”. Es insidioso cuestionar las divergencias como “electoralismo”. En el “año electoral” y en la misma semana en que se voceaban estas cuestiones, la oposición ayudaba al oficialismo a enmendar, con una aprobación legislativa, otro error unilateral del gobierno: la imposición por decreto de necesidad y urgencia de una norma sobre seguros de riesgo laboral que contaba con consenso y con la media sanción del Senado. Por otra parte, el propio gobierno se disponía a cruzar por el puente que el sector mayoritario de la oposición (peronistas no K, renovadores, GEN, Libres del Sur, etc.) le ofrecía: dar marcha atrás con el acuerdo del Correo. “MIS OJOS Y MI INTELIGENCIA” Aquellos funcionarios propios que Macri calificó como “mis ojos y mi inteligencia” no vieron venir ni entendieron las implicancias políticas de impulsar el controvertido acuerdo con Correo Argentino SA sin someterlo previamente al escrutinio de los organismos pertinentes de control , de la oposición y la opinión pública. Expusieron así al Presidente a la obvia objeción de estar beneficiando a una empresa familiar que integró, de la que forman parte sus hijos y de la que él mismo es heredero potencial. Finalmente él mismo tuvo que salir al toro, aunque descargó responsabilidades (disculpándolo) sobre el ministro Aguad, al que exhortó a que dé marcha atrás con los acuerdos (que no están en vigencia-dijo-, aunque en gran medida por mérito de la fiscal que lo denunció) Habían sido muy débiles los argumentos del segundo nivel de la Casa Rosada. Primero: con la excusa de evitar el involucramiento, se insistió en que el Presidente no había sido informado del acuerdo con la empresa de Correo. Argumento poco creíble y en suma estéril: implicaba dejar al Macri al margen de un tema de alta sensibilidad política y no evitaba su involucramiento, como lo demostró el final, ya que el Presidente in formó que había dado instrucciones al ministro Aguad sobre el tema. “EMBELECOS FRAGUADOS EN LA BOCA” Las explicaciones equívocas o engañosas habían empezado temprano. La semana última, en espacio se dijo: “es inverosímil la conducta del ministro del ramo, Oscar Aguad, que afirma que nunca habló del tema ni con el Presidente ni con el jefe de gabinete Marcos Peña. A un político cordobés astuto como Aguad no podría escapársele el alto voltaje potencial de un acuerdo entre el gobierno de Mauricio Macri y una empresa de su padre. Si realmente menospreció esa circunstancia y realmente es verdad que omitió informar a tiempo a Peña y a Macri, tal vez en la Casa Rosada concluyan que ha perdido la maña política que justificó su designación”. Unos días después, cuando el tema se calentó en los medios, el propio Aguad se encargó de rectificar sus primeras declaraciones: “Yo le avisé a Marcos Peña y él me dijo: Dale para adelante”. La Jefatura de Gabinete abusó de la interesada comparación con el gobierno K, el clásico y autoreferencial “nosotros no somos como ellos; nosotros somos decentes”, . Fuera de cuestión: la censura al acuerdo no provenía sólo - ni principalmente- del devaluado kirchnerismo, ni, como intentó ayudar una pluma filooficial, de “algún fiscal, un juez, un camarista y muchos políticos dispuestos a comerse crudo al gobierno para sacarlo de la cancha”, sino de analistas independientes y de políticos de diferentes fuerzas, incluyendo el Pro y la UCR. Lo que estaba en discusión no era la “decencia” oficial, ni las virtudes morales de los intervinientes, sino los procedimientos unilaterales e imperfectos que objetivamente sortearon el control institucional preventivo. Como decía Perón: “El hombre es bueno, pero si se lo vigila es mejor”. En este caso el control recién llegó después de que se consumó el acuerdo, a través de la fiscal de Cámara. Y el primer reflejo del sistema oficial fue atribuirle a ésta “intencionalidad política”. Recién después de estas actitudes se reaccionó llamando a opinar a todo el mundo. Tarde piaste. El presidente de la Auditoria General de la Nación, Oscar Lamberto, fue tajante: "Tenían una brasa caliente y se la tiraron a la AGN. El Gobierno quiere corregir un error político con otro error político. Es una cosa totalmente descabellada. La SIGEN debería haber intervenido en este proceso, son los auditores internos". Hay sectores internos que inducen al gobierno a resbalones graves: actúan con unilateralidad aunque proclaman la necesidad de diálogo y acuerdos. Argumentan con palabras dulces pero actúan amargo. CAMBIAR DE LA K A LA M El kirchnerismo era unilateral. Contó largamente con mayorías parlamentarias y ejerció -a menudo brutalmente- los instrumentos que le daba el poder. El oficialismo actual proclama su diferencia con ese pasado (allí se asienta el mandato que lo llevó al gobierno) pero suele olvidar los acuerdos y los consensos hasta que se le vuelven indispensables. Debería recordar que ni gobierna con mayoría propia (la que tiene, la obtuvo con la ayuda del electorado de otros, en el ballotage), ni cuenta con números suficientes en el Congreso, ni tiene el monopolio del “cambio”. El propio gurú oficialista , Jaime Durán Barba, enseña que la comunicación “más que palabras, son gestos, sensaciones”. El radical Negri recuerda que la repetición desgasta. El unilateralismo empuja una y otra vez al gobierno a repliegues forzados, costosos aunque se los maquille de sensata autocrítica. No está mal corregir cuando se vuelve inevitable. Sería mejor consultar a tiempo. RAVENTOS

EL ATRILERO: *”UN PASITO P´ALANTE, UN PASITO P´ATRÁS”

EL ATRILERO: *”UN PASITO P´ALANTE, UN PASITO P´ATRÁS”: *”UN PASITO P´ALANTE, UN PASITO P´ATRÁS” Malú Kikuchi (18/2/2017) La conocida canción de Ricky Matin, en este caso, es para que bailemos lo...

EL ATRILERO: CRISTINA DESNUDA

EL ATRILERO: CRISTINA DESNUDA: Cristina desnuda. Ordinaria, autoritaria y sin autoridad, raleada por los verdaderos peronistas La frase "Se puede ser kirchnerista...

DE ZAPATOS A CHANCLETAS

De zapatos a chancletas “No me importaba aparecer como inteligente o limitado sino aprender la lección para dirigir mejor la acción de gobierno”. Roberto Augusto Ulloa Mauricio Macri comenzó su período con un par de zapatos tan bien lustrados que permitían reflejar, bajo las faldas de Cristina, las negras intimidades del kirchnerismo. Fue una pena que ese panorama estuviera restringida sólo al Presidente y su círculo más íntimo, y que nadie (seguramente por consejo de Jaime Durán Barba) se tomara el trabajo de mostrárselo a la ciudadanía, que así se vio impedida de percibir la catastrófica magnitud de la herencia que la noble viuda había dejado. Para cualquiera medianamente avisado, era natural y justificado que, a medida que el Gobierno caminara por los encharcados senderos económicos y políticos, el brillo se iría apagando, como sucede con todos los regímenes cuando termina la luna de miel que acompaña sus comienzos. Pero nadie pensaba que Macri se vería obligado a quitarse de apuro los zapatos y calzarse las chancletas para recular. Tengo certeza de la buena fe y la honestidad del Gobierno y, cada vez que me desesperan algunos de sus actos, pienso qué sería de nuestro país si quienes hoy estuvieran sentados en la Casa Rosada fueran Daniel Scioli y Carlos Zannini, acompañados desde La Plata por nada menos que Anímal Fernández. Aún así, me resulta imposible entender por qué actúa como lo hace. Mauricio sabe, desde que ganó la elección, que le tocaría gobernar sin mayoría en las cámaras legislativas, y también sabe que la consecuente obligación de negociar permanentemente es una de las piedras basales de la democracia. Tuvo enormes éxitos iniciales en la materia, ya que la oposición le permitió hacerse con las leyes necesarias para salir del cepo cambiario, solucionar el tema de los holdouts, contar con un presupuesto, etc. Pero, por ejemplo, si –como luego quedó demostrado- no necesitaba pasar por encima del Congreso para que sus irreprochables candidatos a integrar la Corte Suprema de Justicia fueran confirmados, ¿para qué recurrir a un decreto de necesidad y urgencia que estuvo al borde de inhabilitarlos? O, si el feriado del 24 de marzo caerá en fin de semana los próximos tres años, ¿para qué “movilizarlo” si luego se retrocederá? La solución que encontró el Ministro de Comunicaciones, Oscar Aguad, para poner punto final a la demorada cuestión del Correo Argentino, con su privatización durante el menemismo y la absurda rescisión de su concesión por el kirchnerismo, fue técnicamente correcta. Sin embargo, dado que el concesionario era una empresa perteneciente a la familia Macri, padre, hermanos e hijos del Presidente, la forma en que se llevó a cabo –ad referéndum de la Cámara Comercial- fue un monumental error político. Para enterrarlo, y puesto que estamos en un año electoral, no bastará con volver –algo irreal- a foja cero, como dijo Mauricio al asumir acertadamente la responsabilidad del Gobierno en el cuestionado trámite; la oposición, que siempre y en cualquier época es salvaje, se ocupará de ello. La modificación de la fórmula de cálculo de los incrementos jubilatorios, un cambio ajustado a la ley vigente, fue otra equivocación mayúscula, en especial por la oportunidad en que fue comunicada, una semana en que se produjeron fuertes aumentos –también justificados- en peajes, medicina prepaga, etc., y anuncios de futuras subas en precios de combustibles. Nuevamente, Macri retrocedió, pero sólo cuando el enorme costo político ya había sido pagado. La tercera mala señal fue todo el recorrido del acuerdo firmado por el gremio de los bancarios con la patronal, que el Gobierno pretendía no homologar porque supera la pauta máxima de incremento salarial que pretende para todas las paritarias, alineándolas con la inflación prevista; ante la amenaza de una huelga de tres días hábiles, debió también recular y aceptarlo. El próximo puente a cruzar serán las negociaciones con los sindicatos de maestros, que vuelven a disfrazar su recalcitrante kirchnerismo con la defensa de la educación, mientras perjudican dolosamente a los chicos más necesitados, a los que utiliza como rehenes. Lo peor de esos sucesos es que lograron empañar un excepcional logro del Gobierno, que consiguió que muchos argentinos confiaran tanto en el modo en que conduce la economía como para invertir sus ahorros en bonos en pesos, a diez años y a una tasa del 13%, todo ello en un cuadro mundial sumamente cambiante y riesgoso. Tengo la impresión de que Macri no quiere asumir, de una vez por todas, el rol que la sociedad le atribuye, y que le confió con sus votos en los mayores distritos electorales del país. Sigue buscando la imposible simpatía del populismo demagógico en todas sus formas, sea el PJ mutante de Diego Bossio y Julián Domínguez, el Frente Renovador (¿reciclador?) del trashumante Sergio Massa, el GEN de la inconsecuente Margarita Stolbizer o en la trasnochada izquierda nacional. Habrá que ver cuál será el costo que pagará por ello Cambiemos en octubre, cuando se expresarán los muchos que eligieron un cambio en 2015 y hoy miran con desilusión este errático rumbo. No soy quien para dar consejos a la coalición gobernante ni, menos aún al PRO pero, desde mis setenta años muy vividos y con muchos adoquines pateados, me permito sugerir a Cambiemos volver a reunirse en un retiro “espiritual” (tal vez aprovechando el feriado carnavalesco), empaparse de calle y replantear su errática gestión, su medrosa actitud frente a la oposición y la forma en que se comunican las acciones de gobierno. Macri dijo muchas veces que, al llegar al poder, terminaría con el “curro” (sic) de los derechos humanos pero, ya sentado en la Casa Rosada, tiembla ante las previsibles quejas de los delincuenciales organismos que, a caballo de los sueños compartidos y de las inexplicables indemnizaciones, sienten en riesgo su futuro: mamar irrefrenablemente de la teta estatal y continuar la más abyecta venganza contra aquéllos que impidieron que triunfaran en su guerra de terror y nos convirtieran en la Cuba castrista. La pusilánime actitud del Gobierno ante la inaguantable existencia de presos políticos en la Argentina, cincuenta y uno de los cuales han muerto desde el 10 de diciembre de 2015, obliga a pensar que debiera recurrirse a un referéndum para preguntarle a la ciudadanía si está interesada en enterrar el pasado y extender un manto de piadoso perdón sobre todos aquéllos (incluyendo a César Milani, la más clara prueba de la falsedad kirchnerista, su justicia “tuerta” y su manipulación de los derechos humanos, que debieran amparar a todos los argentinos) que combatieron hace ya cuarenta años. Para nuestra vergüenza, en Uruguay la pregunta se formuló dos veces y, en ambas, la respuesta fue inequívocamente afirmativa. Bs.As., 18 Feb 16 Enrique Guillermo Avogadro Abogado Tel. (+5411) ò (011) 4807 4401/02 Cel. en Argentina (+54911) o (15) 4473 4003

martes, 14 de febrero de 2017

QUIENES SOMOS ??

¿QUIENES SOMOS? Quizas seria ajustado a la realidad, comenzar esta entrega, emulando parcialmente, con toda humildad y sin sarcasmo a Cervantes, en la primera linea del Quijote "En un lugar de La Pampa Humeda de cuyo nombre no quiero acordarme...". Existen tantas e inagotables fuentes para comenzar a delinear este acertijo, a tal punto que debere encontrar una al azar. Pero antes una pequeña viñeta personal, muy a consecuencia de las inminentes extorsiones de los Docentes, antes de iniciarse el Ciclo Lectivo. Cuando era pequeño, fui alumno regular de una Escuela Primaria Publica, ubicada en Ayacucho entre Quintana y Guido, donde curse los siete grados. Recuerdo que tuve un Maestro/a por año con muy ocasionales suplencias. No hubo paros ni huelgas, porque lo que me quedo registrado notablemente fue que esos Educadores, tomaban su mision como una suerte de Sacerdocio. Y refrendando ese muy distante recuerdo infantil, observo hoy a todos estos "caralisas" que se dicen Maestros, pero que esencia son Sindicalistas extorsionistas y a quienes los alumnos no les interesan un bledo, a pesar de integrar planteles de mas de siete titulares por cada Aula, a las que materialmente no podrian asistir todos juntos por falta de espacio y pupitres para sus elemntos de trabajo que tampo los tienen. En este aquelarre de pordioseros, se ha convertido la Educacion Publica. Pero retomando el principio, quizas muchos no sepan que desde la Segunda Fundacion de Buenos Aires en 1580 hasta que la Agricultura Nacional comenzo a ser desarrollada, transcurrieron casi TRESCIENTOS AÑOS. Ya que la primera exportacion de Trigo a Europa se produjo en 1875. Al parecer, nuestros Antepasados se demoraron tres siglos en descubrir que en nuestro prodigo suelo se podia plantar cualquier grano rentable y cuantioso. Y a pesar de aparentar un inaudito e inedito absurdo que no tuvo precedentes en todo el Planeta, tal desidia tiene una explicacion razonable. Cuando el pobre Pedro de Mendoza, herido de muerte por los flechazos impactados en su maltrecho cuerpo por parte de los Indios Querandies que expulsaron a esa pequeña partida de Españoles que habian desembarcado, se cree que en las costas de lo que hoy es Avellaneda, dejo en abandono un toro, cinco vacas, dos padrillos y menos de diez yeguas. Cuando su sucesor Juan de Garay, arribo nuevamente cuarenta y cuatro años despues, todo el territorio Bonaerense, estaba poblado por incontables miles de Vacunos y Yeguarizos. Si algun sitio en este Mundo, fue muy superior en ingente riqueza a la mitica Babilonia y sus jardines colgantes, ese fue Buenos Aires. Lo que torno a sus nativos en haraganes y mal entretenidos, al igual que sus Colonos Españoles, que hicieron del Contrabando una forma socialmente muy aceptable e inmensamente rentable, a tal punto que la unica actividad agropecuaria durante tantos años perdidos fueron el charque y los cueros. Cuando en el resto de la Humanidad y contemporaneamente, los supuestos de "Canibalismo", sobre todo en la Peninsula Europea, eran y habian sido tan frecuentres por las plagas y el hambre. Y mientras unos simples artesanos y agricultores disidentes, muy devotos Cristianos y con muy escasos recursos, arribaban a Massachussetts, donde solo encontraron indigenas hostiles, un clima gelido y una tierra yerma. Y con todo ello en su disfavor, sus desciendentes fundaron el pais mas poderoso del Orbe. Somos los unicos herederos de lo que las Escrituras definieron erraticamente como "La Tierra Prometida". Y es por eso, que cuando en una fugaz cosmovision de nuestro presente, pasados inmediatos, mediatos y muy lejanos, lo que visualizamos es una masa uniforme de mediocres, a los que no se quien bautizo como "Dirigentes". Tuvimos algunos e incipientes de la mano de Miguel Cane y su "Generacion del Ochenta", pero no hubo continuidad ni multiplicacion de la misma. El ultimo exponente de ella fue un Catamarqueño de Ancasti: Ramon S. Castillo, con la muy honorable y solitaria excepcion de Don Arturo Frondizi. Todo el resto fue una misma e inmensa mersa con gorra o sin ella. Si aceptamos tan solo esos minimos y sencillos dogmas y luego de ello, nos declaramos culpables, recien a partir de alli, podremos emerger como una Patria con todo y sus incontables miserias. Pero para tales fines, debemos sortear la pregunta clave... ¿QUIENES SOMOS?. Cordialmente Carlos Belgrano.-

sábado, 11 de febrero de 2017

COMPRA DE BUZONES......

Panorama político nacional de losúltimos siete días Entre la compra de buzones y el buen rumbo en lo externo La negociación de la deuda del Estado con Correo Argentino S.A. en el marco del concurso preventivo de esta empresa privada, se ha convertido en un sorpresivo flanco vulnerable para el gobierno. Sucede que una fiscal de la Cámara Comercial ha rechazado por abusivo y escandaloso el arreglo al que se avinieron los representantes oficiales. De homologarse el acuerdo, según la fiscal, el Estado sería gravemente perjudicado, por cuanto la empresa se encontraría obteniendo "una condonación de la deuda" por más de 4000 millones de pesos, en valores actuales. Dato central: el máximo responsable de la empresa privada de marras es Franco Macri, el padre del Presidente. El precio de la ética Falta aún cierto tiempo hasta que la Justicia ofrezca un pronunciamiento definitivo acerca de la por ahora controvertida legitimidad del acuerdo. Pero lo que inevitablemente se ha suscitado en un fuerte debate político sobre el caso, ya que no sólo está en juego la preservación del patrimonio público sino el trasfondo ético que estaría involucrado en caso de que se confirme un beneficio indebido . La coalición Cambiemos ha buscado perfilarse en la política argentina con el signo de la transparencia administrativa. Ese es un requerimiento de la gran mayoría del electorado, y muy principalmente del público propio del oficialismo, razón por la cual las situaciones que lo ponen en duda afectan políticamente al gobierno y a sus socios. Elisa Carrió, que basa su capital político en la administración de condenas y absoluciones morales, ha procurado que algunas opacidades del gobierno no afectaran ese activo propio. Así, ella denunció de inmediato a la Justicia al titular de la Agencia Federal de Inteligencia, Gustavo Arribas, cuando el diario La Nación informó que había recibido en su cuenta bancaria en Suiza giros del distribuidor de coimas brasilero Leonardo Meirelles. Frente al caso del acuerdo con Correo Argentino la señora Carrió, de vacaciones en Uruguay, no se ha pronunciado por ahora, pero se verá forzada a hacerlo sencillamente porque es un tópico del que se ha adueñado. Desde un costado de la UCR (el socio más estructurado del Pro en Cambiemos), el ex vicepresidente Julio Cobos se expresó con cautelosa prevención: "Hay conflicto de intereses y hay que ser sumamente cuidadosos. Hay que tomar los recaudos para que todo sea lo más transparente posible. A pesar de que la Justicia dictamine algo, siempre va a quedar la duda". La versión de Aguad Varias cosas resultan incomprensibles. Una: la negligencia con la que la cumbre del oficialismo afronta estas cuestiones, ya experimentada con el caso Panama Papers y con los señalamientos sobre Gustavo Arribas. Los temas estallan en la prensa sin que haya reacción rápida (mucho menos, acción preventiva)de parte de un gobierno que se precia de manejar los secretos de la comunicación. Una conferencia de prensa para explicar el punto de vista oficial hubiera sido mejor que el silencio de las primeras horas, la improvisación de las siguientes y las operaciones tendientes a devaluar políticamente a la fiscal que denunció el arreglo. Segundo tema: es inverosímil la conducta del ministro del ramo, Oscar Aguad, que encomendó la confección del acuerdo con la empresa de Franco Macri a un funcionario sin atribuciones y, además, afirma que nunca habló del tema ni con el Presidente ni con el jefe de gabinete Marcos Peña. A un político cordobés astuto como Aguad no podría escapársele el alto voltaje potencial de un acuerdo entre el gobierno de Mauricio Macri y una empresa de su padre. Si realmente menospreció esa circunstancia y realmente es verdad que omitió informar a tiempo a Peña y a Macri, tal vez en la Casa Rosada concluyan que ha perdido la maña política que justificó su designación. Sea como sea, el gobierno afronta el inicio del año electoral con el contrapeso de este debate y sin haber aclarado totalmente aún la situación de su jefe de inteligencia. Dos goles en contra en el mismo ángulo. Buen ojo en el exterior No dejan de ser lamentables estos retrocesos cuando en otros terrenos se advierten avances. Aunque eclipsada por estas noticias, se va dibujando una política exterior que emana menos del formal Palacio San Martín que de la pragmática Casa Rosada. Mauricio Macri viajó el martes a Brasilia para volver a conversar con Michel Temer. Se han visto tres veces en seis meses. Argentina aspira a fortalecer el últimamente anémico Mercosur, algo que Brasil (con su economía deprimida e institucionalmente frágil) necesita también con urgencia. Paradójicamente, en un mundo que parece cruzado por fuertes ráfagas proteccionistas, el vigor del bloque sudamericano podría provenir de una mayor audacia aperturista y reformista. De hecho, el presidente argentino propuso que el Mercosur esté preparado para la (postergada) negociación de un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea y para "todas las que se presenten en el futuro con otros países". Macri aludía específicamente a México que, ante la pretensión de la nueva administración de Estados Unidos de cambiar las reglas de juego del Nafta (el acuerdo de libre comercio de América del Norte), puede verse interesado en confraternizar con el Mercosur. El bloque y México tienen el antecedente de acuerdos referidos a la industria automotriz, con más de una década de antigüedad. Si el Nafta se disolviera, casi la mitad de los productos agrícolas norteamericanos de la lista de comercio armonizado verían recargados sus precios en el mercado mexicano: una gran oportunidad para la competitiva industria de alimentos de Argentina y Brasil, que podría arrebatar parte de los 16.000 millones de dólares de exportaciones de alimentos estadounidenses a México. Y esa es sólo una de las puertas que se entreabren. Macri habló por teléfono con el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto y le comunicó que Argentina y el Mercosur están abiertos a cooperar con su país en esta etapa, a la sombra de la presidencia de Donald Trump. Trump como oportunidad A diferencia de precipitados pronunciamientos de diplomáticos argentinos durante la campaña electoral estadounidense (la canciller Malcorra y el embajador Martín Lousteau apostaron abiertamente por la luego derrotada Hillary Clinton), esta jugada del presidente Macri no incurre en actitudes trivialmente desafiantes, sino que representa una puntada con nudo: proyecta por la positiva el embrión de un eje latinoamericano basado en intereses mutuos y asentado en la integración productiva que propuso a Brasil durante su encuentro con Temer. Entre los protocolos suscriptos en Brasilia se destaca el solicita al Banco Interamericano de Desarrollo de estudios de viabilidad para la creación de una agencia para la convergencia regulatoria entre Argentina y Brasil. Paralelamente, la Casa Rosada intenta encuadrar una relación razonable con Washington. Macri conversó telefónicamente con el vicepresidente de Trump, Michael Pence, y la charla (activada por Gabriela Michetti en reciente viaje a Estados Unidos) tuvo un tono cordial y prometedor. Otro escenario: en unos días, Macri emprenderá vuelo rumbo a Madrid. España siempre ha sido un inversor importante en Argentina (sus inversiones actuales superan los 8.000 millones de dólares), pero las relaciones se enfriaron después que el gobierno anterior dispuso la expropiación parcial de YPF. Ahora viajan junto a Macri 150 empresarios, preparados para hacer negocios y se espera que firmas españolas apuesten fuerte en el campo energético. Se conoce su interés por las fuentes alternativas de energía. La visita de Macri, rodeada de signos auspiciosos y preparada con intensidad por el embajador Ramón Puerta, sólo mantiene una nube en el cielo: la amenaza de Telefónica de denunciar al país ante la Organización Mundial de Comercio. La compañía española se queja de que el gobierno argentino cambió por decreto las reglas de juego del mercado de medios y de las nuevas tecnologías de información “en favor de una empresa multimedia como el Grupo Clarín”. al permitirle a éste incorporarse de inmediato al mercado de las telecomunicaciones y ofrecer servicio de 4G,” mientras Telefónica, como otras empresas en situación similar, tendrá que esperar a dar servicio de TV por cable en 2018”. El tema surgirá durante la visita y quizás esté ya en marcha algún mecanismo de compensación. En fin, otra carta que se trabaja desde el gobierno, particularmente ahora bajo el efecto Trump, es la carta china. El presidente Xi Jinping acaba de aprovechar la oportunidad del cumpleaños de Macri para enviarle un mensaje que no se limita a desearle felicidades: "Atribuyendo suma importancia al desenvolvimiento de los vínculos bilaterales –le dice- estoy dispuesto a trabajar junto con usted para impulsar mayores avances en la asociación estratégica integral entre China y Argentina”. Beijing tiene plena conciencia de que la propensión al aislamiento de Washington abre caminos de mutuo interés para China y para Argentina. Macri visitará la República Popular en mayo. Los pasos del gobierno en la política exterior son acompañados por la sociedad y también por la oposición responsable. Más allá de ese territorio común, el año electoral suscitará tironeos y conflictos. El gobierno ofrece flancos fáciles cuando renuncia a dar explicaciones oportunas ante temas que le hacen daño. Y comprobará, más temprano que tarde, que la demora en resultados palpables en materia económica no se compensa que el tono de entusiasmo y las apelaciones a la esperanza que recetan sus ideólogos. Hay que decir cuando se necesitan explicaciones. Pero conviene también recordar que “mejor que decir es hacer”. Jorge Raventos

Chiste de la semana

Chiste de la semana