La gente INTELIGENTE habla de IDEAS, La gente MEDIOCRE habla de COSAS, La gente IGNORANTE habla de la GENTE

adsense

domingo, 30 de diciembre de 2012

2013

¡2013! O ¿2013? Por Malú Kikuchi El 2013 será lo que los argentinos decidamos que sea. El 13 de septiembre descubrimos con asombro, que éramos muchos. El 8N confirmamos que éramos muchísimos más. Clase media educada diciendo basta, así no. Cambien. Respeten la Constitución Nacional, no intenten cambiarla. Las dos movilizaciones sindicales en contra del gobierno, sumando auténticos peronistas (primera vez que parte del PJ protesta contra un gobierno supuestamente PJ), Moyano con sus camioneros y aliados; Barrionuevo y sus gastronómicos. Y por su lado, pero juntos, la CTA de Miceli, más la Federación Agraria. Mucha gente. Tanta gente en la calle, que hasta entonces había sido propiedad exclusiva del gobierno, despertó a ciertos miembros del poder judicial. De pronto, algunos descubrieron que su trabajo era impartir justicia y no sólo aceptar presiones. Y la Justicia apareció en algunos casos rimbombantes. ¡Bien! No vale la pena hacer un recuento de los hechos del 2012, está fresco el recuerdo. Debutó muy mal con el asesinato del gobernador de Río Negro, Carlos Soria, a manos de su mujer. Fue la primera noticia del 1° de enero 2012. Comienzo poco promisorio. Lo que siguió, tampoco fue bueno. Alcohólicos Anónimos tiene una oración que deberíamos poner en práctica: “Señor, dame serenidad para aceptar lo que no puedo cambiar; dame valor para cambiar lo que se puede y debe ser cambiado y dame sabiduría para distinguir su diferencia.” Podemos. De nosotros depende. Aceptemos los plazos constitucionales que deben ser inmutables (aunque nos cueste aceptarlo), cambiemos con nuestros votos la conformación del poder legislativo (esta vez, si conseguimos ser mayoría desde la oposición, no desperdiciemos la oportunidad, como lo hicimos entre 2009/11); y seamos sabios en el momento de elegir, para separar la paja del trigo. Somos bastante ingenuos o vagos y no investigamos que aquellos a los que votamos no sean los mismos perros (con perdón de los perros), con diferente collar. Los argentinos lo único que no perdonamos es que alguien cambie de club de fútbol, el resto siempre es negociable. Así nos va. En 2013 no perdonemos el travestismo político. Tengamos certezas que votamos gente honesta en su pensamiento y por supuesto en su bolsillo. Patriotas que pongan al país por delante de sus intereses personales. Deben existir, no puede ser que entre 40 millones de argentinos no haya gente así. A algunos los conocemos y tienen trayectoria pública. Sólo tenemos que elegir bien. Con la cabeza y el corazón puestos en la Patria. En este año que va a empezar se juegan todas las libertades que nos asegura la Constitución y nos desconoce el gobierno. La libertad está en peligro. Hay que defenderla. No tiene sentido volver a contarles todo lo que nos pasa y que cada día es más aberrante. Inverosímil. Pero es. Cambiémoslo. Podemos. Y déjeme desear algo improbable, utópico, quizás irreal, casi imposible: hagamos del 2013 un año NORMAL para una Argentina (la nuestra), NORMAL. Empecemos a exigir opositores dispuestos a sumarse alrededor de un proyecto común: el respeto por la Constitución Nacional, y capaces de elegir a los mejores de entre ellos, en internas insospechables. Para todos nosotros un ¡¡¡¡¡¡¡2013 NORMAL!!!!!!! P.D. Me tomo vacaciones hasta febrero.

sábado, 29 de diciembre de 2012

LA BIPOLAR

SALIÓ DE SU BUNKER Y REPARTIÓ CULPAS Y RESPONSABILIDADES por Alfredo R. Weinstabl alfredo@weinstabl.com.ar Como es habitual en los Kirchner ante situaciones políticas duras o difíciles se refugiaban en su bunker patagónico esperando que la cresta de la ola volviera a su nivel normal. Respetuosamente, salvando las distancias, y simplemente como ejemplo, se trata de un comportamiento similar a un animal salvaje o alguna alimaña, que ante un peligro, se oculta en su madriguera hasta que este desaparezca y se vuelva a una situación sin riesgos. Era una costumbre del matrimonio Kirchner. Seguramente el ex presidente lo hacía como una estrategia política, mientras que la actual mandataria casi seguramente lo hace por sus desequilibrios emocionales, la ya conocida y habitual “lipotimia” de la mandataria. http://www.urgente24.com/sites/default/files/imagecache/imagen-nota-622x342/notas/2012/10/04/cristina%20desesperada.jpgEs perfectamente comprensible la angustia y frustración de la presidente ante la seguidilla de estruendosos fracasos de todo tipo que está cosechando. Mas cuando alguien conlleva la patología del famoso trastorno bipolar. ¡La “líder” de los argentinos recluida en su casa de Rio Gallegos o en su refugio patagónico en Calafate, prácticamente sin dar señales de vida y casi alejada de los asuntos oficiales! ¿No debería un Líder, así en mayúscula, estar en primera fila en momentos de crisis, en su puesto de mando, buscando paliar la tormenta en vez de dejar el manejo de la cosa pública se arregle sola o en manos de sus reconocidos ineptos segundones? Estrategia o enfermedad da el mismo resultado. La cuestión es no dar la cara. ¿A que viene este introito? A que en vísperas de Navidad es desataron en varias provincias y en diferentes localidades, saqueos y graves hechos de vandalismo a comercios y supermercados y en el que perdieron la vida cuatro personas y que hicieron recordar los tristes y violentos acontecimientos de fines del año 2001. A continuación transcribo unos párrafos de un excelente editorial (recomiendo su lectura) de un conocido matutino al respecto (ref.1): “…Pero lo más desafortunado pasó por el sugestivo silencio de Cristina Fernández de Kirchner. Cuando en vísperas de la Navidad, la ciudadanía podía esperar un mensaje presidencial que intentara llevar tranquilidad y certezas, la jefa del Estado optó por refugiarse en la Patagonia y no formuló comentario alguno frente a los trágicos hechos”. Más adelante continúa diciendo que “…Se imponía un mensaje tendiente a pacificar los espíritus alterados, un llamado a poner fin a estériles disputas y a presuntos odios de clase; en fin, a la reconciliación entre los argentinos”. En concreto la editorial señala una atinada crítica a la ausencia de la presidente mientras sus ministros repartían acusaciones por todos los lados. Un ejemplo característico de la ausencia de un líder, alguien que maneje y conduzca la emergencia. Recién cuatro días después de los hechos, apareció la presidente en la Casa Rosada pronunciando un largo (no podía ser de otra manera) y embrollado discurso, en donde tocó varios temas saltando de un tema a otro, sin relación entre ellos, citando porcentajes y cifras, que de los presentes nadie entendía, y de los televidentes nadie entendía, pero tampoco creía. Parecía enojada, molesta y acelerada y sin el menor atisbo de autocrítica habló de los saqueos producidos la semana anterior, repartió culpas y responsabilidades entre los sindicalistas, el peronismo, entre otros, y principalmente a los gobernadores que según ella son los responsables de la seguridad. De esta manera desligó totalmente de estos acontecimientos al gobierno nacional. Didáctica y académicamente un verdadero desastre. La presidente debería saber que hablar de corrido no es precisamente hablar bien. En realidad los que hablan de corrido frecuentemente confunden sus conceptos. En ese popurrí de temas desordenados y confusos y esa larga catarata de palabras en la que se potenciaba a sí misma, arremetió también contra la Corte Suprema de Justicia, el Poder Judicial y contra los gobernadores “…que piensan más en las elecciones del 2015 que en su propia gestión…” Por supuesto utilizó el acostumbrado latiguillo de los Kirchner “…que detrás de los saqueos se encuentra una actitud destituyente…” Llamó particularmente la atención la soberbia y la insolencia barata con la cual fustigó al Poder Judicial. Recordó que ella era la que “…juntaba la plata para que funcione la Justicia…”. ¿Que tendrá que ver esto con lo que el tema que desarrollaba? ¿Quién sino el Poder Ejecutivo es el que recauda para el funcionamiento de las Instituciones del país? Definitivamente sus discursos dividen cada vez más a los argentinos. Además no solo sus discursos, sino su proceder y sus actitudes evidencian bien a las claras que Cristina Fernánez no está ni mínimamente a la altura de sus importantes responsabilidades. Así anda el país. ¿Cómo terminará esta tragicomedia? Dr. ALFREDO RAÚL WEINSTABL alfredo@weinstabl.com.a

viernes, 28 de diciembre de 2012

NECESITAN ENEMIGOS

"El Gobierno necesita un enemigo para sostenerse" El exministro de Cristina Fernández y autor de la polémica resolución 125 que desencadenó el feroz enfrentamiento entre el campo y el Gobierno en 2008, Martín Lousteau dijo que ahora el Gobierno enfrenta al campo por “el relato”. Martín Lousteau. El exministro de Economía de Cristina Fernández, y autor de la polémica resolución 125 de retenciones móviles que significó el enfrentamiento del Gobierno con el campo, Martín Lousteau, se manifestó en relación al nuevo frente de batalla del kirchnerismo: la confiscación del predio de La Rural. En una entrevista en 'Canal 26', el exfuncionario señaló que la decisión del Gobierno significa una nueva jugada política para profundizar “un relato”. Lousteau plantea que el gobierno busca “con quién enemistarse para con el cual tiene un relato” que sostener y cree que es una jugada electoral, que puede “alcanzar si la economía no muestra síntomas” de mejoría. En ese sentido, quien fuera el autor de la resolución 125 consideró que “en 2013 va a haber más inflación”. Analizó la falacia del “crecimiento” de ventas en Navidad y dijo que el crecimiento de los viajes a Miami es "porque es más barato que veranear en la costa (argentina)”. En 2013, año electoral, habrá que ver "dónde terceriza" el gobierno los ajustes, sostuvo.

jueves, 27 de diciembre de 2012

JUSTICIA 2 PER SALTUM 0

Por segunda vez en pocos días el gobierno ve rechazada su última creación antiley. El Per Saltum fue negado nuevamente por la Corte Suprema demostrando este tribunal querer recomponer la autoridad y prestigio de la judicatura. No deben atender, sus miembros, los ataques que sobrevendran sin falta de parte del oficialismo, los tildarán de golpistas, clarinistas, magnetistas, derechistas y una serie de improperios más. Lo único que debe ponderar el más alto Tribunal de Justicia de la Argentina es la aplicación lisa y llana de la ley. Esto además de recomponer el rol de Poder Judicial fortalecerá la Democracia y la República que es algo que todavía está pendiente en la Argentina. Millones de argentinos esperamos un límite a tanto desenfreno y desatino. La Corte Suprema está en condiciones de poner este límite a un gobierno que se cree con derecho a todo y se ubica en un estadío superior al de la ley. Es de esperar que la justicia triunfe de una vez por todas en esta Argentina sin cordura y subsumida en una anomia nunca antes vista. Alejandro Olmedo Zumarán.

miércoles, 26 de diciembre de 2012

EL QUE AVISA.....

El que avisa, también traiciona por Alberto Medina Méndez albertomedinamendez@gmail.com Hace algún tiempo, dijeron descaradamente y sin vergüenza alguna, “VAMOS POR TODO”. Desnudaron su estrategia por completo, como casi siempre, con brutalidad, sin desparpajos y con la pretendida impunidad que lleva su sello inconfundible. Decirlo públicamente, a viva voz, es parte de la modalidad elegida. Ellos suponen que hacerlo de esta forma, los hace más fuertes y temibles, con propios y extraños. Sus fervientes seguidores se envalentonan por la desproporcionada audacia de la arenga, por lo osado del desafío y por su inagotable e infinita voracidad de poder. Pero además, declararlo abiertamente, sin tapujos, intimida a los adversarios timoratos, amedrenta a los más cobardes, paraliza a los desprevenidos y sorprende a los ingenuos. Ellos lo sienten así, lo viven de este modo, intensamente, dando paso a paso, avanzando firmemente de acuerdo a su pormenorizado plan que han trazado para concretar cada una de sus fechorías, con una decisión incomparable. La secuencia de gestos políticos que muestran en los hechos, los deseos de avanzar en esta construcción irrefrenable de consolidación de un poder concentrado y hegemónico, plagado de arbitrariedades y discrecionalidades, no permite lugar a duda alguna. Pero si de algo no puede quejarse esta ciudadanía que optó por la comodidad de la postura observadora de los acontecimientos, en vez de buscar el protagonismo que permite modificar el rumbo, es de no haber sido advertido a tiempo de esta perversa intención. Por los motivos que sean, los ciudadanos, parecen preferir este camino en el que se van sorprendiendo frente a cada avance, a cada atropello, a cada abuso, al otro, el de admitir que saben como sigue la historia. Diera la sensación de que se sienten en una posición más confortable, bajo el esquema de la queja, haciendo una detallada crónica frente a cada aberrante suceso, y aterrorizándose en el relato, pero sin que nunca sea suficiente para decir BASTA, de un modo contundente. El “click”, ese instante especial que permite establecer una bisagra entre el antes y el después, llega siempre, sucede en algún momento, aunque a veces puede demorar demasiado. Pero se debe ser realista, cuanto más tarde llegue esa circunstancia, menos capacidad de reacción se dispone para poner límite a los atropellos. Es importante además, tener en cuenta, que quienes ejercen el gobierno, disponen de la totalidad de los recursos del Estado, de la suma del poder público, y fundamentalmente tienen la bendición de no disponer de pudor alguno, ni barrera moral que se interponga en ese camino para llegar a su meta. Recién cuando se puede internalizar aquellas cuestiones que merodeaban las mentes desde hace tiempo, existe chance de poder pasar a la acción. Pese al desenfado de quienes detentan el poder, de su escasa catadura moral, no deja de ser una ventaja que “el régimen” advierta de sus pasos. Sin embargo esto que debería ser algo positivo, es decir saber hacia dónde pretende ir el que gobierna, no es aprovechado por una ciudadanía que sigue sin resistirse con claridad. Los poderosos, ocultan sus cartas, esas que revelan sus tácticas, las que señalan el siguiente paso, de hecho parecen tener siempre variantes casi infinitas para seleccionar la mejor según las circunstancias. Por lo visto, han decidido no esconder el objetivo final de ese recorrido. El VAMOS POR TODO es categórico, no da lugar a otra interpretación posible, lo que lo hace transparente y predecible, pese a que la mayoría prefiera ignorarlo, o minimizarlo. Cada paso que dan, confirma que no se trata solo de una parodia, sino del ostensible destino final de un plan de vuelo, sin escalas, oportunamente diseñado. Cuando lo afirman, cuando dicen ir por todo, hablan de suprimir la república, de eliminar las instituciones, de aniquilar las libertades y de concentrar al poder. Ellos saben lo que quieren. Buscan la hegemonía total, el control absoluto del poder y de la vida de los ciudadanos. En ese juego, la anulación de las libertades es secuencial y progresiva. Saben que no pueden, ni deben, suprimirlas de una sola vez, lo hacen paso a paso, una por una, y en cada caso utilizan un argumento diferente, aunque en el fondo subyace siempre el más fuerte de ellos, ese que sostiene que lo importante es el bien común, lo que implica abolir la totalidad de los derechos individuales. Un viejo refrán dice que “el que avisa, no traiciona”. En este caso, cabría decir que “el que avisa, también traiciona”, porque el advertir sobre la inmoralidad de una decisión, no la convierte en legítima, ni en benévola, por su mera notificación.

martes, 25 de diciembre de 2012

PODER S.A.

“Un pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción”. Simón Bolívar En mi última nota del año, prefiero dejar, por un rato, los comentarios sobre la coyuntura, siempre tan urgente en estas pampas, y pedirle que reflexione sobre uno de los temas más importantes –y ausentes- del futuro argentino. Hace unos días, en uno de los innumerables discursos que doña Cristina perpetra contra la sociedad, la señora Presidente anunció que, ¿a despecho de lo que muchos habían intentado evitar?, pagaría –como luego se hizo- los US$ 3.500 millones de los servicios de uno de los bonos entregados en el canje de la deuda, en 2005 y 2010. Hasta allí, nada que decir. El comentario sólo se impone a partir de la platea que, enfervorizada, escuchaba el épico discurso de esta curiosa líder de un proyecto que, como se ha dicho, miente por izquierda y roba por derecha. Quienes gastaron sus palmas ese día eran humildes obreros y militantes rasos, y pagos, de las organizaciones que han nacido al calor del kirchnerismo; gente que, en sus barrios, carece aún, después de esta década falsamente ganada, de cloacas y de agua corriente, que debe hacerse atender en los hospitales de la ciudad de Buenos Aires porque asistir a los cercanos puede implicar la muerte súbita, cuyos hijos también deben cruzar la Avda. General Paz porque no tienen colegios que puedan recibirlos, y que todos los días sufre el flagelo de la inseguridad, que golpea siempre peor cuanto más se desciende en la escala social. Sin embargo, aplaudían y enronquecían gritando su apoyo a este insano “modelo” que prefiere imponer un cepo a las importaciones de insumos básicos y destruir las economías regionales antes que sincerar sus increíbles estadísticas, comportarse como los demás países civilizados, y acceder a créditos de largo plazo a tasas ridículamente bajas. Para que se entienda: Argentina es el único país de Sudamérica cuyas reservas internacionales han caído, y lidera los rankings de inflación y de riego-país; mientras todos nuestros vecinos crecen, ahorran y simplemente cancelan sus obligaciones de corto plazo a tasas del orden del 10%, como las que manteníamos con el FMI antes del “grito del Calafate” que nos independizó del mundo, endeudándose a 30 años y con un interés que no llega al 5% anual, nosotros nos vemos obligados a castrar todo nuestro futuro para responder a la mentira oficial. Pero la platea aplaudía y gritaba su aprobación al terrible anuncio que llegaba del circunstancial atril. Lo mismo hubiera sucedido, por ejemplo, si la viuda de Kirchner hubiera anunciado la venta de la Patagonia a Chile o de la Provincia de Jujuy a Bolivia. Hubieran aplaudido con igual entusiasmo porque, simplemente, no se enteran y no entienden qué son y por qué se hacen las cosas; y no lo hacen porque carecen de educación y, cada día, van perdiendo la poca que les queda. Cuando contemplamos, sin colocar la ideología –cualquiera- delante de nuestros ojos, qué ha sucedido con la educación en la Argentina comenzamos a comprender el por qué de nuestra monstruosa decadencia como país. No hemos ido para atrás en la materia; literalmente, nos hemos desbarrancado. La Academia Argentina de la Educación dispone, para quien comparta esta angustia lacerante, de innumerables estadísticas que hablan, en los niveles primario y secundario, de deserción y falta de comprensión de textos, de imposibilidad de competir por la calidad, de pérdida de calificación en maestros y profesores, de carencia de infraestructura y de medios para enseñar y, en la universidad, de la falta de fomento e incentivo a las carreras duras, del bajísimo nivel de graduación, y de miles de etcéteras. Antes que ningún otro factor, todos esos males se deben a la corrupción, en este caso moral, de quienes han liderado al país a lo largo de muchas, muchísimas décadas. Nada hay más cierto que la frase que asegura que un político se transforma en estadista el día en que deja de pensar en las próximas elecciones y comienza a hacerlo en las próximas generaciones. En Argentina, a contramano del mundo entero, esos pseudo líderes han privilegiado el populismo, el recurso barato que convierte en meros clientes a los ciudadanos; así, a través de la falta de educación y de una dependencia cada vez mayor de los subsidios, se consigue esa base electoral fuerte, ese núcleo duro que, desde la miseria y el hambre, garantizan la permanencia de quienes sólo pretenden –y consiguen- lucrar desde el poder. Como se ve, esta nota no inculpa solamente a quien hoy se sienta en el sillón de Rivadavia, sino también a todos sus antecesores desde una fecha muy difícilmente precisable. Pero pretende ser, ya que vamos a entrar en minutos en un nuevo año calendario, hacer que todos tomemos verdadera nota del problema que, juro, tiene solución; por supuesto, no inmediata ni fácil, pero alcanzable. Se trata, sobre todo, de usar las elecciones de 2013 para elegir a los mejores, a los más honestos, a los más comprometidos con el futuro, a quienes estén dispuestos a asumir el histórico papel de invertir el rumbo de derrota y disolución que llevamos como país. Busquemos, entonces, que nuestros representantes sepan qué les exigiremos, y que –esta vez sí- los demandaremos, como también lo harán Dios y la Patria, si nuevamente nos defraudan. Un esperanzador párrafo final: espero que la Justicia, en algún futuro incierto, utilice las mismas palabras de Abalito, cuando anunció grandilocuentemente la expropiación del predio ferial de Palermo, para recuperar para el Estado las tierras de Calafate, “vendidas” a precio vil a los Kirchner, sus parientes y sus cómplices. Espero que hayan tenido una feliz y santa Navidad, y deseo el mejor 2013 posible para todos nosotros y para la Argentina que deberemos legar a nuestra descendencia. Bs.As., 25 Dic 12 Enrique Guillermo Avogadro Abogado

lunes, 24 de diciembre de 2012

SENDERO LUMINOSO

Sendero Luminoso en Argentina La organización terrorista Sendero Luminoso aterrizó a la Argentina a través de una estructura de fachada. Quiénes son; dónde se reúnen; cuáles son sus objetivos; sus reuniones con Madres de Plaza de Mayo y con Adolfo Pérez Esquivel. Por Agustín Laje (*) Sendero Luminoso es el nombre de la organización terrorista más cruenta de la historia del Perú. Se calcula que entre 1980 y 2000, dejó más de veinticinco mil muertos y una suma incalculable de mutilados y afectados de por vida. Guiados por el maoísmo, los senderistas atacaron no sólo contra las instituciones del Estado y sus Fuerzas Armadas y de Seguridad, sino sobre todo contra la población civil y miles de campesinos. El mítico líder de Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, nombre de guerra “Gonzalo”, es un profesor universitario que calculó en un millón de muertos el costo del triunfo de su revolución comunista. El culto a la personalidad que supo forjar en su organización, y la estructura sectaria que diagramó, provocaron que, con su caída en prisión en 1992, Sendero resultara descabezado y su desmantelamiento al corto plazo fuera inevitable. A partir del año 2010, no obstante, la estrategia de los senderistas que recobraban la libertad tras cumplir condenas por distintos actos de terrorismo, cambió de rumbo dramáticamente. Su objetivo inmediato pasó a ser la liberación de todos los terroristas que continúan presos, especialmente la de Abimael Guzmán. Y para lograr tal cosa, han conformado el “Movimiento por Amnistía y Derechos Fundamentales” (Movadef), calificado por la Policía Antiterrorista de Perú (Dircote) como “organismo de fachada” del grupo terrorista que tiene el propósito de reestructurar y reactivar a Sendero Luminoso y prepararse para el reinicio de la lucha armada. “El Movadef es el vehículo creado expresamente por Guzmán con la finalidad de alcanzar esos objetivos políticos que necesitan los terroristas para reconstruir su partido”, señalaron las fuentes de la Dircote. La estrategia del Movadef consiste pues en conseguir apoyo en el extranjero, y generar a la postre una presión internacional sobre el Perú suficiente como para arrancarle al gobierno una amnistía que deje en las calles a Abimael Guzmán y otros jerarcas terroristas, camuflados bajo la etiqueta de “presos políticos”. Y con ese propósito han aterrizado en la Argentina, aprovechando las condiciones políticas favorables que encuentran en el gobierno de Cristina Kirchner, ideológicamente afín a todo lo que huela a guerrilla y socialismo del Siglo XXI, y protector de terroristas foráneos a los que les negó la extradición. Quienes manejan el Movadef en Argentina son dos senderistas condenados por terrorismo en Perú, y tras ellos se encolumnan al menos cincuenta militantes más. Diego Rayme, que pasó algunos años en la cárcel por delitos de terrorismo, es Secretario General de la agrupación. Rolando Echarri, que tiene cuatro órdenes de captura internacional y fue detenido por la Interpol en Buenos Aires el pasado 11 de diciembre, es el encargado del Área de Propaganda. Pero además de ellos, dos jóvenes se suman como caras visibles del movimiento: Fair Quesada Trujillo, dirigente de la base de Movadef de la Universidad de Callao, fue enviado especial de la cúpula de Movadef a Buenos Aires, junto a Flor Álvarez, una reconocida apologista del terrorismo. Es dable conjeturar que Quesada Trujillo habría sido destinado a nuestro país tras haber intentado adoctrinar fallidamente a humildes pobladores de Villamar (Ancón), quienes acusándolo de “senderista”, lo amarraron a un poste y lo repudiaron públicamente espetándole que no iban “a permitir que Sendero Luminoso ingrese” a su pueblo. En Internet puede verse el video. El Movadef cuenta en Argentina con un local partidario en la ciudad porteña, decorado en su interior con un mural que ilustra el rostro del jefe terrorista Abimael Guzmán sosteniendo su puño en alto, y otro en homenaje a terroristas caídos en un motín de 1986 en Callao. Allí se realizan periódicas reuniones, se planifican los escarches contra la embajada peruana, y se organizan actividades recreativas y de formación. Existen videos en Internet que muestran a los embajadores de Venezuela y Cuba arengando en este mismo local a los militantes del Movadef. El trabajo político de los senderistas en Argentina viene cumpliendo sus primeras metas. En efecto, lograron reuniones con Madres de Plaza de Mayo −cuyos vínculos ideológicos con el terrorismo internacional siempre son noticia− y con Adolfo Pérez Esquivel, premio Nobel de la Paz frecuentemente relacionado con grupos extremistas, quien tras la reunión con Movadef escribió una carta a Ollanta Humala pidiéndole por los “presos políticos” de Sendero Luminoso. En Internet se encuentran videos sobre estas reuniones, donde se puede identificar a Fair Quesada Trujillo y Flor Álvarez agradeciéndole enfáticamente a Pérez Esquivel su “solidaridad”, y comprometiéndose con dos madres de Plaza de Mayo a concurrir a sus actividades y marchas. Según fuentes periodísticas peruanas, Sendero Luminoso también estaría relacionándose con el contingente de militantes proto-guerrilleros que maneja Milagro Sala en el norte argentino. Asimismo, según un periodista peruano que pidió reserva de su nombre, habrían existido reuniones de Movadef con miembros de La Cámpora en Buenos Aires. Una vez más, ha quedado expuesta la ideologización de los Derechos Humanos no sólo en Argentina, sino en la región en general. En efecto, el Movadef como fachada política de Sendero Luminoso, ha reconocido de forma pública que ideológicamente se sustenta en “el marxismo, leninismo, maoísmo, pensamiento Gonzalo”, la misma doctrina que hace algunas décadas acabó con la vida de veinticinco mil peruanos. Según el informe de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación, estas ideas implicaron utilizar “de manera sistemática y masiva métodos de extrema violencia y terror sin guardar respeto a las normas básicas sobre la guerra y los derechos humanos. […] La mayor parte de víctimas de las acciones senderistas estuvieron entre campesinos o pequeñas autoridades locales y no entre miembros de las élites políticas o económicas del país”. Según investigaciones plasmadas en El libro negro del comunismo, “mil niños resultaron muertos y otros tres mil mutilados a causa de los atentados” senderistas. ¿Es aceptable considerar a los responsables de estas matanzas como “presos políticos”? ¿Es aceptable que la izquierda terrorista busque respaldo en nombre de los Derechos Humanos que siempre pisoteó? Sendero Luminoso aterrizó con éxito en la Argentina, y su labor ya ha comenzado. Mientras en Perú el repudio a éstos es total, aquí se mueven, como enseñaba el propio Mao Tse Tung, “como pez en el agua”.

domingo, 23 de diciembre de 2012

MANIPULACIÓN

LA MANIPULACIÓN SOCIAL!!! 1. La estrategia de la distracción El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las élites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes. La estrategia de la distracción es igualmente indispensable para impedir al público interesarse por los conocimientos esenciales, en el área de la ciencia, la economía, la psicología, la neurobiología y la cibernética. ”Mantener la Atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado, sin ningún tiempo para pensar; de vuelta a granja como los otros animales (cita del texto ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas)”. 2. Crear problemas y después ofrecer soluciones. Este método también es llamado “problema-reacción-solución”. Se crea un problema, una “situación” prevista para causar cierta reacción en el público, a fin de que éste sea el mandante de las medidas que se desea hacer aceptar. Por ejemplo: dejar que se desenvuelva o se intensifique la violencia urbana, u organizar atentados sangrientos, a fin de que el público sea el demandante de leyes de seguridad y políticas en perjuicio de la libertad. O también: crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales y el desmantelamiento de los servicios públicos. 3. La estrategia de la gradualidad. Para hacer que se acepte una medida inaceptable, basta aplicarla gradualmente, a cuentagotas, por años consecutivos. Es de esa manera que condiciones socioeconómicas radicalmente nuevas (neoliberalismo) fueron impuestas durante las décadas de 1980 y 1990: Estado mínimo, privatizaciones, precariedad, flexibilidad, desempleo en masa, salarios que ya no aseguran ingresos decentes, tantos cambios que hubieran provocado una revolución si hubiesen sido aplicadas de una sola vez. 4. La estrategia de diferir. Otra manera de hacer aceptar una decisión impopular es la de presentarla como “dolorosa y necesaria”, obteniendo la aceptación pública, en el momento, para una aplicación futura. Es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato. Primero, porque el esfuerzo no es empleado inmediatamente. Luego, porque el público, la masa, tiene siempre la tendencia a esperar ingenuamente que “todo irá mejorar mañana” y que el sacrificio exigido podrá ser evitado. Esto da más tiempo al público para acostumbrarse a la idea del cambio y de aceptarla con resignación cuando llegue el momento. 5. Dirigirse al público como criaturas de poca edad. La mayoría de la publicidad dirigida al gran público utiliza discurso, argumentos, personajes y entonación particularmente infantiles, muchas veces próximos a la debilidad, como si el espectador fuese una criatura de poca edad o un deficiente mental. Cuanto más se intente buscar engañar al espectador, más se tiende a adoptar un tono infantilizante. Por qué? “Si uno se dirige a una persona como si ella tuviese la edad de 12 años o menos, entonces, en razón de la sugestionabilidad, ella tenderá, con cierta probabilidad, a una respuesta o reacción también desprovista de un sentido crítico como la de una persona de 12 años o menos de edad (ver “Armas silenciosas para guerras tranquilas”)”. 6. Utilizar el aspecto emocional mucho más que la reflexión. Hacer uso del aspecto emocional es una técnica clásica para causar un corto circuito en el análisis racional, y finalmente al sentido critico de los individuos. Por otra parte, la utilización del registro emocional permite abrir la puerta de acceso al inconsciente para implantar o injertar ideas, deseos, miedos y temores, compulsiones, o inducir comportamientos… 7. Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad. Hacer que el público sea incapaz de comprender las tecnologías y los métodos utilizados para su control y su esclavitud. “La calidad de la educación dada a las clases sociales inferiores debe ser la más pobre y mediocre posible, de forma que la distancia de la ignorancia que planea entre las clases inferiores y las clases sociales superiores sea y permanezca imposible de alcanzar para las clases inferiores (ver ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas)”. 8. Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad. Promover al público a creer que es moda el hecho de ser estúpido, vulgar e inculto… 9. Reforzar la autoculpabilidad. Hacer creer al individuo que es solamente él el culpable por su propia desgracia, por causa de la insuficiencia de su inteligencia, de sus capacidades, o de sus esfuerzos. Así, en lugar de rebelarse contra el sistema económico, el individuo se auto desvalida y se culpa, lo que genera un estado depresivo, uno de cuyos efectos es la inhibición de su acción. Y, sin acción, no hay revolución! 10. Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen. En el transcurso de los últimos 50 años, los avances acelerados de la ciencia han generado una creciente brecha entre los conocimientos del público y aquellos poseídos y utilizados por las élites dominantes. Gracias a la biología, la neurobiología y la psicología aplicada, el “sistema” ha disfrutado de un conocimiento avanzado del ser humano, tanto de forma física como psicológicamente. El sistema ha conseguido conocer mejor al individuo común de lo que él se conoce a sí mismo. Esto significa que, en la mayoría de los casos, el sistema ejerce un control mayor y un gran poder sobre los individuos, mayor que el de los individuos sobre sí mismos. “

sábado, 22 de diciembre de 2012

SAQUEOS

COMENTARIOS Y CAUSAS DE LOS SAQUEOS Los saqueadores involuntarios EL GOBIERNO ENTRAMPADO ENTRE LA HIPOCRESÍA Y LA IDEOLOGÍA Los saqueadores involuntarios Los saqueadores involuntarios En un artículo de ayer bromeábamos un poco acerca de Sergio Berni y la intencionalidad de los saqueos. Hoy no hay margen para bromas. La situación reclama seriedad. Ya contabilizamos 10 provincias con saqueos y esto es un claro efecto rebote del Barilochazo. La fábrica de marginales La Argentina está llena de marginales. Gente, como vos y como yo, pero que desde hace ya varias generaciones vienen desheredados, desangelados, usados políticamente para que los delincuentes puedan robar desde el estado. Y electoralmente Legitimados. Con foros y carnet. Los vemos en los asentamientos precarios, que han crecido exponencialmente en los últimos 20 años. Los vemos colgados del ferrocarril rumbo a la changa que puede poner algo en el plato. De una noche. Gente sin mañana, sin "dentro de un rato", siquiera. Los vemos deambulando por ciudades, perdidos, ausentes, pidiendo una porción de pizza en las veredas, mitad con la actitud desafiante del que nada tiene por perder. Los chicos que hace 30 años te pedían que les compres una porción de pizza son los grandes que hoy, que con 40, te vuelven a pedir lo mismo. Pero vienen con los hijos y los nietos. Necesitan una grande. No hay asunto, esto es así. Los vemos durmiendo en las calles. Orinando donde se pueda, con el carro del cartonero, versión moderna de la vieja bolsa de arpillera del ciruja. Los vemos también delinquiendo, sin poder comprender cómo es que lo hacen con tanta impunidad. ¿Y por qué no lo harían? ¿Si es casi nulo lo que arriesgan? Apenas la vida. Los vemos en el círculo de la drogadicción. En esa esfera siniestra de vender para consumir. De consumir para seguir un día más. Recomenzando. Y, ¿sabés qué? Uno no está acá para juzgarlos. Al menos no quien perpetra este articulito. Simplemente están ahí, y son millones. Muchos de ellos han salido a conseguir lo que no tienen. Por sus medios. Los de ellos. Los que conocen. Cometen delitos. Eligen qué llevarse. Indignan por las teles y el vino… Todas las vacas son tuyas: Pero son saqueadores involuntarios. No saben, no entienden, no pueden. No tuvieron, no accedieron, simplemente nacieron y estuvieron ahí. Son diferentes porque se los concibió diferentes. Fabricamos pobres, importamos pobres, y los mantenemos ignorantes. Una fórmula letal para cualquier país. Son los marginales de 2001, y sus hijos, militarmente aglutinados en movimientos piqueteros y organizaciones barriales que no eran otra cosa que la organización de la miseria. Para que algunos vivillos, hoy con carnet, volvieran a aprovecharse de ellos. Néstor Kirchner le ha legado a su esposa la tormenta perfecta. Millones de pobres, rehenes de planes sociales, pendiendo de la delgada soga de la bonanza económica. Ya pretérita. Entre el garantismo y la hipocresía El garantismo es un dilema que, en Argentina, la izquierda no tiene forma de dilucidar. Mitad por limitación ideológica, porque consideran al delincuente una víctima del sistema. No sin razón. Aunque el sistema ya sean “ellos”. Que gobiernan desde hace una década y que escrituraron, a su nombre, la Nación. Mitad por desidia y desinterés. Porque, además, son inmorales. La cosa es que el que entra sale al día siguiente, y el delincuente no es tal cosa hasta que delinque. El saqueador no es saqueador hasta que sale con el botín. Pero el garantismo ni siquiera allí lo para. Esa es su falla. Kirchner era un ladrón astuto. Un político. Quizá más atrevido. De los que en lugar de tres gallinas, se llevan el gallinero entero, junto con el jardín y con la casa. Muerto el ladrón, Cristina hizo lo único que podía hacer. Rodearse de gente tan absurda como ella. Toda gente que se ha quedado entrampada entre la ideología y el dinero. Girando inútilmente hacia la nada. Porque constituyen un oxímoron. Son de River y de Boca al mismo tiempo. Y no se puede. Predican la revolución pero depositan en Cayman Islands. Aman su boato pero lo exhiben obscenamente ante los que ni comen. Nunca supieron cómo escaparse de esa trampa. Yo lo veo a Abal Medina y, luego del terror, siento algo de pena. Porque es su padre pretendiendo ser su tío. Otro oxímoron. Pero no creas que es solamente hipocresía. Es, también, haber sostenido una ideología opuesta a la vida que llevaron. Y a todo lo que robaron. Son veteranos de la vida, con cerebro adolescente. Muchachos viejos. Y amorales. Kirchner sabía que estaba estafando al mundo. Cristina se cree que de verdad está haciendo una revolución. Y ahí está el grave problema. "Cualquiera hace socialismo con plata ajena" dijo la presidente hace unos días. Y se lo creía. Nunca advirtió que estaba hablando de sí misma. De la 1050. De los Fondos de Santa Cruz. De los retornos de los subsidios. De la narcosolidaridad bolivariana. Esa es la trampa que entrampa al gobierno todo, y guillotina a la República. El gobierno se tomó en serio la sanata de Néstor. Y el tuerto se murió sin avivarlos. Y entonces…. Vos estás en tu derecho de decirles negros de mierda, o, por la opuesta, de comprender cómo son y por qué hacen lo que hacen. Yo tengo tanto de izquierda revolucionaria como De la Rúa de audaz. Creéme. Pero está claro que, a esta gente, el régimen kirchnerista (que terminó en el 2010), la utilizó durante una década. Rehenes electorales de Néstor Kirchner durante 7 años. Vasallos de una reinecilla absurda por 5 más. A estas alturas está claro que al país no le hacía falta Cristina Kirchner. Los apaciguaron con planes y promesas. Les mintieron sistemáticamente hasta la obscenidad. Cada “solución habitacional o educativa” era multiplicada hasta el infinito, las propagandas de Fútbol para Todos les mostraban que en realidad estaban viviendo una vida maravillosa, y los tipos se miraban entre ellos, en la casita, necesitando creer que era verdad. Con 100 de salame. Para los 6. El ministerio de propaganda oficialista sembró tanto falso relato entre la gente que hoy día los propios kirchneristas (los que quedan) no entienden de dónde sale toda esta gente que, simplemente, va y se lleva lo que se quiere llevar. A como dé. Verbitsky, Victor Hugo,678, son Los Salieris De Goebbels. Pero, ¿sabés qué? Ellos siempre estuvieron allí. Prolijamente ocultos por el Indec. Generosamente multiplicados por las planos cortos de las cámaras de Grosman, en los actos. Sistemáticamente engañados por Cristina Fernández cuando lloraba al reinaugurar las piletas de Ezeiza y les contaba que el criadero de chanchos de San Luis era una epopeya histórica, o cada vez que anunciaba algunos nuevos centenares de miles de créditos para viviendas que jamás llegarían. Siempre invocándolo a “Él”. Un santo que de muerto hizo lo mismo que en vida: defraudó a todos sus devotos. Obscenamente manipulados para subir al micro atándole el choripan delante de las narices, como la zanahoria al burro. Ojo que no han salido a hacer una revolución; ojo que según se den las cartas hasta es posible que, incluso, la vuelvan a votar (perdón por ese aterrador segmento). Ojo que esto no significa nada determinante. Aún. Pero está claro que, otra vez, un sector de la población se hartó de estar harto. Primero fue la clase media alta, luego el campo, luego la clase media completa, desde el empleado al gerente, luego los trabajadores sindicalizados, y ahora los más pobres. Cada uno a su manera salió a la calle. Y creo que, a estas horas, todos tenemos las mismas incógnitas. ¿Quién arregla esto? ¿Cómo se arregla esto? ¿Cuándo se arregla esto? Cristina Fernández ya ha tenido su 1 a 1, su corralito, su huelga, su ajuste, y sus saqueos. Pero está sumando demasiados muertos. Los del Indoamericano, nunca contados eficientemente, los de las comunidades indígenas baleados por el feudalismo, los de la inseguridad, y ahora está teniendo sus muertos en ocasiones de saqueos. Está teniendo su propio apocalipsis y, creo, alguien debería hacerle entender que no hace falta llegar al 2001. Que a veces hay que saber bajarse del caballo si se está conduciendo el ejército al abismo. Sean sus consejeros, sea la oposición si es que alguna vez piensa ponerse de pie de forma adulta, o sea un profesional de la salud, que la aconseje bien. Alguien debe impedir que repitamos nuestras peores historias. Por la vía que sea. Y luego, pacificar. Fabián Ferrante

miércoles, 19 de diciembre de 2012

LA FOTO

La foto opositora y la gran película kirchnerista Por JUAN SALINAS BOHIL Los opositores con representación parlamentaria posaron en una nueva foto por y para la justicia independiente. Antes fueron encandilados por los flashes cuando argumentaron estar en contra de la reforma de la Constitución , es decir, por la posibilidad de que los Kirchner tuvieran su cuarto mandato consecutivo. Les encanta sacarse fotos. Mientras, la Presidente , con todo el dinero de los contribuyentes en su poder, filma que te filma a su antojo el guión que desea, al tiempo que dice sentirse atacada por todos (y todas). La marea opositora asegura que se encuentra enferma y sufre repentinos ataques de vaya a saberse qué cosa. Otros, que con Él (con el marido, al que en forma constante invoca al hablar en actos públicos) la situación hubiese sido distinta porque al parecer de los detractores tenía más cintura política, más sapiencia, que le dicen. Es extraño. Los hombres que han ocupado el sillón de Rivadavia en esta nueva época democrática se han equivocado pero nunca fueron tildados de desequilibrados e inexpertos: las mujeres sí. Todo muy machista. Bueno, hay épocas y épocas, ahora, cuando las panzas de sus mujeres comienzan a crecer dicen "estar embarazados": "Aramos, dijo el mosquito". No se ve bien enfermar a quien no lo está o a quien no puede ni debe estarlo por la responsabilidad de su cargo. Aunque como mujer el luto le sienta bien, la Presidente es plenamente responsable de sus dichos y actos: y la de sus funcionarios y aduladores. Semejante catarata de tropelías, amenazas, persecuciones, insultos, delirios, delaciones y escamoteos públicos que se desatan desde los despachos oficiales no podrían darse si no existiese un sistemático plan de bajada piramidal desde lo más alto del Poder. La única diferencia -la gran diferencia- con el mandato de Néstor Kirchner es que hoy falta el dinero público que abundaba en esa época. Lo demás es para una tribuna ávida de noticias opositoras vía reenvíos de Internet. El matrimonio ha librado y libra sus guerras particulares en todos los frentes. Cuantas más y si son al mismo tiempo, mejor. Le sobra energía. Y curiosamente, salvo la jerarquía eclesiástica, todos sus enemigos han sido aliados cuando no complacientes socios prontuariados de su despotismo. Fueron empresarios, sindicalistas, periodistas, legisladores, gobernadores, intendentes, jueces, deportistas, artistas y una interminable lista de nunca acabar. Quedan fuera de esta nómina los llamados "intelectuales", una reciente especie de aplaudidores seriales de lo obvio como Feinmann, González o Foster, que nunca podrán mudar a opositores porque es evidente que necesitan del combustible estatal para sobrevivir. Pero al kirchnerismo no le quedan nuevo enemigos con quien entablar batallas. Y ahí radica el problema. Cuando la situación económica se vuelva más tensa, afilará sus garras para destriparse a sí mismo. Antes de eso hará el mayor daño posible incluso, a quienes de buena fe han creído en él. Su épica contra y con CLARÍN le ayuda a ocultar sus enormes problemas de gestión (como si hubiesen llegado al gobierno para gestionar), ayudado por la ineficiencia de "opositores" tan ineficientes que lo único a que atinan es a aumentar monumentalmente los impuestos como única manera de sobrevivir. El "modelo nacional y popular con inclusión social" está decrépito, falto de energía, con cortes, slow. Pero nació así. Qué se le va a hacer. 50 años tarde. Y si hoy la Presidente se pelea con todos y acusa a quienes no acatan sus órdenes de que han tomado los fierros ("Cuando a algunos les fallan los fierros mediáticos intentan construir fierros judiciales para poder tumbar", dijo), la cita no es extemporánea. Sabe de qué habla, porque antes de ser una "exitosa abogada" como se pavonea, integró, colaboró o simpatizó con organizaciones que usaban fierros para matar, secuestrar e imponer una dictadura castrocomunista en Argentina durante gobiernos civiles y militares antes, durante y después del tercer gobierno de Juan Domingo Perón. De manera que, al haber colgado el cuadro del Che Guevara en la Casa de Gobierno, no hizo más que ser fiel a su ideología y hacer trizas la teoría de Fukuyama. Es todo un logro. Dijo también que a sus políticas las ha defendido desde que tiene 16 años. Claro, el mundo no ha cambiado. Los taxis son Siam Di Tella, el tranvía cuesta 10 centavos, Pugliese toca esta noche en el Club Comunicaciones, estamos en plena Guerra Fría y nos adoctrinamos, recibimos instrucción militar y llevamos el dinero de nuestros secuestros a Cuba. La revolución recién comienza. Y no es una película. Lea además: ¿Debe la Corte respetar la "Voluntad popular" http://wwaw.correodebuenosaires.com.ar/nota.asp?idnota=713 Ante el apriete de Macri a administradores y consorcistas http://www.correodebuenosaires.com.ar/nota.asp?idnota=714

martes, 18 de diciembre de 2012

PA QUE APRENDAN

“Ninguna fuerza doma, ningún tiempo consume, ningún mérito iguala el nombre de la libertad”. Nicolás Maquiavelo. Esta semana ha sido pródiga en lecciones, de esas que el kirchnerismo imparte a la infantil oposición desde hace años, sin que ésta consiga entender “por dónde vienen los tiros”, como dicen en España. Año tras año, y a pesar de la innegable bonanza que acompañó a don Néstor (q.e.p.d.) y a los primeros tiempos de su heredera, los desorientados legisladores elegidos por quienes no queremos saber nada con el absolutismo ni con la falta de República, continúan aprobando la “emergencia económica”. Diez años después, no han descubierto, al parecer, que la Casa Rosada la utiliza para apropiarse de los excedentes que el Presupuesto dibujado deja al margen del control parlamentario, amén de facultar al Jefe de Gabinete a reasignar partidas, es decir, a ignorar qué se aprobó en el Congreso. Tampoco se inmutan –es más, los legisladores provinciales acompañan, muchísimas veces, proyectos que van en contra de los intereses concretos de la ciudadanía de sus distritos, tal como ha hecho PC Heller con los depósitos judiciales del Banco Ciudad- cuando la bancada oficialista se niega a discutir la restitución de los fondos jubilatorios de los que ilegalmente continúa apropiándose el Poder Ejecutivo nacional a pesar de haber disuelto las AFJP’s y confiscado los ahorros de los particulares. Incapaces de ver más allá de sus narices, no perciben la fuerza de la herramienta que colocan en manos de doña Cristina para que ésta asfixie a los gobernadores díscolos. No parece impresionarlos, por cierto, cómo usa la tan ponderada Ley de Medios Audiovisuales para su guerra privada contra Clarín, mientras se ha permitido constituir un imperio multimediático y concentrado infinitamente más grande que el timonea don Magnetto, ya que esos congresistas no ejercen, siquiera, la virtud de la autocrítica. Si bien lograron pararse de manos cuando el Gobierno intentó, con una desmesurada cara de piedra, imponer a don Reposo como Procurador General de la Nación, ya que hubieran sido también ellos arrastrados al ridículo, permitieron que se encaramara a ese vital sillón doña Gils Carbó. Pese a que ésta rápidamente exhibió las uñas con las que piensa defender las posturas del oficialismo frente al Poder Judicial y se mostró digna integrante de la banda de cegados y genuflexos fieles de doña Cristina, los que la aceptaron en nombre de sus innegables pergaminos académicos tampoco hicieron un mea culpa. Las encuestas, en general, se hacen eco de esa ingenuidad y esa desaprensión que han caracterizado, al menos hasta hace un mes, la conducta de los opositores, a punto tal que ninguno de ellos, ninguno, ha podido capitalizar el imparable derrumbe de la imagen de la señora Presidente. Ha habido, sin embargo, algunos hechos sumamente positivos, como fueron los compromisos asumidos por los senadores y diputados para no permitir la reforma de la Constitución –que deberemos exigir se extienda a todos los pre-candidatos que pretendan resultar elegidos en las legislativas de 2013, para no llevarnos sorpresas posteriores- y el acuerdo de todos los partidos en defensa de la República, sin que ello constituya, por el momento, un frente electoral. Es que no podía ser menos, ante el desaforado ataque –con todas las letras, un verdadero golpe de Estado- que está llevando a cabo el oficialismo a través de esos mamarrachos a los que ha elegido como voceros contra el Poder Judicial, se constituyó un monolítico frente de todas las asociaciones de jueces y fiscales, que firmaron de un grave pronunciamiento condenatorio. . Doña Cristina reaccionó como no cabía esperar de otra manera, es decir, intentando dividirlo. Así, convocó a sus leales, por convencidos o comprados, a suscribir una ridícula declaración con la que pretendieron negar la existencia de ilegales presiones sobre los magistrados. La premura en avanzar con esa increíble ridiculez -especialmente después de los aprietes a un camarista contra el que se usó la condición de militar retirado para hacerlo renunciar o de la recusación masiva de la Cámara Civil y Comercial Federal- y la habitual torpeza que despliega el oficialismo en estos menesteres –basta recordar los falsos mineros llanos de las teleconferencias presidenciales- hizo que se incluyera entre los firmantes a un abogado que invocó ser juez pese a no revestir tal condición, que ya ha sido denunciado penalmente por ello. Mañana, la CGT Azopardo, la CGT Azul y Blanco, la CTA opositora, la Federación Agraria, el Partido Radical, los jubilados, además de distintas organizaciones sociales que han elegido protestar por la inflación, que ha carcomido mortalmente los salarios informales y los subsidios, y las clases medias, heridas por la inseguridad a la que nadie ya percibe como una “sensación”, se manifestarán en Plaza de Mayo, ratificando que han tomado el control de la calle. Un ámbito que, cada vez más frecuentemente, se está convirtiendo en inhóspito para los funcionarios más connotados de esta administración y de todos los poderes, que ya no pueden almorzar, viajar o asistir a eventos deportivos sin que la sociedad entera les haga sentir su repulsa: Anillito Oyarbide, Guita-rrita Boudou, el Pendeviejo Kiciloff, Patotín Moreno y varios más ya pueden dar testimonio de ello. La viuda de Kirchner ha cosechado efímeros triunfos estos días, con la revocatoria de la Cámara de Nueva York al fallo de Griesa, la sentencia del Juez Alfonso en la “causa Clarín” y la orden de devolver la fragata, impartida por el Tribunal Internacional del Mar. Lamentablemente para ella, ninguna se produjo en tiempo apto para mejorar su alicaída imagen. En los próximos días, deberá batallar en terrenos más complicados, pues no sólo enfrentará la manifestación del miércoles sino que, la semana próxima, seguramente la perseguida Cámara devolverá la vigencia a la medida cautelar que protege a Clarín de los embates de Sanatella, el 28 deberá ofrecer alguna solución al problema de los holdouts y, en enero, el FMI puede bajarle el pulgar al país por la falsificación de las estadísticas. Me parece que no exagero si pronostico que, en pleno verano, se producirá un serio conflicto con los bomberos y los boy-scouts, las únicas “corpos” que, hasta ahora, se han salvado de los punzantes ataques que han llegado desde el atril presidencial para el resto de la sociedad, se tratara de piquetes de la abundancia, de generales mediáticos, de fierros judiciales, de medios conspiradores y golpistas, de estudiantes privilegiados de Harvard, de jubilados caranchos, de sindicalistas traidores a la causa obrera o, simplemente, de ciudadanos que pretenden conservar sus libertades individuales de elegir, de informarse y de ser gobernados por tres poderes del Estado, de igual rango e independientes entre sí. En pocos días, y sin que ello implique nada más que una fecha en el calendario, llegaremos a fin de un año y entraremos en el siguiente que, signado por muchas elecciones legislativas, seguramente hará que la risueña Marcó del Pont haga cumplir horas extras al personal de la Casa de la Moneda y de la intervenida Ciccone. Que ello, con seguridad, implique mayor inflación, no parece ser un problema para doña Cristina. Bs.As., 18 Dic 12 Enrique Guillermo Avogadro

lunes, 17 de diciembre de 2012

REVISAR BIENES

TEMEN REVISAR BIENES DE FUNCIONARIOS EL RÉGIMEN TEME QUE REVISEN LOS BIENES DE SUS FUNCIONARIOS LADRONES... El Gobierno suspendió la posibilidad de conocer qué propiedades tienen a su nombre los funcionarios. La respuesta oficial del Ministerio de Justicia a PERFIL fue que “se busca proteger los datos personales”. En el Registro de la Propiedad Inmueble de Capital Federal dijeron a este diario que la decisión se tomó “porque algunos periodistas consultaban las propiedades de algunos funcionarios, especialmente del vicepresidente”, Amado Boudou. No hay ninguna resolución formal, pero desde hace dos meses el Registro, que depende de Justicia de la Nación, decidió suspender las consultas al Indice de Titularidad (Sicoit), un registro on line donde podía consultarse las propiedades a nombre de una persona. PERFIL intentó realizar el trámite en dos oportunidades, pero los funcionarios del Registro se negaron a otorgarlo. Pero la suspensión no corre sólo para periodistas sino para todo el público, incluidos estudios jurídicos y escribanos. “La orden es que no se reciben más estos trámites”, confió una fuente del Registro de la Propiedad. “Tuvimos que dejar que todos los que tenían créditos para trámites pendientes –es decir, quienes ya habían abonado consultas– los gastaran y luego suspender la compra de créditos para realizar más trámites”, aseguró un miembro del Registro. “La idea es reformular el sistema de consulta on line”, explicó, como justificación por la falta de información que se le brinda a los periodistas. “Ahora sólo es posible consultar qué inmuebles tiene una persona a su nombre haciendo otro trámite más largo y costoso en el cual hay que explicitar para qué se solicita la información. Es decir, se ponen más impedimentos para que se pueda investigar el patrimonio de un funcionario en función de los bienes que declara a su nombre, o de eventuales “socios”. “Si el objetivo del solicitante no viola la ley de datos personales, entonces el Registro de la Propiedad Inmueble entregará la información”, confió una fuente oficial. La negativa, instrumentada por el Gobierno, va contra el derecho al acceso a la información pública. PERFIL intentó conocer la explicación del director del Registro, pero no obtuvo respuesta. Prohíben consultar qué propiedades tienen los funcionarios

domingo, 16 de diciembre de 2012

FALSOS AXIOMAS

Por:Carlos Berro Madero Los malos políticos no encuentran siempre a mano con facilidad lo que necesitan para justificar los errores que cometen. Una vez que arriban al gobierno, son dominados por su impaciencia mesiánica y sin el menor deseo de aguardar que los demás comprendan sus conclusiones “filosóficas”, fingen creer en la realidad que han inventado, tratando de montarse sobre meras creaciones de su voluntad personal. De tanto buscar atajos para imponer sus ideas a los demás, llegan a “alucinarse” a sí mismos, mientras sientan proposiciones que decretan como “universales”. Esto da lugar a la creación de falsos axiomas que cimientan su pensamiento extravagante, sostén de algunos juicios disparatados que los obligan a poner en marcha perversos mecanismos de presión para imponerse a los demás. Todo nace de su desconocimiento ex profeso de la esencia “natural” de las cosas, que constituye habitualmente el blanco de ataque de los “falsificadores”. Así construyeron los Kirchner su andamiaje político. Cristina, particularmente, ha exacerbado esta conducta hasta el delirio. La hora del ocaso parece estarles llegando justo en el momento en que confiaban, cebados, que la ligereza de sus proposiciones sería inadvertida y pretendían subir la apuesta. Durante todos estos años, aplicaron sus esfuerzos para propalar términos sin definición -como el hoy ya famoso “vamos por todo”-, y toda suerte de suposiciones gratuitas, basadas en la lógica amigo-enemigo, con la pretensión de imponer una “doctrina” que pregonó “bondades” que jamás tuvieron lugar. Todo esto los está echando afuera de la ciudadela construida para permanecer por mucho tiempo en el poder, porque en la vida siempre hay algún descontento más inquieto que otro que decide finalmente sacudir su cabeza y “hacer punta” rebelándose contra ciertos pensamientos gaseosos de cimientos endebles. En nuestro caso, aparecieron las espontáneas convocatorias multitudinarias del 13S y el 8N. Luego, ha sido la justicia quien lo ha hecho “institucionalmente”. Quizá porque Cristina le sirvió en bandeja sus deshilachados caprichos “imperiales”, absolutamente incompatibles con los principios del derecho. Un juez, en efecto, no puede admitir en sus dictámenes la vigencia de pensamientos retóricos, porque la esencia de su función es trabajar la resolución de los casos sometidos a su análisis por medio de formulaciones precisas, basadas en textos aprobados y editados como leyes. Para él no bastan las explicaciones endebles propuestas por falsos axiomas que pretenden sostener conceptos nubosos, plagados de inconsistencias. La ley es siempre objetiva. Quien ejerce la magistratura, juzga de acuerdo con los hechos, las pruebas y los textos que estipulan claramente la calificación apropiada de ciertas cuestiones sometidas a su arbitrio. El juzgador no puede ni debe tomar en cuenta fantasías de quien le asegura que al darle la razón proveería, supuestamente, una mejor vida para la gente. La ley, es la ley. Cuando la justicia dice que algo es o no es de una u otra manera, está formulando una sentencia basada en ella y por extensión en el sentido común. No en la voluntad de quien pretende indicarle cómo fallar en forma improcedente. La Corte Suprema de Justicia ha dado un ejemplo al rechazar un recurso “per saltum” elevado en forma irregular por el kirchnerismo para avanzar rápidamente sus pretensiones de “aniquilar” al grupo Clarín, adelantando los tiempos establecidos para juzgar la eventual pertinencia de la medida cautelar que mantiene en suspenso la inconstitucionalidad de dos artículos de la Ley de Medios, que se hallan todavía en estudio por el Juez de primera instancia. Al hacerlo, ha recordado a todos, que cuando se pretende definir la existencia de una cosa, debe evitarse sostenerla sobre proposiciones axiomáticas sobre los que no puede nacer jamás derecho alguno. Observando la precipitación de ciertos acontecimientos, no resulta aventurado conjeturar que veremos caer en el futuro próximo otras falsedades del gobierno del mismo origen, que no se sostienen por sí mismas. Siempre hay un primer eslabón al comienzo de una cadena.

sábado, 15 de diciembre de 2012

LIBERTAD DE PRENSA

La Presidente ordenó festejar el fallo contra la "libertad de prensa" como si fuera definitivo dice la noticia. No hay ningún motivo para festejar. Un juez falló como quería el gobierno y aceptó las presiones del ejecutivo, sus funcionarios y hasta de un diputado K. Ahora resolverá la Corte. La democracia no ha triunfado, el único que hasta aqui ha ganado es la intolerancia, el autoritarismo y la fobia a libertad de prensa como a todo grupo cuyo pensamiento se diferencie del relato único de un gobierno alejado de toda lógica. Terminará resolviendo la Corte que se verá nuevamente presionada por el ejecutivo. No espero nada de nadie ni creo en las instituciones argentinas pero sería positivo e importante para el futuro del país que la Corte falllara, NO A FAVOR de Clarín sino a favor de LA LIBERTAD DE PRENSA QUE ES LA QUE EL GOBIERNO QUIERE VULNERAR Y ELIMINAR. Alejandro Olmedo Zumarán. olmedozumaran@hotmail.com

viernes, 14 de diciembre de 2012

CAMALEONES

Por: Enrique Piragini Cuando ahora al kirchnerismo no le conviene lo que hacen algunos jueces que fallan adversamente a sus pretensiones, como es evidente en los últimos capítulos de la novela GOBIERNO VS. GRUPO CLARIN, se advierte un giro de 180 grados en su apreciación del Poder Judicial. En su último discurso la presidente de la nación habla de “democratizar la justicia”, pretendiendo así denostar y denigrar a ese Poder Judicial que otrora, a través de algunos jueces genuflexos, o atemorizados, bendijo a la asociación ilícita que comandaba junto al ausente con presunción de fallecimiento NCK, librándolos de compromisos con la ley. Viene al caso señalar, una vez más, el vergonzoso sobreseimiento del matrimonio cleptómano en la causa que por enriquecimiento ilícito les promoví y que prestamente el juez federal Norberto OYARBIDE cerró sin verificar las inconsistencias de las declaraciones juradas que fueran detectadas por parte de los peritos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Vale recordar que tampoco apelaron dicho pronunciamiento los fiscales TAIANO y NOAILLES. Para la Reina de Tolosa siempre fueron excelentes los fallos que absolvieron a sus súcubos, ya sea respecto del ex Secretario de Medios Enrique “Pepe” ALBISTUR, como los pronunciamientos del juez Claudio BONADIO al sobreseer a los cuatro secretarios privados del matrimonio regente en las causas que también por enriquecimiento ilícito les promoví. Que el juez Sergio TORRES todavía mantenga cajoneada la causa que le inicié por enriquecimiento patrimonial al verdadero Señor 5, Paco LARCHER (quien desde la ex SIDE brinda jugosa información comprometedora de opositores y críticos del “modelo”), implica que por ahora se lo considere como un excelente miembro de ese Poder Judicial que se ha tornado enemigo. Ni qué decir del aletargado y amañado proceso judicial que involucra a Ricardo JAIME ni de la sistemática desestimación de mis denuncias por los más diversos hechos de corrupción de funcionarios enriquecidos en la función pública y la falta de voluntad para investigar por parte de muchos fiscales y jueces sometidos al poder KK. Sin embargo, cuando la presidente hoy dijo que algunos jueces se rinden ante el poder del dinero, pretendiendo sugerir esa posibilidad en la absolución de los 13 imputados por la desaparición de Marita VERON, admite que ella también se habría de beneficiar por las presiones que ejerce su poder y su inconmensurable patrimonio. Sabedora, la Regente, que únicamente el Poder Judicial puede poner coto a sus megalómanas aspiraciones, rápida para reaccionar hoy se montó sobre el sorprendente fallo absolutorio dictado por el tribunal tucumano y salió “con los tapones de punta” contra todos los jueces. Seguramente ahora pretenderá que se instale el juicio por jurados para distraer a la opinión pública, pero seguramente el proyecto que enviará a la Escribanía en que se ha convertido el Congreso Nacional, y será aprobado de inmediato por la mayoría kirchnerista sumada a la cooptación y paralelo aniquilamiento de la “oposición” ese mecanismo sería limitado a delitos muy graves relacionados con asaltos, violaciones y homicidios, dejando a salvo los fraudes y demás delitos cometidos por funcionarios públicos, así como en su momento fueron beneficiados los miembros de la casta política con la restricción y acortamiento de los plazos de prescripción de la acción penal que les garantizara impunidad absoluta, lo cual fue consumado en épocas de pleno receso de verano. El kirchnerato hoy quiere instalar la idea de una supuesta Dictadura Judicial, destruyendo así los últimos vestigios de racionalidad y poniendo de manifiesto que la apariencia de Democracia no puede ocultar el Comunismo destructor de nuestra idiosincrasia, minando las bases fundamentales de la República. Jamás en la Historia argentina existió tal grado de brutalidad y antagonismo del Poder Ejecutivo hacia los demás poderes. Se rompieron todos los códigos y se destruyeron todos los límites, lo que facilitará que el fraude electoral permita en 2013 aumentar los escaños de diputados y senadores que declaren la necesidad de la reforma constitucional con reelección presidencial indefinida y que en 2015 se imponga por más del 55% la Cristina Eterna anticipada por la kamaleónika Diana KONTI.

jueves, 13 de diciembre de 2012

K TRAS K

K-TRAS-K Por Nicolás Márquez El oficialismo culmina el año 2012 de la peor manera posible: escándalos de corrupción, cacerolazos mega-masivos, embargo de la Fragata Libertad, paro nacional de la CGT y el sonoro naufragio del “7 D”, el cual le puso el moño negro al cúmulo de fracasos y tropiezos que Cristina Kirchner y la camarilla que lo secunda viene protagonizando y padeciendo sine die. A pesar de este último “resbalón” (el del “7D”), cómo el “festival” del frustrado festejo ya estaba programado y contratado, centenares de micros colmados de beneficiarios de planes sociales fueron arrastrados a Plaza de Mayo para escuchar una desaforada arenga de Cristina Kirchner, cuyo exaltado estado de ánimo no pudo ni supo disimular. Obviamente, para que el evento tuviese algún atractivo, a modo de sonajero montaron un redundante recital de rock and roll protagonizado por un aletargado Charly García y el millonario paraestatal Fito Páez, quienes fueron los encargados de espetar sus respectivos ladridos en la kermesse nacional y popular. Todo el show fue forzado y lastimoso. Encima, Cristina tras amedrentar expresamente a la CSJN durante su alocución, exactamente al día siguiente, la misma Corte agredida, lejos de amilanarse por los denuestos se dio el lujo de rechazar ipso facto el per saltum entablado por el régimen para derrumbar la medida cautelar oportunamente interpuesta por el Grupo Clarín. ¿A qué obedece tamaña insumisión en un país habitualmente colmado de jueces alcahuetes y obsecuentes?. Ocurre que en las republiquetas populistas como la Argentina actual, las instituciones son de utilería. Luego, cuanto más fuerte y mayor consenso tiene el Poder Ejecutivo, de manera inversamente proporcional más débiles y maniobrables son el resto de los poderes del Estado. A contrario sensu, cuándo el poder político del Ejecutivo empieza a perder terreno, mayor vigor y autonomía empiezan a adquirir el resto de los poderes estaduales. Este automático y espontáneo mecanismo de relación de fuerzas, es el que nos explica porque el régimen de CFK no pudo imponer su ultra promocionado “7D”, pese a los ingentes esfuerzos, extorsiones, y amedrentamientos que el oficialismo puso durante gran parte del año que se nos va. “Quien no puede lo menos no puede lo más” dice un viejo aforismo popular. Vale decir, así como Cristina no supo conservar ni administrar el éxito del 54% de popularidad cosechado en octubre del 2011, tampoco supo ni sabe cómo reaccionar políticamente cuando su contexto le es adverso y hostil. Es por ello que sus últimas intervenciones y decisiones políticas no hicieron más que profundizar el empeoramiento de su imagen e ir precipitando una eventual diáspora militante y dirigencial. La Presidente ya no sólo se ha enemistado con la clase media (sin la cual es imposible ganar las elecciones venideras), sino que la central obrera, tras el exitoso paro nacional acontecido semanas atrás, ahora se permite llevar adelante una movilización en la fecha sugestiva del 19 de diciembre en un horario infrecuente para el movimiento sindical (18Hs), incentivando de esta manera a que la clase media urbana acompañe la proclama sumándose a la misma. El relato oficial nunca resistió análisis pero al menos era creíble para muchos. Ahora sigue sin resistir análisis pero cada vez es aprobado por menos clientes. Ante las muchas dificultades existentes para reformar la Constitución, todo indica que el kirchnerismo en cuanto proyecto político e ideológico, tendría fecha de vencimiento, ante lo cual deberían pactar impunidad aprobando la eventual candidatura presidencial de Daniel Scioli o morir con las botas puestas con su “ortodoxia camporista”, sometiéndose así una catástrofe electoral en octubre del 2013, lo cual haría tambalear la gobernabilidad de cara al 2015. Sin embargo, existiría una tercera vía, en el supuesto legado de que el precio de los commodities pegue un brinco extraordinario dándole oxígeno al régimen y esperanzas de continuidad, pero esta hipótesis no está en los cálculos de ningún economista serio por optimista que fuere. Descartando entonces esta tercera hipótesis cabe preguntarse: ¿cuál de los dos caminos escogerá el kirchnerismo?, ¿el del pactismo o el de la inmolación?. Sólo el curso de los acontecimientos no brindará una respuesta más concreta, aunque ya la experiencia y la casuística nos dice que los peronistas son mucho más afectos a los negociados espurios y malolientes antes que a las ofrendas épicas e impolutas

miércoles, 12 de diciembre de 2012

TAL VEZ NO SEA

Mendoza,12 de Diciembre de 2012 Arturo Jauretche en su libro “Manual de Zonceras Argentinas”, entre otras cosas, dice que “no somos zonzos nos hacen zonzos”. Tal vez no sea un libro de actualidad, pero contiene conceptos fundamentales que ayudan a despertar la conciencia nacional. Por ejemplo dice que por nuestro sistema pedagógico y la enseñanza de una historia falsificada, muchas son las zonceras que llevamos adentro, pero a medida que se las va descubriendo uno se libera. También dice que muchos no quieren enterarse de las zonceras porque es posible que pierdan su prestigio y su fuente de ingreso. Además las zonceras no se enseñan como una asignatura, están dispersamente introducidas en todas y hay que ir las entresacando, pues la pedagogía colonialista no es otra cosa que un "puzzle" de zonceras. Nuestra pedagogía esta destinada a impedir que el pensamiento nacional se elabore desde los hechos, es decir desde las comprobaciones del buen sentido. Y se hace confundir la propia prosperidad individual del dirigente con el destino nacional. Manifiesta que la pedagogía colonialista hace justificar el mesianismo, la ideología liberal y enturbia los reales problemas con interminables polémicas y de este modo, la "derecha liberal" y la "izquierda socialista" le hacen el juego a la economía colonial. Tal vez no sea que haya como cordones invisibles que atan las acciones gubernamentales pero existe como un contagio repetitivo de muchas de esas acciones. Así tenemos: Según la Zoncera n° 20 EL CANAL DE RIVADAVIA, dice que en 1826, nació en el pensamiento rivadaviano la construcción de un canal para que uniera el río Colorado (Sur de Buenos Aires) con el río Desaguadero, que corre, cuando tiene agua, entre San Luis y Mendoza… En efecto en estos tiempos modernos, vimos ese contagio, cuando se habló de llevar la Capital Federal a la Patagonia, los vuelos espaciales, el tren bala. Y nuestra mente colonialista recibió dichos anuncios con muchos aplausos. Y según en la Zoncera n° 31 "PAGARÉ AHORRANDO SOBRE EL HAMBRE Y LA SED DE LOS ARGENTINOS" manifiesta que el presidente Avellaneda dijo: “La República puede estar dividida hondamente en partidos internos pero no tiene sino un honor y un crédito, como sólo tiene un nombre y una bandera ante los pueblos extraños. Hay dos millones de argentinos que economizarán sobre su hambre y sobre su sed para responder en una situación suprema a los compromisos de nuestra fe en los mercados extranjeros". Y hoy vemos que sin decir nada se está pagando la deuda pública con “el hambre y la sed” de los jubilados. Si bien hay muchas más zonceras para analizar, se puede decir que se ha destacado a trabes de los años, que tal vez no sea que “nos hacen muy tontos” sino que tengamos mucha “viveza criolla” y nos guste vivir colonialmente, porque así, los gobernantes de turno pueden salir enriquecidos. Será por eso que cuando están en el llano dicen una cosa y cuando están gobernando hacen otra cosa. Ruben Peretti

martes, 11 de diciembre de 2012

DOS CAMPANAS

DOS CAMPANAS DE LA MISMA PROCESION Si bien son dos campanas(*) la procesión es la misma, iguales ritos, imágenes repetidas (El, el general, la abanderada de los humildes, y la pobre viuda enfrentada a todos los malos) Las mismas manadas arreadas, los mismos recorridos que expresan la rigidez mental de las paranoias esquizofrénicas, cambiar un problema por otro, en vez de resolverlo resignando soberbia y absolutismo, lo agravan duplicando la apuesta: los vicepresidentes: de Scioli a Cobos y de este a Boudou, guerra con el campo y reemplazo de la red de comercio interno por una GESTAPO de comisarios políticos, para terminar destruyendo la producción; relaciones internacionales, aerolíneas, YPF y de la ley de medios a la justicia No obstante que la fuente de la noticia es el diario El País de España o el Pravda español del grupo Prisa de íntimas relaciones con el multimedio, la exposición revela un relato en general acertado. Repárese con que simplicidad pasamos de sentenciar que un medio de comunicación cambia gobiernos con tres tapas a que lo mimo hace la justicia con tres sentencias, a este paso llegaremos a que un policía con tres pitidos de su silbato cambie un gobierno; claramente el problema no es la prensa, la justicia o la policía es la inconsistencia de los gobiernos que no representan a nadie, aunque alguna vez los haya votado el 100% Está en la historia publicada ayer, la legitimidad y autoridad se ganan cada día o desaparecen no se compran ni con todo el oro del mundo, no se heredan, ni las otorga una urna condicionada por mil trampas. Cuando se dice no hay solución hasta que se desintegren y desaparezcan todas las alternativas en oferta no se lo dice como expresión de deseos sino teniendo vívidamente presentes estas realidades objetivas. (*) Dos campanas http://www.perfil.com/contenidos/2012/12/10/noticia_0005.html

lunes, 10 de diciembre de 2012

LOGORREA

LOGORREA Locuacidad exagerada, flujo verbal inagotable y desordenado. Se manifiesta sobre todo en los estados maníacos y, en ocasiones, en algunas afasias sensoriales. También aparece en las intoxicaciones por algunas sustancias psicoactivas (alcohol, cocaína), especialmente en sus momentos inicia [http://site.informadorpublico.com/wp-content/uploads/2012/01/cristina_fernndez_en_acto_mayo_2011.jpg CTRL + clic para seguir el vínculo] A raíz de una columna publicada recientemente por Joaquín Morales Solá en La Nación , el Dr. Juan Carlos Fustinoni envió la siguiente carta, que contiene un verdadero diagnóstico de la presidente: “Interesante enfoque que circuló entre los egresados de la Unidad Hospitalaria de la 4ta Cátedra de Semiología del Hospital de Clínicas. Lo envío porque, a más del interesante enfoque médico-psicológico, nos obliga a reflexionar sobre el funcionamiento de las Instituciones Republicanas y por qué, o bajo qué circunstancias éstas no funcionan. O si realmente pudieran existir situaciones de riesgo para la República que no están contempladas en los medios de control que deben funcionar entre los distintos Poderes del Estado (Ejecutivo, Legislativo y Judicial). Para los “no médicos”, el firmante de este excelente comentario y análisis, Juan Carlos Fustinoni, es el hijo de quien fuera un brillante profesor de la Facultad de Medicina, jefe de la 4a cátedra de semiología del Hospital de Clínicas, Prof. Dr. Osvaldo Fustinoni.” HERMANN Y CRISTINA Estimado Morales Sola: He leído su articulo: “Qué le pasa a la Presidenta”. Como usted bien deja traducir, un paulatino cambio en los hábitos, las costumbres y la personalidad de la presidente preocupan a propios, a opositores y a ciudadanos comunes. Ha venido a mi memoria el personaje de Hermann en el relato de Alexander Pushkin: “ La Dama de Pique” (1890). Pushkin crea a Hermann a semejanza de Napoleón, hecho que nos es revelado por el mismo escritor en un pasaje del drama. Después de todo, el napoleonismo, esa sed ardiente de éxito, era un fenómeno bastante típico en la época del destacado novelista. Esta idea de un Napoleón que arroja a sus pies los conceptos de la moral la encontramos más adelante encarnada en Raskolnikov, héroe de “Crimen y Castigo” de Dostoievsky. Encuadrándolo dentro del contexto de la ciencia, creemos que en Hermann se produce una aceleración de todo el tiempo individual y un estado de ánimo elevado al escuchar el relato referente al secreto de la condesa detentadora del destino -reacción maníaca o manía-. Su verborragia es una fuga del pensamiento. Tiene además ideas delirantes de grandeza (“He aquí con lo que triplicaré, centuplicaré mi capital”, y luego: “…y soñó con cartas, con mesas de tapetes verdes, con fajos de billetes y pilas de monedas”). Hermann desarrolla irritabilidad y rabia cuando se le rehúsan sus demandas. Las principales características de la manía son: * Exaltación del estado de ánimo. * Aumento de las actividades orientadas hacia metas, delirios de grandeza, creencias falsas en habilidades especiales. Los pacientes suelen enojarse frente a la contradicción y piensan que el mundo está en su contra. * Ideas fugaces o pensamiento acelerado. * Enfadarse por cualquier motivo. * Autoestima alta. * Agitación. * Verborrea (hablar más de lo usual o tener la necesidad de continuar hablando). * Inquietud excesiva. * Bajo control del temperamento. * Patrón de comportamiento irresponsable. * Hostilidad. * Aumento en la actividad dirigida al plano social. * Creencias falsas (delirios). Llaman la atención algunas de las características que Hermann, el personaje de Pushkin, comparte con nuestra primera mandataria. Usted señala que “la presidenta ha hecho de la Argentina el centro del mundo y convirtió al mundo en un despreciable vecindario”, es decir, piensa que el mundo está siempre en su contra y actúa en consecuencia. Tres cadenas nacionales de televisión y radio, en apenas cuatro días, traducen una exaltación del estado de ánimo, una verborrea y un aumento de las actividades orientadas hacia metas que, en los últimos monólogos, han tendido al destronamiento de un eventual competidor. Se muestra hostil y agravia en su hablar más de lo usual. La alusión al ministro de economía de España, al calificarlo como “el pelado ese que apunta con el dedo”, revela bajo control temperamental, irresponsabilidad en su patrón de comportamiento y nulas reglas de urbanidad que rayan la discriminación y la chabacanería. La presidenta se enoja y enfada porque cree decididamente en lo que ella manifiesta (creencias falsas, de vivir en un paraíso con inflación desbordante y en un edén con severo déficit fiscal que va a llegar este año a $ 55.000 millones, porque se sigue gastando más de lo que se recauda, frente a un déficit que ya había superado los $ 30.000 millones en 2011, según datos oficiales). ¿Está la presidente en condiciones de gobernar o su personalidad verborreica, fantasiosa y hostil -de ser corroborada científicamente como alterada- la limita? ¿Qué hacer frente a esto último? Mientras tanto seguirá el pensamiento acelerado, la logorrea, el enfrentamiento y la construcción engañosa de una falsa realidad en el contexto de un país que se paraliza y desvanece. Lo felicito por su articulo, Juan Carlos Fustinoni

domingo, 9 de diciembre de 2012

JUDICIAL 1 EJECUTIVO 0

JUDICIAL 1, EJECUTIVO 0 … por ahora Por Malú Kikuchi (9/12/2012) La ley de medios N° 26.522 (10/10/2009) fue votada por amplia mayoría. No está en vigencia. Creo que “la mejor ley de medios es la que no existe” y en su lugar existe una justicia rápida y eficiente que asegura que los periodistas digan la verdad, controlando sus fuentes de información. Pero vivimos en un país socialista que cree que todo debe estar tabulado y etiquetado dentro los parámetros en los que abreva el gobierno de turno. Es así que tenemos la ley N°26.522, con la excusa que la anterior (N° 22.285 de 1980), era del tiempo del Proceso. Si “necesitaban” una ley, bastaba con decir que la anterior era obsoleta, ya que nada cambió tanto en el mundo como las comunicaciones. Inventaron una ley idealizada y complicadísima, imposible de poner en práctica y en algunos artículos, aparentemente anticonstitucional: artículos 45 y 161 La ley no está hecha a favor de la gente, está hecha en contra del grupo Clarín. Es una mala ley. No por Clarín que es capaz de defenderse (Kirchner no hubiera tenido el poder que tuvo sin la ayuda de Clarín), es mala porque las leyes no deben estar hechas a medida de alguien o algo. Así Clarín interpone una denuncia de inconstitucionalidad sobre los artículos 45 y 161. La historia es conocida y escandalosa. Ante la cautelar conseguida por Clarín hasta el 7D, fecha fijada por la Corte, el ejecutivo enloquece. Ataca al Consejo de la Magistratura, presiona jueces, presiona a la Corte, recusa todo un fuero civil y comercial. Necesita que el 7D la medida cautelar desaparezca y Clarín pueda ser desguazado. El 7D para el ejecutivo pasa a ser “sinónimo de libertad e independencia”. La Corte decide que el fallo sobre la constitucionalidad o no de los artículos 45 y 161, corresponde al juez Horacio Alfonso, que ya falló en contra de Clarín por el art. 30 de la ley de medios. El 6D, la Cámara civil y comercial extiende sin plazos la cautelar. Por ahora, judicial 1; ejecutivo 0. Cristina recurre a la Corte a través del “per saltum”. Se supone que la Corte rechazará el “per saltum” ya que no le corresponde fallar sobre un fallo previo inexistente. La cautelar es eso, “cautelar” en espera de ser un fallo definitivo sobre el que sí pueda expedirse la Corte. Falle como fallare Alfonso, la parte perdidosa recurrirá a la Corte. Si la Corte fallara en contra del ejecutivo, ¿Cristina acataría? Dejando de lado las groserías y los dislates de Sabatella (AFSCA), Alak, Abal Medina, Kunkel, Marcelo Fuentes (senador FPV/ Neuquén)…. la lista es larga, si la Corte no falla a favor del ejecutivo, ¿Cristina, acata? Hasta ahora no lo ha hecho. Casos memorables. La reposición del Dr. Eduardo Sosa como Procurador de la provincia de Santa Cruz, ha sido dictada por la Corte más de 3 veces. Sosa sigue sin ser repuesto en su cargo. La Corte falló a favor del 82% en el pago de los haberes de los jubilados. Estos siguen sin cobrar el 82%. La Corte falló a favor de la editorial Perfil, dictando que el ejecutivo debía ponerle publicidad oficial a la editorial en por lo menos 3 publicaciones. Siguen esperando. Para muestra, basta. Cristina se ha quedado en los tiempos de la conquista, cuando los españoles en tierras americanas, antes de asolar un poblado de “habitantes originarios”, leían en voz baja las indicaciones del Consejo de Indias, y susurraban: “se acata, pero no se cumple”. La Corte tiene a Cristina el valor del Consejo de Indias a los conquistadores. Un pequeño detalle histórico, sólo para resaltar lo que diferencia a Cristina (y a “ÉL”), de todos los demás gobiernos argentinos. El 24/3/1976, conforman la nueva Corte, Adolfo Gabrielli, Horacio Heredia, Alejandro Caride, Abelardo Rossi y Federico Videla Escobar. Aunque Usted no lo crea, sucedieron cosas curiosas como el caso Carlos Zamorano, 1977, fallo 298: 144; caso Jaime Lockman, 10/11/77; caso Ana María Pérez de Smith, 21/12/1978, fallo 298: 441; y hubo más. Quizás el más rimbombante, haya sido el caso Jacobo Timerman, 17/9/1979, fallo 301:771. Cuenta el ex presidente de los EEUU, James Carter que, en el caso Jacobo Timerman y la orden de la Corte de liberarlo, Videla, su ministro de justicia y los miembros de la Corte estuvieron a punto de renunciar, porque la cúpula militar había votado 6 a 3 por la no liberación del preso. Videla, leyó bien, Jorge Rafael Videla, decidió que un fallo de la Corte no podía dejar de ser cumplido. Y Jacobo Timerman fue liberado. ¡Hasta el Proceso de Reorganización Nacional acataba los fallos de la Corte aunque no estuvieran de acuerdo con ellos! El Proceso si, y ¿Cristina? Final abierto. En 1864, a 2 años de haber sido integrada la primera Corte Suprema de Justicia de la Nación (presidencia Mitre), el 1° secretario de la misma, el Dr. José Miguel Guastavino (“Fallos”, tomo I, prefacio), explicaba la razón de ser de la Corte: “con su acción sin estrépito pero eficaz, debe obtener que la Constitución eche hondas raíces en el corazón del pueblo”. ¿La Constitución tendrá hondas raíces en el corazón de este ejecutivo?

MONARQUÍA

Perfume de Flores Marchitas “Luego hazte la pregunta: ¿dónde está ahora todo esto? Humo, cenizas, leyenda; o, tal vez, ya ni siquiera leyenda”. Marco Aurelio La viuda de Kirchner confundió –al igual que su marido desde los lejanos días de la Gobernación de Santa Cruz- “Estado” con “Gobierno”, “Gobierno” con “Poder Ejecutivo”, la “representación” de los votantes por la “delegación” de esa soberanía, y “República” con “Imperio”. En razón de esa confusión, actuó como hemos visto, es decir, transformó a los bienes y medios del Estado en gubernamentales, redujo a una categoría constitucional inferior al Poder Legislativo y pretendió hacer lo mismo con el Judicial, y desconoció que, en una República, “gobierno” son los tres poderes, transformándola, en su febril imaginación, en una monarquía absoluta. El jueves, un día antes del terrorífico pero finalmente inocuo 7D, la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal, objeto de un inmundo e irracional atropello del Poder Ejecutivo, dictó una resolución que, sin exageración alguna, salvó a la República del abismo en cuyo borde mismo se encontraba. Doña Cristina, la auto-celebrada “abogada exitosa”, resultó aplazada en el examen de Derecho Constitucional al que eligió presentarse sin leer bolilla alguna. Por la noche, después de digerir lo sucedido durante el día (más allá de la nube tóxica y el diluvio, el hecho más relevante de la década fue la declaración de todas las asociaciones de jueces del país) se me ocurrió una metáfora muy complicada. Los emperadores romanos, para calmar los reclamos de los ciudadanos en épocas de crisis, celebraban grandes fiestas, cuyo epicentro era el Coliseo, en el cual los cristianos y los gladiadores debían enfrentar a fieras salvajes. Doña Cristina hizo lo propio pero, con las tribunas llenas de fanáticos que aspiraban ver sangre, los que debían morir para contentarlos faltaron a la cita, por orden judicial. Lo lógico hubiera sido que uno de los muchos maestros de ceremonias de la Casa Rosada –Sanatella, Ala-k, Abalito, Anímal, Guita-rrita o Metralleta Kunkel- presentara las excusas del caso y despidiera a la multitud vociferante. Por orden directa de la Presidente, no se hizo y los actos previstos para hoy continuarán su desarrollo, aunque deban haber cambiado sus consignas. ¿Será así o seguirá echándose leña al fuego, aunque esté mojada? Con las desmesuras a las que la Casa Rosada nos tiene acostumbrados, es muy difícil prever qué sucederá, y ese incierto futuro inmediato no puede más que generar una honda preocupación. Si la Comisión Nacional de Valores decidiera utilizar su nuevo recurso pseudo legal, que le permite prácticamente intervenir, en nombre de las minorías, los órganos de administración de las empresas, para destruir a Cablevisión con la excusa de “proteger” a Fintech, dueña del 40% (una situación incompatible con su condición de prestador de servicios públicos), generaría no sólo el descontento de sus usuarios, que son muchísimos, sino la reacción airada de sus combativos empleados; en resumen, una situación de complicado pronóstico. Desde el viernes, desde Olivos emana un perfume a flores marchitas que predice, sin dudas, el comienzo del período del “pato rengo” en el pseudo imperio kirchnerista, confesamente sin herederos. Los sindicalistas, los suboficiales de las fuerzas armadas y de seguridad, los “barones” del Gran Buenos Aires, los gobernadores, los jubilados, la clase media, la Iglesia, los empresarios, los jueces y hasta los caciques del PJ han comenzado a percibirlo en sus fosas nasales y están preparando sus garrochas para abandonar el fracasado “modelo” de tan rimbombante nombre. La señora de Kirchner, que no tiene un pelo –ni una extensión- de tonta, también está olfateando su final pero, como sostengo desde hace años, creo que estará dispuesta a transformarse en Nerón e incendiar Roma antes que someterse a la reglas de la democracia. Si Ud., lector, no me cree, simplemente cierre los ojos y trate de pensar en una foto en la cual se vea a doña Cristina entregándole banda y bastón a un sucesor que no sea del mismo palo. En cualquier escenario, el desastre que dejará cuando, finalmente, sea desalojada del poder –se mida en términos económicos o sociales- exigirá de quien se siente en el sillón de Rivadavia y en la ciudadanía toda un verdadero esfuerzo de imaginación y de coraje, de seriedad y de sacrificio. Nada de eso es imposible, salvo que los argentinos insistamos en preferir este falso progresismo que tanto nos ha costado en materia de educación, de desarrollo, de empleo, de producción, de inseguridad, de descontrol gubernamental y hasta de secuestros de naves. Para readmitirnos en su seno, el mundo entero nos exigirá comportarnos como si fuéramos gente civilizada, capaz de respetar las normas y ser esclavos sólo de las leyes y de la palabra empeñada. Si, en lugar de buena educación o adecuado sistema de salud, de una infraestructura adecuada, de viviendas dignas o del autoabastecimiento energético, seguimos optando por irracionales subsidios, Fútbol para Todos, Aerolíneas Argentinas o la confiscación de YPF, si continuamos sin respetar contrato alguno o sentencia desfavorable, si continuamos tolerando que se barra con las instituciones, nuestro futuro será la nada, vestida de disolución nacional. Bs.As., 9 Dic 12 Enrique Guillermo Avogadro Abogado

viernes, 7 de diciembre de 2012

PÁNICO

SEGÚN LO VEO Pánico en la Casa Rosada por James Neilson Hay que sentir piedad por quienes sirven al gobierno nacional. Para mantenerse en sus puestos, todos, desde el ministro más encumbrado hasta el ordenanza a cargo del té presidencial, tienen que complacer a una jefa que es terriblemente exigente y que no tolera la más mínima desviación del libreto que ella misma ha escrito. Por lo demás, parecería que es bastante caprichosa, proclive a cambiar de opinión por motivos misteriosos, lo que obliga a sus dependientes a procurar adivinar lo que quiere de ellos. Habrá sido por eso que, al acercarse el día calificado, con espíritu belicista, de "7D", la fecha fijada por el gobierno para el desmembramiento definitivo del monstruo que se llama Clarín, los soldados de Cristina se han prestado a una extraña competencia para ver cuál de ellos puede proferir la barbaridad más impactante y de tal modo anotarse algunos puntos en la interna oficialista. El enemigo a derrotar ya no es Clarín, es la Justicia. ¿Ganará el ministro correspondiente, Julio Alak, por haber aseverado que una eventual medida cautelar que no le agradara equivaldría a un "alzamiento"? ¿Se impondrá el diputado Carlos Kunkel, un personaje que se hubiera sentido a sus anchas en la Unión Soviética de Stalin, por advertirnos que la maldita "corporación judicial" está preparando un "golpe institucional para romper la continuidad de la democracia en la Argentina"? ¿O logrará otro militante oficialista, alguien como el temible Aníbal Fernández, derrotar a sus rivales diciendo algo que sea aún más apocalíptico? Para Cristina, la tibieza es síntoma de deslealtad, de suerte que los deseosos de merecer su aprobación, aunque sólo fuera por un par de días, no tienen más alternativa que la de llamar la atención a su presunto fervor anticlarinista y antijudicial. El ataque de histeria colectiva en que, para diversión de algunos y consternación de muchos más, están participando tantos miembros del elenco gubernamental, sus aliados en el Congreso y en la multitud de agrupaciones combativas que apoyan a Cristina a cambio de subsidios o, lo que es todavía peor, porque les encantaría aprovechar lo que tomarían por una oportunidad para dinamitar el statu quo parece deberse más a la conciencia de que el "proyecto" kirchnerista está por hundirse que a la convicción de que le espera un triunfo histórico. Últimamente, el gobierno ha cometido tantos errores absurdos que brinda la impresión de estar a punto de desintegrarse. Es tan grande su propia vocación autodestructiva que los azorados políticos opositores no tienen que hacer nada salvo mirar pasivamente el psicodrama que está desarrollándose ante sus ojos. Según la prensa española, Hermes Binner resumió la situación en que se encuentra al oficialismo señalando que, "desde la presidenta para abajo, los kirchneristas aparecen enfermos, alienados, obsesionados por el odio. Es la única explicación posible a los disparates que están cometiendo." La verdad es que a Cristina y compañía les convendría que el Grupo Clarín siguiera siendo el enemigo satánico e inmensamente poderoso de la febril imaginación oficial. Si lograran despedazarlo, se privarían del cuco que desempeña un rol fundamental en el extravagante "relato" kirchnerista. Podrían reemplazarlo por el imperialismo yanqui, el capitalismo o los mercados, pero las repercusiones económicas de una guerra santa contra el orden internacional serían tan calamitosas que el gobierno no tardaría en quedarse totalmente aislado. Mal que le pese a Cristina, la Argentina no es Venezuela, un país petrolero que tiene garantizados ingresos anuales de muchos miles de millones de dólares y por lo tanto puede darse el lujo de mofarse de los demás. A diferencia del "mundo" denostado esporádicamente por la presidenta por resistirse a ponerse a su altura, Clarín es un tigre de papel. La influencia política del conglomerado encabezado por el matutino porteño siempre ha sido escasa: de ser tan fuerte Clarín como dan a entender los resueltos a pulverizarlo, Cristina no hubiera arrasado en las elecciones presidenciales del año pasado. Tratarlo como si constituyera el obstáculo principal en el camino de la kirchnerización del país, librando en su contra una feroz "batalla cultural", sólo tiene sentido para quienes creen a pie juntillas en su propia propaganda. Según parece, Cristina ha caído en la trampa así supuesta. Lo mismo que centenares de autócratas a través de los milenios, al aferrarse a un relato determinado se ha alejado irremediablemente de la realidad concreta. Por fortuna, no existe el peligro de que a la Argentina le aguarden los horrores que experimentaron otros países en que los gobernantes intentaban subordinar absolutamente todo a una ideología, culto religioso o, como a menudo ha sucedido, su propia gloria personal, pero así y todo parece inevitable que la malsana obsesión presidencial, presuntamente compartida por quienes militan en el oficialismo, tenga consecuencias perniciosas. De imponer el gobierno un apagón informativo, los ya molestos por los esfuerzos presidenciales por minimizar la importancia de los cacerolazos multitudinarios y los paros obreros procurarán hacerse oír con protestas mucho más estruendosas. Cristina y los suyos son partidarios entusiastas de la teoría de la "mentira patriótica", de la idea de que en ciertas circunstancias una buena ficción es mucho mejor que una verdad desmoralizadora. Fue con el propósito de manejar las expectativas con la esperanza de alentar a los empresarios e inversores en potencia, de tal manera poniendo en marcha un ciclo virtuoso, que Néstor Kirchner ordenó al Indec embellecer las estadísticas económicas, comenzando con las relativas al aumento del costo de vida. El truco sólo funcionó por un par de meses, pero en lugar de abandonar el intento de engañar así a "los mercados", los responsables de institucionalizar la mentira rehusaron darse por vencidos. Los resultados están a la vista: merced al voluntarismo insensato del gobierno kirchnerista, la Argentina no está sacando provecho del gran boom latinoamericano. Mientras que países como Chile y Perú avanzan con rapidez envidiable, se ha condenado a sí misma ya a un largo período de estanflación, ya a una nueva convulsión empobrecedora de la clase que sufrió una y otra vez en el transcurso de su historia, desgracia que, huelga decirlo, incluiría entre sus muchas víctimas el proyecto de Cristina.

Chiste de la semana

Chiste de la semana