La gente INTELIGENTE habla de IDEAS, La gente MEDIOCRE habla de COSAS, La gente IGNORANTE habla de la GENTE

adsense

jueves, 31 de mayo de 2012

CORRALITO

Hay un corralito bancario no reconocido (y una nueva medida de la AFIP) ¿PODRÍAN IR CONTRA LAS CAJAS DE SEGURIDAD DE LOS BANCOS? – En el marco de las restricciones de dólares y la búsqueda del gobierno de acotar los espacios para evitar que los argentinos se hagan de la divisa norteamericana, como ha sucedido en la historia reciente de este país, comenzaron a aparecer los desbordes, las irracionalidades y las acciones de un gobierno que en este contexto, empieza a acercarse a la política que en los 60 implementó José Ber Gerbard. Solo falta que se declare ilegal la tenencia de divisas extranjeras y que portarlas sea un delito. OPI Santa Cruz ha podido corroborar, a través de tres casos de personas sin ningún tipo de vinculación entre sí, que (al menos en los casos mencionados) los bancos de Río Gallegos se negaron a entregar dólares de cuentas con depósitos en esa moneda, uno de los cuales data del año 2009, corroborando que no es ningún “fondo especulativo” sino, un simple ahorro en moneda extranjera, blanqueado, legal y privado. Actualmente (y hasta ahora) el gobierno no ha puesto, legalmente, un “corralito” al dinero que cualquier ciudadano pueda tener en un banco, sin embargo OPI pudo corroborar en tres casos de ahorristas (dos de un mismo banco y uno de un banco privado) que en todos los casos en que los titulares de los depósitos fueron a retirar dólares de la cuenta “en dólares”, les dijeron que no se los podían entregar. En uno de los casos, nuestro lector que tiene depositado en un banco nacional la suma de 4.500 dólares, no pudo retirarlos por ventanilla. La única forma de extraerlo del banco era pesificando el depósito y al precio del dólar oficial. En el segundo caso otra persona con 9.800 dólares depositados en el mismo banco recibió la misma respuesta. El tercer caso, en un banco privado, por una suma importante recibió igual respuesta, no pudiendo mover sus ahorros de su cuenta en dólares. Ante esta realidad la pregunta que nos hacemos es ¿Hay o no hay un corralito bancario sobre el dólar? Técnicamente no, en la práctica, sí. A raíz de esta situación, de la que fuimos advertidos por un lector que se comunicó con la Redacción, iniciamos consultas con dos contadores Públicos, quienes, efectivamente ratificaron que no existe (hasta hoy) ninguna medida legal que prohíba a los bancos devolver los dólares depositados en las cuentas de sus clientes, ni Resolución que obligue a las entidades a pesificar los depósitos, sin embargo, coincidieron que en las actuales circunstancias ningún banco va a devolver divisas norteamericana y que en todos los casos, ofrecerán la pesificación de ese efectivo. Los profesionales coincidieron en que un argumento “elegante” de los bancos es decir que “no tienen dólares”, hecho que hasta se podría justificar si el retiro que se pretende hacer es importante ( 30, 40, 50 mil o más, por ejemplo), sin embargo, señalaron que no hay motivos para que pequeños montos no puedan ser entregados por las entidades y en este caso aconsejaron que el cliente le exija al banco que le extiendan por escrito las razones por las cuales no le pueden devolver los dólares, que el titular de la cuenta depositó en esa moneda. Complicaciones Otro de los fenómenos que hemos podido corroborar en estos días, es el operado en el turismo internacional. Debido a la serie de restricciones para la compra de dólares y el detalle de las declaraciones juradas que se le exige a quien desee salir del país, especialmente viajar por razones particulares o de turismo, a otras partes del mundo, algunos de los lectores que se han comunicado con este medio, cuya posición económica se lo permite, indicaron que para viajar a Europa, por ejemplo, van a Punta Arenas con permiso turista y desde allí contratan el paquete turístico al viejo continente. Este mismo mecanismo se replica en Uruguay y finalmente redunda en una pérdida para las Agencias nacionales y en general para el país, ya que debido a las trabas que se imponen, quienes tienen mayor poder adquisitivo, terminan evitando todos los problemas internos de la Argentina, tomando el atajo de contratar sus viajes, en los países vecinos. ¿Vienen por más? Dentro del ámbito de los profesionales de la Economía se corre un rumor que de ser cierto, constituiría un avasallamiento (más) a las libertades constitucionales. Se habla de que el gobierno podría ordenarle a la AFIP controlar las cajas de seguridad de los bancos. ¿Cómo funcionaría la medida?, así: cuando un cliente solicite abrir su caja de seguridad, el banco deberá informar a la AFIP, quien tendrá dispuesto en la entidad a un inspector que acompañaría al cliente hasta que éste abra su caja. Allí, sin importar que otros valores o documentos estén guardados en su interior, el inspector se interesará solo en la moneda extranjera que pudiera atesorar. En caso de que existieran dólares, euros etc, el funcionario labraría un acta con tres copias: una para el cliente, otra para el banco y otra para el organismo fiscalizador. Luego, el cliente podrá disponer libremente de esas divisas, pero la AFIP tendrá pleno conocimiento de su existencia y podría exigir en cualquier momento, detalles del origen de los fondos o detalle de su inversión posterior. La pregunta es: ¿Después que sigue? ¿Allanar domicilios para buscar dólares bajo el colchón? Gelbarización Joser Ber Gelbard fue Ministro de Economía de Héctor Cámpora (1973) de Raúl Lastiri y el tercer periodo de gobierno de Juan Domingo Perón. Fue ideólogo del Plan 0, que consistía controlar la inflación, impulsaba el mercado interno y el desarrollo agropecuario para abastecer el consumo. Actualmente y desde que asumió Cristina Kirchner a hoy, el gobierno nacional ha mostrado cierta imitación del modelo Gelbard, a criterio de los economistas consultados, dado que éste hizo hincapié en colocar a la Argentina como principal productor agropecuario y proveedor de materia prima; no se orientó hacia la expansión industrial; le dio al Estado un sesgo intervencionista, regulando precios, salarios, otorgamiento de créditos etc., de manera que consiguió por un tiempo que se redujeran los índices inflacionarios (hasta que se produjo la gran crisis) y bajó el desempleo, absorbiendo el Estado la mano de obra ociosa, aumentando el empleo estatal que cuando estalló la crisis, impidió pagar salarios y desbarrancó la economía. Los profesionales reconocieron que el modelo “agroexportador” hoy se solventa en la soja, se ha aniquilado el potencial ganadero, no se desarrolla la industria y mucho menos ahora que se ha cerrado la importación de insumos; el Estado interviene los Mercados, pone techo a las paritarias, coloca límites a los aumentos de sueldos e interviene fuertemente en las cuestiones financieras; el índice inflacionario lo mantiene dibujado mediante porcentajes irreales, forzando al sistema económico y financiero a ceñirse a él y prohibiendo la difusión de otros índices que lo contradigan y ha bajado la tasa de desempleo, contabilizando (entre otras medidas para medirlo) los planes sociales y subsidios que reparte a los estratos más bajos de la sociedad, que de ninguna manera constituyen trabajo genuino. Ahora, el gobierno nacional interviene directamente en el mercado financiero, yendo hacia la pesificación total de la economía y generando problemas en todos los ámbitos de la economía argentina como la producción, el turismo, la industria, mientras afecta a las personas en forma directa, llegando, inclusive a impedirle (o al menos dificultarle), obtener un crédito en moneda extranjera, pagar uno que ya tenía en curso y, como vimos, le impide la disposición libre de su ahorros. En la época de José Ver Gelbard se llegó al extremo de declarar la ilicitud de la moneda extranjera, cuya tenencia implicaba un grave delito, haciéndolo pasible de cárcel a quien se lo sorprendiera con dólares en el bolsillo. Rubén Lasagno OPI Santa Cruz

miércoles, 30 de mayo de 2012

PROFETAS DEL ODIO

El mito de los Montoneros y los profetas del odio http://site.informadorpublico.com/?p=12137 por Eduardo Linares Dahl I. Es un lugar común hablar de Montoneros como si hubieran sido una gran cosa, una organización temible, capaz de tomar el poder por las armas, algo parecido, instaurar el socialismo. Montoneros fue una gran cosa desde la excusa que procuró para que los militares argentinos fueran usados por el Imperialismo, Gran Bretaña y EEUU, a fin de asaltar la Democracia, asolar la República y proponer la destrucción de su capacidad industrial, pero por sobre todo, de YPF, la empresa de bandera del petróleo, una de las empresas petroleras de Estado más importante del mundo, entonces, en la mira de la Standard Oil y la British Petroleum desde su fundación en 1922, junto con las riquezas petrolíferas argentinas, desde antes. Claro, todo esto potenciado por diez o más, a partir de las prospectivas sobre la riqueza petrolera de la cuenca de Malvinas, estimadas en diez veces las del Mar del Norte, justamente de 1976, año del golpe. Montoneros fue luego una gran cosa, cuando un agente del M-16, pseudo historiador, Richard Gillespie, los pone por sobre el IRA, Ejército Republicano Irlandés, en guerra irregular con Inglaterra de 1916 a 2005, nada menos; no está de más recordar que Gillespie escribió un solo libro “Montoneros, soldados de Perón” (1987), nunca más tuvo que tomarse el trabajo de investigar y publicar nada, se fue a tomar sol al mediterráneo, su nuevo destino. Hoy día dirige una publicación online y cobra su sueldo de la “Universidad de Liverpool”, sin preocuparse demasiado por sus extravagantes investigaciones sobre la guerrilla en un país perdido en el hemisferio austral. La cuestión del mediterráneo lo preocupa de tal forma, que incluso ve a Barcelona como una ciudad prometedora; ignoro si tomará café con Mario Eduardo Firmenich en la rambla del principal puerto de Catalunya, para estos días profesor de economía y empresa en la Universitat Rovira i Virgili, en Reus, ahí, cerca. Fue, por último, una gran cosa, cuando Néstor Kirchner es elegido por Eduardo Duhalde para salvar el sistema representativo, el santacruceño un mes antes de los incidentes de Avellaneda, junio de 2002, fusilamientos de Santillán y Kostecki, había reventado a cadenazos y golpes de manopla el movimiento de protesta asambleario en Río Gallegos, sin que se supiera una letra de tal barbarie en la Capital, 2500 kilómetros al norte, sobre todo por obra y gracia de su agente de prensa en Buenos Aires, entonces, Miguel Bonasso, hombre de la dirigencia de Montoneros, agradecido a Richard Gillespie por haberle revelado el sentido oculto de su lucha, como la de miles de desaparecidos. Kirchner es elegido por Duhalde porque para ese entonces ya integraba ese pequeño club oligárquico de políticos multimillonarios. La venta de YPF, diez años antes, le había procurado para entonces una fortuna que superaba los 1000 millones de dólares, la megaminería, otro tanto, asiento contable que lo convertiría en poco tiempo en el político más rico de la historia argentina, uno de los hombres más ricos del país, con ínfulas de más para pretender quedarse con todo. Lo más cerca que había estado Néstor Kirchner en los 70 de la organización armada, es una acción que protagoniza en Río Gallegos, en el año 1975, cuando irrumpe en una entrega de juguetes en una villa por parte de elementos de la Juventud Peronista y la Juventud Radical Revolucionaria, al grito de “montoneros carajo”, tirando los juguetes por el aire, hacia los niños que hacían una ordenada fila, provocando su desbande, esa noche, elementos de la organización montoneros de la zona, especularon con ejecutarlo, ya que le veían el perfil de un infiltrado; lamentablemente, no andaban tan errados, pero, como eran una organización armada vertical, poco seria, en donde todo en definitiva podía decidirse con una perinola, no lo hicieron, vaya que se arrepentirían, años más tarde, Néstor Kirchner colaboraría con el jefe militar de la zona, el Cnel. Oscar Guerrero, represor de monta, en la delación de sus antiguos conocidos, al tiempo que comenzaba a hacerse rico. Lo cierto es que Montoneros fue desde su creación un gran cambalache, un fraude, una surrealista aventura de niños bien venidos a menos y lúmpens de todo pelaje, convencidos que la distancia entre la quimera de la guerra revolucionaria propuesta por Guevara de la Serna en la Tricontinental de La Habana en enero de 1966 y la Armada Brancaleone, la fenomenal película de Mario Monicelli, era corta. En estas páginas, que no serán pocas, vamos a demostrarlo. Sobre todo porque en estos días de debacle y confusión general, en donde el aire se ha vuelto irrespirable y está saturándose de violencia, con amenazas de bombas de humo y tráficos de armas improbables, los herederos del mítico relato ocupan la administración pública y digitan los destinos de esta Argentina que parece que va a terminar encallando en medio de la niebla en cualquier parte. Nuestro afán, es que sea en un lugar pacífico, si no es mucho pedir, lo menos desgarrador posible. Muchos, convencidos del relato del terrorismo de Estado, indudable, soportan aún el duelo por los derechos humanos como si no hubiera nada digno de mejor causa, otros, en la vereda de enfrente, tienden a colocar a los ex guerrilleros en el umbral de lo siniestro, como si fueran émulos de los Khmer Rouge, discípulos de Pol Pot, cuando lo patético es que eran en su gran masa, una banda de papanatas impresentables. Y hoy día lo siguen siendo. Eso sí, ayer y hoy, una horda de tránsfugas irrecuperables, unos sicópatas jodidos, unos soberbios convencidos que quienes no estuvieron o están con ellos, son algo menos que una población de vermes. Siempre ayuda a pensar: hagamos un poco de historia, algo de geografía. Empezaremos por Viet Nam, país de grandes tradiciones y una rica gastronomía, situado en el golfo de Tonkin, en el sudeste asiático, nueve veces más chico que nuestra tierra, poblado por noventa y un millones, como dice que canciller Timerman, hoy día una de las economías más pujantes de la región, mientras pretende instalar La Salada en Luanda. Limita al norte con China, al oeste con Laos y al sur con Camboya. En el siglo XX, un general de sus fuerzas armadas regulares, Vo Guyen Giap, derrotó a lo largo de medio siglo, a los ejércitos coloniales de Francia, (Dienh Bien Fhu, 1954), EEUU (Saigón, 1975), China (Lang Son 1979). Luego de que Giap derrocara la tiranía sangrienta de Pol Tot en Camboya en 1978, cosa que había hecho en 20 días, al año siguiente, China invade Viet Nam con un ejército de 200.000 hombres, se retira luego de sufrir 20.000 bajas y 65.000 desaparecidos. Giap sirvió al Ejército de Vietnam de 1926 a 1981. Hoy día, vive, tiene más de 100 años, milita en contra de la megaminería contaminante, sí es un grande, sus tácticas y estrategias son estudiadas en las academias militares importantes, junto con las de Alejandro de Macedonia, Aníbal de Cartago, Julio Cesar, Suleyman el Magnífico, Bonaparte, San Martín, Rommel. Ernesto Guevara de la Serna, un médico argentino enfermo de asma, nacido en Rosario y convertido en comandante revolucionario en La Habana, lanza en 1966 una frase que lo haría tristemente célebre, combatir al Imperialismo con los armas, mediante la guerra de guerrillas, hasta derrotarlo, creando cuantos “Vietnam” fueran necesarios; nunca recomendó la necesidad de contar con uno, dos, tres, Generales como Giap, no, le pareció superfluo. Era un rotundo improvisado el argentino, todo lo solucionaba con su pinta y con un paredón, en el peor de los casos, por lo pronto, nunca se había tomado el trabajo de estudiar a Marx y a Lenin, lo aburría. No lo culpo, a mi también me aburren de fenomenal manera. Por eso, entre otras cosas, nunca me declaré marxista. Es verdad, una vez un amigo economista, a los postres de un ceviche de salmón rosado de antología, un salmón entero, éramos unos cuantos, todos invariablemente ebrios, explicó la teoría de la plusvalía de forma magistral, tan en así que la he olvidado, sé que es una maravilla de la ciencia económica, absolutamente cierta. Coincido con Engels, no era necesario escribir un libro de 500 páginas para demostrar que los patrones roban. En Argentina el ladrón más fenomenal que existe es el Estado, con cantidad de impuestos y gravámenes confiscatorios, recesivos, desalentadores. El IVA es un invento escandaloso de un delincuente económico, nadie a la fecha amaga con eliminarlo. No, la idea no es hablar de economía, para nada. Guevara había inventado la guerra revolucionaria, una gigantesca épica de crealina y cartón piedra, no estudiada hoy día en otra parte que no sea la cátedra de Insurgencia y Marxismo de la Universidad de las Madres, en la Plaza de los Dos Congresos, en la ciudad de Buenos Aires, taller cultural, teórico, no se exige presentismo, al que se accede luego de tomarse un café en la amplia vereda, en un bar bautizado justamente “El revolucionario”, en homenaje al médico rosarino. Miles de jóvenes ilusos y valientes murieron de fines de los 60 a mediados de los 80 en toda Amerindia, miles, convencidos que con su muerte se iba a construir el socialismo, cuando en realidad su pelea fue la excusa perfecta para que dictaduras sangrientas conculcaran libertades civiles y derechos laborales, abriéndole las puertas a empresas multinacionales para un saqueo indiscriminado, endeudando a sus pueblos con deudas fraudulentas. Toda una épica se cantó, se escribió, se filmó, se dramatizó, toda ella con dudoso arte, pero por sobre todo con una falta de honestidad intelectual notable. Medio siglo antes, Lenin se había tomado el trabajo de tipificar el síntoma de la patología padecida por el médico rosarino, se la rotuló como “izquierdismo”, su terapia más efectiva era cuando menos la muerte política, de persistir, el ostracismo. Fidel sí había leído a Lenin. Su loca aventura militar, en donde suma fracaso tras fracaso hasta su muerte, es bastante explícita, así y todo, se han hecho y se harán cantidad de filmes sobre su vida, documentales o ficcionales, el Che ha tenido una virtud indudable, era terriblemente fotogénico, es cierto, también era joven, honesto, valiente, de clase alta, le alcanzaba para descollar ante un John Kennedy, incluso, Cuba aún prometía; lo fundamental, cosa poco y nada comentada, era una molestia insoportable para Fidel Castro Ruz, quien ya había tenido que deshacerse de Camilo Cienfuegos de la peor forma. No, con Guevara no era tan simple, lanzarlo por el mundo a inventar guerra de guerrillas era un fenomenal subterfugio para perpetuarse en el poder sin incordios, para intentar gobernar Cuba de la forma que fuere, cuando menos. Pero por sobre todas las cosas, Guevara portó el mito cual un semidiós olímpico por esas cosas del cristianismo, luego de ser entregado por la dirigencia del Partido Comunista boliviano, cumpliendo instrucciones impartidas por Moscú, los ranger bolivianos, cumpliendo órdenes expresas de la CIA, lo fusilaron a la edad del Cristo. Sí, tal era el plan urdido por Washington y suscrito por Moscú, Guevara era mucho más valioso muerto que vivo, en eso, una vez más, el médico asmático de Rosario, se había equivocado. Vamos a recordar una página de su épica, en las antípodas de Giap, porque se ha vuelto más actual que nunca, su campaña de liberación en el Congo, año 1965, relatada como una magistral partida de ajedrez por Gabriel García Márquez, nunca le han faltado relatores a estos combatientes, con el curioso título de Operación Carlota, habla de la presencia de tropas cubanas en África de 1966 a 1991, nada menos, hay más de 10.000 combatientes cubanos descansando para siempre en la tierra de los rinocerontes. Sí, ya se adivina, el logro de semejante hazaña, es la instauración de una dictadura marxista petrolera en Angola, que ha condenado a la miseria al 40% de su población, aún sin agua corriente, con un estado de terror y censura que soporta una oligarquía socialista dueña de todo, con fatalidad y resignación. Ahí viajó CEW la semana pasada, para sacudir las caderas y venderle espejitos de colores a un empresariado de clase media paupérrima que ni pudo adquirir una cosechadora. La exitosa Operación Carlota relatada por el caribeño Nobel de literatura amigo de Tirofijo, tiene su mayor mérito en haber puesto en el poder a José Eduardo dos Santos, líder de Movimiento Popular para la Liberación de Angola, MPLA, quien gobierna casi sin oposición, con el control absoluto de los medios, desde 1975. Angola pasó de ser una colonia portuguesa a estar bajo el taco de un ingeniero petroquímico graduado en Baku, formado en la vieja URSS, padre de una hija, Isabel de los Santos, que es la única empresaria de un país rico en diamantes y petróleo, poblado de gente descalza y pobre. Sí claro, Cristina se acordó de Guevara, mientras Guillermo Moreno le recordaba que también habían llevado una cabra clonada y una vaca lechera campeona, para regalar al pueblo angoleño, pueblo condenado a comer hasta huevos importados, de Holanda, ni una gallina puede poseer un pobre de Luanda, ni hablar de provincias más pobres. Así y todo, la inutilidad de la guerra revolucionaria instaurada por Guevara de la Serna sirvió para que el Imperio durmiera sin frazada, si ése iba a ser el enemigo, daba gusto, era cuestión de seguir oprimiendo y asolando pueblos, apropiándose de sus recursos naturales, una y otra vez las huestes guevaristas le seguirían dando la razón práctica para asolar democracias de pacotilla, al precio vil de los petrodólares. Curiosamente, la fama de Guevara superó a la de Giap con creces; nadie se pasea en ninguna capital del mundo con una vistosa remera impresa con el perfil de Giap, no da para que en el verano las chicas se cubran apenas con musculosas sin sostén, con sus sonrientes pezones detrás de la mirada lúcida del genial estratega, nadie se hace un tatuaje en el hombro con su perfil de tres cuartos, no se ha filmado una miniserie o una largometraje sobre su vida, ni siquiera en Viet Nam, nadie le canta loas. No, no tiene la pinta del médico asmático argentino, nunca pretendió exportar su lucha revolucionaria ni mucho menos, él, junto con Ho Chi Ming, el líder político vietnamita, compañero y amigo de luchas de toda la vida, podía escribir una y mil veces, primero Ha Noi, segundo Ha Noi, tercero Ha Noi; es tan exitoso que ni la muerte ha logrado convencerlo, pasado un largo siglo, de la conveniencia de su compañía. Ningún tendero del Once, de más está decir, tendría la idea genial de pretender imprimir remeras con el perfil de austero militar asiático, que le había provocado a los norteamericanos más de 58.000 muertes, 150.000 heridos, 500.000 alienados, drogadictos, alcohólicos, para después vendérsela a su primo de Brooklyn. II El mito de Montoneros nace en mayo de 1970, cuando un puñado de jóvenes que no tenían más de 25 años, anuncia haber secuestrado y fusilado al Tte. Gral. Pedro Eugenio Aramburu, líder gorila, responsable del golpe militar que derrocara a Juan Perón en 1955. En menos de tres meses, todos los integrantes del comando son asesinados en distintos operativos, menos Firmenich y Arrostito, está última, novia de Fernando Abal Medina, diez años mayor que él, ex comunista, con vínculos con La Habana, en donde estos adolescentes habían recibido instrucción militar, supuestamente. Este es el mito fundacional de Montoneros. Hay documentación en demasía, cito entre otros los libros de autores tan dispares como Alberto Lapolla, marxista, “Kronos, el cielo por asalto”, Próspero Germán Fernández Albariño, “Z Argentina, el crimen del siglo”, comando gorila, o “Montoneros, soldados de Massera”, del abogado e investigador Carlos Manfroni, políticamente incorrecto. Hay muchos más autores que lo refieren, caso Fermín Chávez, capítulo de la voluminosa Historia Argentina dirigida por José María Rosa, en donde se pone de manifiesto documentalmente, cómo este grupo juvenil fue parte de una conspiración urdida en una oficina de Inteligencia del Ejército, manipulados y entregados por un joven informante de esa fuerza, Mario Eduardo Firmenich, procedimiento similar que utilizaría la división Gladio de la CIA en Italia, al crear las Brigadas Rojas y terminar asesinando al Premier Aldo Moro. En este punto es interesante la línea investigativa que propone Manfroni, en “Montoneros, soldados de Massera”, P2-Massera-Montoneros, ese año, el del Mundial 78, eran asesinados Aldo Moro y Albino Lucchiani, Patriarca de Roma, Juan Pablo I. La CIA, la mafia, la masonería, habían infiltrado la Iglesia Católica. Tal el precio de un Concilio Vaticano, el IIº, que se había permitido interpretar el mensaje de Xto, conforme el siglo XX, hacer alta teología, para condenar una vez más el capitalismo, herejía protestante aberrante, esto en plena guerra fría, proponiendo en Europa el diálogo de los curas obreros con la dirigencia sindical comunista, seamos tajantes con el punto, nunca la lucha armada; ya el personaje de ficción de Don Camilo, lo hacía en novelas populares y en varios largometrajes de consumo masivo. Era la realidad de Italia, con el Partido Comunista más numeroso y organizado de Europa. Esta realidad insoslayable, iba en contra de lo pactado en Yalta. Si Roma debía caer en tal maroma, caería. Incluso al precio de un magnicidio -Aldo Moro proponía nada menos que compartir el poder, él como líder de la Democracia Cristiana, con el Partido Comunista-, el del Papa, y la tentativa de otro (Juan Pablo II, 1981). El mensaje sería contundente, más que asimilado. Un terco y poco formado obispo polaco se dedicaría a demoler al comunismo, incluso al costo de dejar vacía la Iglesia de forma y sustancia en veinte años. A la pasada, reconocería un estado racista y genocida, el de Israel, avalando un relato, el Holocausto, inventado para ocultar, negar, tergiversar, obviar, ningunear, la muerte de 100 millones de soldados y civiles cristianos durante la IIº Guerra, víctimas de tres regímenes anticristianos, el nazismo, el comunismo, el capitalismo, cada cual a su modo, deterministas, materialistas, panteístas, ateos. La Teología de la Liberación, en Amerindia, leía el Evangelio de atrás para adelante, lo cruzaba con los Documentos de Medellín apuntados en malas fotocopias, le prendía una vela a Camilo Torres por la noche, escuchaba un long play del monumental Zitarrosa, mientras le miraba los blue jeans ajustados a alguna catequista que se quedaba después de hora a barrer la sacristía, sin poder ocultar la calentura, se mandaba para el fondo del gallinero a desenterrar una carabina oxidada de las antiguas guerras civiles para sublimar la erótica. En Buenos Aires, la revista Cristianismo y Revolución, de Juan García Elorrio, era la guía espiritual de entonces, en donde cantidad de organizaciones armadas de toda América, publicaban sus solicitadas revolucionarias, convocando a la lucha. Montoneros no existía, había que inventarlo. El responsable militar de la operación de Argentina fue el Gral. Alejandro Agustín Lanusse. La causa formal del magnicidio, impedir la probable reconciliación que Aramburu iba a proponerle a Juan Perón, sellando la unidad del Ejército, el más poderoso de Suramérica, entonces, con el serio riesgo de que se replantearan, o cuestionaran, cuando menos, sus hipótesis de combate, zanjando una división histórica de tiempos de Lavalle y Dorrego, nada menos, dos jóvenes oficiales del Ejército Libertador que San Martín lamentó no haber fusilado en su momento toda su vida. Cuentan que el mismo Perón, ante el relato de Mario Firmenich publicado en la revista “La causa peronista”, el 3 de septiembre de 1974, describiendo con lujo de detalles la ejecución de Aramburu, el cual, según el informante del Ejército, le habría autorizada a Fernando Abal Medina para que le disparara con una 45 al pecho con un lacónico “proceda”, se habría burlado del mistificador, a propósito de que Aramburu fue encontrado con la boca amordazada, con su camisa blanca impecable, sí, con dos balazos en el pecho. Perón había dicho: “Qué fuerte la voz de Aramburu”. Así nacía la organización armada más poderosa de Occidente. Curiosamente, el filme “Secuestro y muerte”, escrito y dirigido por Rafael Filipelli, pareja de Beatriz Sarlo, en colaboración con su mujer, Mariano Llinás y David Oubiña, que narra las últimas horas de Aramburu según el relato del joven informante del Ejército, Mario Firmenich, la “historia oficial”, a la fecha, no logra pasar la censura del Instituto de Cinematografía de la Argentina, dirigido por una ex montonera, Liliana Mazzure, no accediendo luego a su estreno comercial. Al parecer, el filme es demasiado “fuerte”. ¡Caramba, qué otra cosa se podría esperar! Mucho más fuerte sería un filme que relatara la verdadera historia, ese, seguramente, no contaría con el guión de Sarlo ni se podría estrenar en el Bafici. Sé demasiado bien de qué hablo. No me vanaglorio de ello. En la Italia del deleznable Berlusconi, se pudo: en 2003, Renzo Martinelli, estrena “La plaza de las cinco lunas”, con gran elenco y notable repercusión, contando la verdadera historia sobre la fundación de las Brigadas Rojas y el secuestro y asesinato de Aldo Moro. III A todo el que puedo, le recomiendo y en muchos casos, la presto, la más importante novela de habla hispana de los últimos 50 años, hablo de “La fiesta del chivo”, de Mario Vargas Llosa. Lejos, muy superior a “Cien años de soledad”, de Gabriel García Márquez. Me tomo un café o un vino, invito, con cualquiera que haya leído ambas y no comparta mi criterio, no elijo el vino. Me puedo fumar un paquete de Camel discutiendo sobre el punto, sí, pago una o dos botellas, el resto, vamos a medias. Invito lectores honestos, sin trampa, sí, puede haber excepciones. Y la tercera mejor es “La Reina del Sur”, de Arturo Pérez Reverte. Y sí, ahí nos agarramos a trompadas con medio mundo. Vale la pena. Lo que me preocupa seriamente es la edad del genial arequipeño, de 76, que no se vaya a poner gagá demasiado pronto. Porque “Operación Algeciras” es una obra que requiere de su genio y su talante, su método, la investigación ya está sedimentada. Las declaraciones del peruano a propósito del peronismo, traducidas a las apuradas por La Nación, que engaña, si bien las comparto, es más, a veces me da la sensación de que lee estas páginas, lo alejan un poco del divertimento del conflicto, del húmedo cogollo, no creo, honestamente no lo creo, que a esta altura Vargas Llosa esté para escribir la novela de Perón, el otro mito, el fundante, el peronismo, padre de todos los mitos ulteriores. Pero contar esa operación encubierta, protagonizada por dos “buzos tácticos” de Montoneros y un oficial de la Armada, un tal Fernández, con el objetivo de atentar en Gibraltar contra la flota de la armada de guerra británica, nos pone nuevamente de bruces con el tecnicolor desteñido de Monicelli y La Armada Brancaleone. Ni siquiera, son la apoteosis de ese histórico filme y de otro que no le va a la saga, también de Monicelli, “Los desconocidos de siempre”. El marco histórico, la guerra de Malvinas y el mundial en España de 1982. La anécdota de la policía española, deteniendo a los “comandos”, interrogándolos entre risotadas, arrepintiéndose luego del error que había precipitado la caída del grupo, habida cuenta de que iban a atacar al enemigo histórico, el usurpador del Peñón, que los hayan tomado por narcotraficantes -¿cuándo no?-, la respuesta del comisario del pueblito español, Algeciras, al Capitán Fernández, cuando se entrega, se presenta con rango y apellido y pide ser tratado como un prisionero de guerra, “si tú eres el Capitán Fernández yo soy sobrino del Papa”, dan rienda suelta a un desopilante relato, que, como un paño de piedad, cubriría gran parte de nuestros últimos cuarenta años de lamentable y tergiversada historia. Pego a continuación el trailer de “Operación Algeciras”, documental hispano-argentino de 2003, a propósito de la fallida operación que hubiera “cambiado el rumbo de la guerra en 1982”. Otra botella de vino picante y una paella bien cutre, marche. http://www.youtube.com/watch?v=IR0Hdj_DTH8 IV Todas las operaciones de Montoneros fueron de similar índole. Un fracaso militar, un relato adobado por escribas variopintos, propios y ajenos, un buen negocio siempre, el amparo para que agentes de inteligencia foráneos de toda índole se hiciera un picnic con la agonía y la muerte de miles de jóvenes de pocos años y muchas menos experiencia política, fatalmente crédulos, siempre, repito, un muy buen negocio. Eso sí, nunca faltó plata, muchos, se enriquecieron malamente. Sobre todo, dieron pasto para que una generación se acostumbrara a vivir muy bien sin trabajar. Eso, social y culturalmente tiene un costo más que alto. Y lo peor de todo, no tiene retorno. Es peor que la droga. El facsímil de la tapa de la revista oficial del Ejército Montonero, “Evita Montonera”, que ilustra la nota, de octubre de 1975, es un documento histórico en todos los sentidos posibles, es, desde ya, un cúmulo lamentable de horrores políticos o algo mucho peor. Vamos a poner la lupa en cada centímetro de esas dos páginas, porque encierran una eminencia esencial, esto es, una capacidad de mentir inolvidable. Esto, ya lo sabemos, a veces es tan sólo una patología, otras, un modus operandi, esto viene a ser consecuencia de un estado de necesidad, o una impostura fraudulenta, una táctica. El ataque al Regimiento de Infantería del Monte 29 de Formosa, plan supuestamente atribuido al número 4 de la organización entonces, Raúl Yaguer, eso relata Cirilo Perdía, número 2, en el libro Operación Primicia, de Ceferino Reato. El plan fue de Yaguer, dirigido y ejecutado por un comando a sus órdenes. Fue el bautismo de fuego de un “Ejército Montonero” que vestía uniforme azul, como los bomberos. Invariablemente, esto les sucedió una y otra vez, entregaba el cuartel un soldadito traidor, de clase media alta, en este caso, Roberto Mayol. En el ataque al Comando de Sanidad, 6 de setiembre de 1973, en Buenos Aires, el entregador había sido el soldado Hernán Invernizzi, hijo de la más que famosa Eva Giberti, piscopedagoga progre que todavía pretende enseñar cómo se educa un hijo: en esta acción del ERP también participa otro notable, Eduardo Anguita, periodista ultra K que hoy día se está empezando a preocupar por la fuga de capitales, cosa que expresa por Radio Nacional a los gritos; la lista de soldaditos de las organizaciones armadas, entregando a sus compañeros de la colimba es larga, nunca fueron puestos en la picota por nadie, han sido invariablemente premiados. La convicción de estos geniales estrategas era que la tropa, los conscriptos, no iban a ofrecer resistencia. Esto, invariablemente, una y otra vez había fracasado. Para un colimba, un guerrillero era el enemigo. En media hora, mueren en el enfrentamiento, doce soldados y la misma cantidad de extremistas. El comando, de setenta hombres, se repliega, la operación, el copamiento del Regimiento, fracasa. Está demás decir que ni Yaguer ni nadie de esa conducción haría una autocrítica, ni entonces ni nunca. Había sido un éxito. Tal el mamarracho de estos pretensos comandantes revolucionarios. Ninguno sentía demasiada congoja porque tener que dejar en el campo una docena de compañeros muertos. Eran los riesgos de la lucha armada. Sus familiares, años más tarde, 40 años más tarde, recibirían del Estado una indemnización de 200 mil dólares. El único que hacía una autocrítica seria entonces era el número 3 de la organización, Roberto Quieto, fundador de las FAR, fusionadas con Montoneros, “confusionadas”, de formación marxista. Quieto no era un adolescente, estaba cerca de los 40, veía esta estrategia confrontacional con el Ejército como un soberano disparate, no apoyaba la idea del golpe, propiciada por Montoneros, veía en definitiva a esta lucha armada brancaleonesca como la muerte de la política, cosa que por cierto lo era. Lo pagó con su vida, fue secuestrado en diciembre de ese año, mientras estaba con su familia en una playa de Martínez, a los dos meses del ataque al RIM 29, en Formosa; siempre se especuló con que había sido entregado por Firmenich, tal el método del informante del Ejército, luego agente de Massera y la P2 para deshacerse de sus críticos o detractores internos. A Quieto luego se le lo acusó de traidor, de entregador, supuestamente, la operación, el atentado contra el edificio de Coordinación Federal, en el barrio de Congreso, en julio de 1976, tuvo como objetivo silenciarlo. En el hecho murieron 25 policías y fueron mal heridos 80, nunca se supo si murió Roberto Quieto. Es paradigmático, maldita palabra, el caso del subteniente Ricardo Massaferro, muerto durante el fallido intento de copamiento del RIM 29, hijo de un oficial retirado del Ejército, del mismo nombre, peronista, hombre que incluso había participado en el entrenamiento de Montoneros. Y sí, Perón había propiciado la guerrilla, la creación de formaciones especiales, muchos hombres de la Resistencia lo habían escuchado, se habían comprometido. La tragedia, una vez más, tenía ribetes griegos. Perón, que nunca combatió en una batalla, que había huido ante la única cierta que le propuso la historia, también estaba convencido que era un genio de la táctica y la estrategia guerrillera, basta escuchar sus peroratas grabadas por Pino Solanas y Octavio Gettino para ver el nivel desopilante de cháchara con que era capaz de despacharse. Tal su doctrina de la guerra revolucionaria, otro mamarracho. Termino con esa postal formoseña con un comentario, a propósito de la muerte del subteniente Massaferro, de guardia ese caluroso sábado en el RIM 29, supuestamente un enemigo de la revolución socialista planteada por el “Ejército Montonero”; en el cínico lenguaje del imperialismo, un daño colateral, uno más. Cito a Carlos Kunkel, hoy día diputado nacional del FpV, quien participa de la Operación Primicia, entonces, la estrategia de Montoneros era ideológica, enfrentar al Ejército Argentino, a fin de plantear una disyuntiva de hierro: “había dos ejércitos, uno, el represor, otro, el ejército montonero, la gente tenía que entender esto”. No hay que ser un genio de la política para entender que plantear esta oposición, en pleno gobierno democrático, que había llegado al poder con el 63% de los votos, era proponer un golpe de Estado, la muerte de la política y de cualquier entendimiento democrático y civilizado. Era abrir las puertas del Infierno. Si de ahí salían dos, tres, cuatro, cien o mil demonios, venía a ser un puro detalle contable. Nadie honesto y con un mínimo de sentido común, puede hablar de esto como de un error, no a esa altura no. Esto es ser parte de un minucioso y deliberado plan. Un plan diseñado en otra parte. No sólo no hubo nunca, a la fecha, ninguna señal de arrepentimiento por los partícipes de esa Operación Primicia, la cual abrió las puertas de los monstruos, sino que sus autores todavía la recuerdan y celebran, incluso usando las instalaciones de la UBA para tal evento, sí, lo hicieron hace tres o cuatro años. Mucho menos han intentado acercarse a los familiares de los doce soldados asesinados por sus balas revolucionarias, no incluyo al Subteniente en esa lista, ahí la tentativa se pondría demasiado densa. La pensión que cobran hoy día los padres de los conscriptos asesinados no llega a los 1.000 pesos mensuales. 1.200.000 es lo que han recibido los familiares de los terroristas, con sus nombres grabados en bronce como víctimas del “terrorismo de Estado”, en el Monumento de la Memoria en la Costanera Norte, una de las plazas menos visitadas de la Argentina. Sí, repugna, es demasiado obscena la historia. Nuestra historia. Pero lo concreto es que es uno de los testimonios más patentes de la política de Derechos Humanos instaurada por este gobierno que en estos días cumple 9 años en el poder, muchos años. V La CIA, el M-16 y el Mossad, se turnaban para ver quién se volteaba a la piba más linda de la organización armada, algunas de ellas, de proverbial belleza, siempre, disfrazados con las ropas de un comandante revolucionario. Las pibas, invariablemente, portaban dos apellidos, eran de zona norte, luego, morirían. Los secuestros extorsivos, de Jorge Born para abajo, generaron una fuente inagotable de recursos, caprichos y atrocidades. Personajes tan impolutos e insospechados como el actual ministro de la Corte, Eugenio Zaffaroni, Juez de la Cámara del Crimen durante la Dictadura, han recibido los beneficios de aquélla delincuencia. Montoneros se caracterizó, sobre todo, por hacerse cargo de espectaculares operaciones que no habían sido ejecutadas por sus fuerzas, caso Aramburu y José Ignacio Rucci, los más paradigmáticos, así como por no reconocer ejecuciones propias, algunas abominables, caso Padre Carlos Mugica. Sí, lo corregimos, el Padre Mugica es asesinado dos semanas más tarde de condenar públicamente la lucha armada, ya estaba afuera. Mugica sabía que Montoneros iba a ejecutarlo, así lo había avisado. Le seguiría la entrega de Rodolfo Walsh a un Grupo de Tareas de la Marina, luego de pronunciarse públicamente contra la conducción, por militarista. Cirilo Perdía le había respondido también públicamente entonces, que quien no estuviera de acuerdo con la conducción, tenía la puerta abierta, claro, con una banda de militares fuertemente armados esperándolo. Walsh se enfrenta entonces a una unidad de la Marina armado tan sólo con un revólver calibre 22, por eso dice el Tigre Acosta que se suicida. La muerte de su hija, meses antes, también entregada en una encerrona, había terminado de devastarlo. Sin dudas, el caso más notable en su larga lista de traiciones y delaciones, es el que deriva en la muerte de Mario Santucho, comandante del ERP, muerto en un enfrentamiento con una unidad del Ejército al mando del Capitán de Ingenieros Juan Carlos Leonetti. Al día siguiente, ERP y Montoneros se fundirían en una nueva organización, la OLA, Organización para la Liberación de la Argentina. Sólo tres elementos de la conducción del ERP y Mario Firmenich sabían del domicilio de Roby Santucho en un monoblock de Villa Martelli, Enrique Gorriarán Merlo, desplazado de la conducción del ERP por militarista, era uno de ellos. Ya en Democracia, Gorriarán Merlo conducirá otro desastre guerrillero, el último, el ataque al Regimiento de Infantería Mecanizada de La Tablada, el 23 de enero de 1989. Durante el ataque, la recuperación del Regimiento demoró casi una jornada y fue altamente mediático, filmado por Crónica TV en vivo día y noche, el Comando en Jefe del Ejército, difundiría un comunicado, avisando que las fuerzas armadas legales tenían una sola hipótesis de combate, la subversión, poniendo blanco sobre negro la controversia surgida luego de Malvinas, conforme la cual, la oficialidad ex combatiente pretendía incluir a Gran Bretaña como un elemento más a tener en cuenta, a saber, el auténtico enemigo histórico de la Argentina. Como siempre, la guerrilla guevarista, primero, era derrota, acarreando la muerte, tortura, cárcel, de la propia tropa, segundo, funcionalmente era un comodín el Imperio, tercero, sus cabecillas eran salvos y se fugaban, amparados por los servicios de inteligencia propios y foráneos. VI Quiero detenerme unos párrafos en los hermanos Schoklender. Se lo merecen. En todo sentido. Su padre, Mauricio, fue un traficante de armas al servicio de una empresa de bandera alemana, con nombre americano, Pittsburgh, fachada encubridora de un negocio de la burocracia militar israelí, la cual se encargó de abastecer de armamentos a la Junta Militar durante todos esos años, como a otras dictaduras militares o regímenes sometidos a embargos, caso Sudáfrica, negocio de miles de millones de dólares. Sí, es cierto, nunca la Argentina estuvo mejor armada. Es un mito el rebuznar con que los soldaditos estaban mal armados en Malvinas, jamás de los jamases, dicho por propios y ajenos, estos últimos, oficiales de la Corona Británica, ex combatientes, que reconocieron tanto la capacidad de combate de las tropas argentinas como la calidad del equipo, para el caso, los fusiles FAL de fabricaciones militares, que funcionaban en las Islas mejor que los originales belgas de las fuerzas colonialistas. Argentina no tenía el armamento de un país miembro de la OTAN, poseedor de la tercera fuerza militar del planeta, entonces, pero lo suficiente como para darle seria batalla, poseía misiles tierra-aire Rolland, idénticos a los del ejército suizo, los diez Excocet franceses provistos a la aviación naval, hasta el embargo, hundieron nada menos que siete buques invasores, incluido su buque insignia. La derrota de Malvinas es consecuencia de la defección del Gral. Menéndez, está bastante estudiado el punto. Defección o traición, vaya uno a saber. En un país serio, ambas acarrean un pelotón de fusilamiento. Pero volvamos a los Schoklender, sobre todo porque el próximo 30 de mayo, 30º aniversario de una hazaña de la aviación militar en Malvinas, a cargo de una escuadrilla de Super Etendard de la aviación naval y A4B de la Fuerza Aérea Argentina, los cuales dañan seriamente, hasta provocar su posterior hundimiento, al buque insignia de la Task Force invasora, el portaaviones “Invencible”, con el último misil Exocet del arsenal de las fuerzas patriotas, hoy en el fondo del mar, en la cuenca de Malvinas, a 700 metros de profundidad, hito denunciado por un mapa de prospectiva petrolera declarado por la autoridad civil de las Islas, en donde se avisa del riesgo para las futuras exploraciones y extracciones. Sigo, el próximo 30 de mayo, Sergio Schoklender ampliará su declaración ante el anonadado Juez Norberto Oyarbide, en la causa por fraude al Estado de la Fundación Madres de Plaza de Mayo. Arturo Pérez Reverte podría contar alguna vez esta historia, él, que dice haber sido corresponsal de guerra en las Islas, vaya a saber uno cómo. Digo, el ataque de la aviación de guerra argentina y el hundimiento del HMS Invencible. Y digo los Schoklender, nunca un dúo ha sido más desparejo, porque en Sergio se sintetizan cuatro décadas de horror, mentira, engaño, manipulación, ambición de poder y avaricia, en gran forma, trágicamente, en el sentido más griego del término, de nuestra más reciente y paupérrima historia argentina, toda ella tapa de Crónica con letras de molde, fondo negro, caracteres rojos. Pero por sobre todo, de impostura, sobreactuación, el ser trágicamente famosos, luego ricos, a costa de hechos no cometidos, asumidos como propios, por conveniencia política, también, por ser un eminente psicópata. El tic, los tics, de Sergio Schoklender son tan sintomáticos, que llega a pergeñar una organización armada ad hoc, -en su libro póstumo, “Sueños postergados”, confiesa cómo en los 90 recaudaban para financiar a las Madres a punta de pistola, “guerrilla” que consuma una serie de atentados durante el gobierno de Néstor Kirchner, varios con bombas de construcción casera, describe en detalle cómo en la Fundación había un depósito de armas y explosivos-, Hebe de Bonafini estaba al tanto. No, no hay ningún Fiscal Federal dispuesto a abrir una causa sobre el punto, según Schoklender, ha prescrito (sic). La foto por todos conocida, del apoderado de las Madres disfrazado de Obispo Rojo, junto con Hebe Pastor de Bonafini, disfrazada de Bruja, festejando vaya a saber qué ¿Halloween?, en un salón de fiestas de la Fundación, es como el summum de este aquelarre. A mi, de todas formas, esa foto no deja de provocarme cierta ternura, ahí se los ve humanos, incluso creíbles. Porque Montoneros fueron los hijos de Hebe, supuestamente secuestrados y asesinados por la Dictadura en el año 1977. Digo supuestamente, porque en el listado actualizado de la CONADEP de la fecha, 8308 8215 0 Bonafini Raúl Alfredo, tan sólo figura éste último. Quien quiera puede corroborarlo por sí mismo. Y hasta hace no pocos años, figuraban sus dos hijos; el mayor, Jorge Omar, denunciado como desaparecido el 6 de febrero de 1977, ya no se encuentra en ese sitio, que se actualiza permanentemente. Quizás este fraude supere todo lo imaginado. http://www.desaparecidos.org/arg/conadep/lista-revisada/ Pero no quiero irme de tema, de Sergio, quien a mi entender, es víctima de demasiada injusticia, sí, como a casi todos me caen bien las causas perdidas. Los Schoklender jamás asesinaron a sus padres, por lo pronto. Mauricio Schoklender era un traficante de armas, corrupto, envilecido, homosexual, casado con una mujer decadente, viciosa, cocainómana, ninfómana, incestuosa, con la pésima costumbre de quedarse con dineros que no le correspondían, de una y otra parte, o sea, de los vendedores de armas, de Pittsburgh, de la Marina, su principal cliente, de Massera. Demasiada gente quería asesinar a Mauricio. Claro, también sus hijos. Y como en todo mito trágico que se precie, los chivos expiatorios son estos dos pipiolos, que para peor, están convencidos que la mejor idea del mundo, es escapar, qué otra cosa se le podría ocurrir a un adolescente judío en plena dictadura, conocedores de los negocios de su padre, de sus vínculos con la Marina. Luego, sus vidas son una verdadera desgracia, mientras que el conocimiento salva a uno, en Villa Devoto, hasta que aparece una docente garantista, discípula de Righi y Zaffaroni, Cristina Camaño, declarada marxista-guevarista, tiene la foto de Fidel en su despacho, fiscal en la causa del asesinato de Mariano Ferreyra hasta que es aparatada de la misma, Nilda Garré se la lleva como su mano derecha al Ministerio de Seguridad, la cual lo presenta a Hebe de Bonafini, dando inicio a uno de los romances más extraños e intensos de los últimos 25 años. El otro, el segundón, prófugo, siempre torpe y mediocre, se escondería en Bolivia hasta caer preso. Y en el caso de la malversación de fondos del Estado, les corresponde el san benito de la corrupción, junto a una larga lista de funcionarios, empezando por Julio de Vido, para terminar con Hebe de Bonafini, la principal responsable. El punto es que esta causa, es el nudo gordiano del mito montonero. De cuatro décadas de fraudes, manipulaciones, conspiraciones, entregas, extorsiones, robos, secuestros, homicidios, torturas. Pero antes que nada, de simulaciones, en donde bandas juveniles son usadas por un poder siempre en penumbras, sea la Logia Propaganda Due, la CIA, el M 16 británico, el Mossad, para acorralar, debilitar, avasallar y esquilmar a un pueblo manso y apático, demasiado distante, alienado, carente, pueblo heredero de una tradición tan rica como sus tierras, cordilleras, mares, profundidades. Para apurar un plan lo demasiado siniestro como puede significar pretender apropiarse de la Argentina, sus tesoros, su territorio y libertades, antes un pueblo atónito y una clase política corrupta e inoperante, plan, que, como en casi todos estos casos, está plagado de errores y puntos flacos. Porque como es habitual, se confunden fines y medios, y, el vil metal, cobra por lo general un protagonismo innecesario y confunde. Ahí la tragedia se transforma en bufa, cosa que todos esperamos bastante. VII Voy a terminar esta triste historia en varios movimientos, hablando de un socio vitalicio omnipresente en este mito infame, Horacio Verbitsky, (a) “El Perro”. Hombre de la Inteligencia de Montoneros, protegido por la Fuerza Aérea, financiado por la CIA, publicista de la dictadura populista peruana de Velazco Alvarado, para entonces, el hombre de la M en Lima, encargado de triangular el envío de fondos a La Habana, en tiempos en que es secuestrado por un grupo de tareas del ejército peruano Alberto Maguid, refugiado político, hombre acusado por la dictadura de Onganía de haber participado en el secuestro y asesinato de Aramburu, defendido, entonces, por los comandos civiles gorilas. Horacio Verbitsky, ¿hombre de la M-2.2 o del M-16?, ¿doble o triple agente? Lo dejamos para el final, porque lejos, es el más inteligente, culto, cruel y refinado de todos. El jefe de Nilda Garré, hoy día, a él se reporta, es más, la secretaria de DDHH del ministerio de Seguridad, la británica Nat Federman, es un alfil del CELS, agente de su íntima confianza. Hombre que en esta debacle que se avecina, sin duda que va a comenzar a laborar su salvoconducto, que no va a ser otro que entregar a Hebe Pastor de Bonafini, con quien lo une un odio acendrado, memorial, desde hace un cuarto de siglo, bastante tiempo. No otra es la explicación del fallido de la bomba de estruendo dejada en el cine Gran Rex, denunciada por Norberto Oyarbide como un arma de destrucción masiva, mamarracho instrumentado para tapar un bochorno de protesta ante los Tribunales, encabezado por el PRO y veinte personas, otro ante el Cabildo, impulsado por Binner y quince personas, hechos que de todas formas hablan de una protesta hoy incipiente, mañana, con el dólar a 678 pesos y Moyano sacando los camiones a la calle, tal vez, insospechada. Hace algo más de cuatro años inicié la modesta aventura intelectual de este blog con una nota titulada Blas García, casi tan extensa como esta, dedicada, justamente, al camionero asesinado por HV, quien era el jefe de la célula afectada a atentar contra la vida de Jorge Rafael Videla, 18 de marzo de 1976, en el Comando en Jefe del Ejército, fallido utilizando una bomba que deflagraría antes de tiempo, producto del nerviosismo del doble agente, provocándole heridas de muerte a un camionero que pasaba en el radio de la onda expansiva, sin sacarle siquiera la gorra al inventor de los desaparecidos; ¿trabajaba entonces HV (a) “Capitán Salazar”, para los militares?, reportándose directamente a la CIA, es probable, siempre ha llamado la atención, primero, su reticencia a jactarse de las operaciones en que ha participado, él sólo fue un hombre de prensa, segundo, la comodidad para dejar la Organización, según él en 1978, con tanta libertad como se toma un impermeable de un perchero y se sale sin paraguas, debajo de un torrencial aguacero, así de fácil. Años más tarde, este hombre sería el sumo sacerdote de una secta dedicada a expoliar al Estado, el CELS, siempre con cifra de cientos de miles de dólares, a propósito de juicios y reclamos de familiares de terroristas que ofrendaron sus vidas por una causa con cero pretensión crematística. Cómo él, ex guerrilleros, combatientes, que nunca habían sido responsable de nada. El camarista que había avalado la represión militar desde su juzgado de sentencia, Raúl Zaffaroni, pareja de Jacobo Isaac Grosman, secuestrador y extorsionador contratado por Montoneros, se encargaría de ponerle letra a esta doctrina, destruyendo una tradición de dos mil quinientos años de Derecho occidental, imponiendo una doctrina fuertemente inspirada en el Talmud, casualmente, en donde se invierten los valores a tal punto, que el criminal, el delincuente, no es castigado, sí, la víctima, doblemente. La matriz de la industria del Holocausto, descrita con detalles por el politólogo de New York Norman Finkelstein, se reproducía en escala liliputiense, o sea, argentina, dedicada también a descifrar quiénes eran los justos y quiénes los pecadores, la persecución de éstos, de los últimos 40 años de historia argentina. La figura de la victimización tomaba así caracteres de épica triste. Jamás había existido un Ejército Montonero decidido a tomar el poder por las armas, atacando objetivos civiles y militares en Democracia, no, esto era una falacia. Tan sólo jóvenes idealistas de boina y polera negra, como la resistencia maqui, claro, fumadores de buen tabaco francés, soportando la barbarie fascista entre mate y mate. Curiosamente, esta historia de guerrillas, de guerra revolucionaria, que había comenzado en América 50 años antes, bajo la invocación del cristianismo revolucionario y la protección de San Ernesto de la Higuera, terminaba siendo un movimiento de perfil judaico. La clave de esta paradoja, es que al neutralizar la lucha de entonces, al convertirla en inexistente, al victimizarlos y darle al movimiento de los DDHH una entidad política superior, para luego convertirlo en un negociado, lo que conjuran tanto Hebe de Bonafini como Verbitsky y Néstor Kirchner, el financista, es la verdad histórica de la causas de tal guerra, porque está más que claro que aquéllos jóvenes no habían luchado por este modelo, no jamás, este gobierno de hace 9 años que paga a pie juntillas una deuda externa fraudulenta, hace fraude para ganar elecciones, propicia la megaminería contaminante y saqueadora, es socio y aliado del Estado sionista de Israel, se ampara en el monocultivo de soja, perdura por una base social de millones de desocupados, entrega el petróleo junto con YPF a petroleras anglosajonas, tolera los negociados y la corrupción emergente de las privatizaciones de los 90, niega las verdaderas causas de la guerra de Malvinas, cual es un plan de la Corona Británica para apropiarse del petróleo subyacente en sus cuencas subterráneas, tolerando el bastardeo de la última gran batalla contra el colonialismo, siendo cómplice silencioso de los Acuerdos de Paz de Madrid del año 1991, un año antes de que Néstor Kirchner propiciara la venta de YPF a Repsol por 674 millones de dólares, los cuales nos dan categoría de país miembro del Commonwealth, de colonia británica. Aquellos revolucionarios proponían la socialización de los medios de producción, la nacionalización de la banca y el comercio exterior. Lo digo con todas las letras, Mariano Pujadas, hombre que le iba a disputar a Firmenich la conducción, casualmente, “Mártir de Trelew”, otra entrega, por decir uno, a Néstor Kirchner lo hubiera puesto un plomo de 9 mm entre los ojos. Para aquellos jóvenes revolucionarios, este gobierno también sería catalogado como oligárquico y tiránico y propondrían su derrocamiento por la lucha armada. Hebe de Bonafini porque es una impostora, agente de la URSS, adscrita a La Habana, cumpliendo con un servicio para con la Dictadura militar, por ende una intocable, luego de la desaparición forzosa de la fundadora de las Madres, madre de combatientes de las FAP, Azucena Villaflor, la Dictadura, entonces, era la principal proveedora de trigo de los soviéticos, nada menos, sin hijos desaparecidos, como se terminará revelando; Horacio Verbitsky, porque es un doble agente de toda la vida, con un odio visceral por el peronismo, quien conoce perfectamente la historia de Bonafini, la cual lo desprecia y lo trata de judío sionista y agente de la CIA en público; el hijo de su jefe, el otro doble agente, Mario Firmenich, dirige la filial de La Cámpora en Madrid; Néstor Kirchner, porque es un farsante, enriquecido durante la Dictadura y después, como nunca nadie, sobreactuando de “revolucionario”, luego de haber entregado a conocidos y allegados a la represión en Río Gallegos. Los tres, eso sí, trabajan para Gran Bretaña, debilitando la República, sus instituciones democráticas, su convivencia, la paz social, hasta dejarle exangüe, lista para el matadero. El final ya lo sabemos, como todo plan de Montoneros, está destinado al fracaso, está en el aire. Esta vez, el poder participativo y revolucionario que se les imponga, deberá de ser sumamente cuidadoso, pragmático, democrático, republicano, actuará con el Código Penal sin atenuantes para hacer que paguen por sus crímenes, todos, en las mejores cárceles posibles, y nos devuelvan hasta el último peso que se han robado. Esto es lo serio y eficaz, lo demás, es copia, incluso la peor, de ellos mismos.

FIN DE FIESTA

"La fiesta kirchnerista se terminó" El ex ministro de Economía, Ricardo López Murphy, aseguró que el dólar debería estar a 5,40 para evitar una recesión. "El gasto público está descontrolado, tenemos 25% de inflación, atraso cambiario y 25% de pobres", agregó. El ex candidato presidencial, Ricardo López Murphy, afirmó esta mañana en declaraciones radiales que "la diferencia de valor entre la divisa oficial y el paralelo tiene consecuencias sobre la economía cotidiana ya que genera una enorme incertidumbre y una gran parálisis productiva porque frena las inversiones y la compra de bienes”. Para el ex ministro de Defensa y Economía de la Nación, "la fiesta kirchnerista se terminó. El gasto público está descontrolado, 25% de inflación, atraso cambiario, 25% de pobres y déficit fiscal". Cuanto antes se reconozcan los problemas y se enfrenten con decisión y firmeza, más fácil será evitar el creciente panorama económico recesivo hacia el que vamos”. "El Gobierno ha disfrutado de circunstancias increíblemente favorables pero cuando hay dificultades es cuando se ven los pingos en la cancha; ahí hace falta una conducción económica unificada y lúcida”, agregó el economista. "Si se hubiera actuado desde octubre con un tipo de cambio a 5.40, habría una situación menos traumática que la que se está viviendo", sintetizó López Murphy.

martes, 29 de mayo de 2012

BARRANCA ABAJO

Barranca abajo por María Zaldívar La educación argentina es pésima. Hace un par de décadas, yo sostenía que estábamos formando una generación de inadaptados para la vida. Los chicos que iban a colegios públicos salían mal preparados, con muchas horas menos de clase de las necesarias para estar capacitados de enfrentar el siglo XXI. Porque venían de colegios que el populismo y la pobreza habían convertido en comedores en los que, aleatoriamente, se los instruía y porque las carencias materiales les hizo imposible el acceso a las herramientas tecnológicas de las que dispone el mundo. Con suerte, habían compartido una computadora entre docenas de alumnos una vez y cada tanto. Esos establecimientos envejecidos no contienen a nuestra población infantil ni en lo académico ni en lo humano. Las goteras, el frío y los problemas edilicios son el marco de una escuela pública que fue perdiendo sus laureles bien ganados en otras épocas. El egresado, entonces, resulta un producto escasamente capacitado para enfrentar los desafíos que nos plantea el mundo modernísimo al que la sociedad global se viene asomando. No siempre la educación pública fue el adefesio actual. Por el contrario, durante un siglo representó uno de los orgullos nacionales. Los egresados de escuelas y universidades estatales eran garantía de excelencia que la acumulación de políticas equivocadas transformó en parias sub capacitados. Haciendo memoria, sin ira, buscando explicaciones hay que mirar para atrás porque definitivamente allá están las respuestas. Probablemente la escuela pública fue distinta, por ejemplo, cuando sus maestros no conformaban las filas de la CGT porque sentían que su vocación de formar a nuestros hijos no tenía parecidos con los reclamos que podrían inspirar a los obreros del puerto o a los metalúrgicos. En la vereda de enfrente, estaban los privilegiados hijos de quienes tienen las posibilidades económicas de pagar por una educación a la altura de las necesidades de los tiempos que corren. Esos chicos tienen acceso a internet, idiomas y una educación completa que les garantiza salida laboral y buenas remuneraciones. Mientras esto ocurría a la vista de la clase dirigente que nada hacía por reducir la brecha, lo político también mutaba. La calidad institucional se estrellaba a fuerza de corrupción. Los partidos políticos hacían todo lo posible para volverse corporaciones monolíticas que impidieran el debate, el disenso y la competencia interna. Cuando lo lograron, los espacios de participación se achicaron aún más en tanto que los poderes del estado ya habían sido capturados por minorías para beneficio propio; la ideología de la mediocridad era ley y filtro. A la pobreza de la educación pública y la aparición de una casta política saqueadora con nuevos códigos se sumó y generalizó una filosofía de lo fácil y lo rápido que traspasó a la sociedad y carcomió sus cimientos. Ser rico pasó a ser infinitamente más importante que ser culto; sin educación ni valores o, tal vez, sin educación en valores, estaban dadas las condiciones para lo que vino: “vale todo” y “sálvese quien pueda”. Eso y decir que el sistema imperante saca lo peor del ser humano es lo mismo. Y es lo que la Argentina viene practicando desde hace décadas. Ese día entendí que los grupos de inadaptados que crecían en nuestra sociedad eran dos, por motivos diferentes, pero dos: los hijos de la escuela pública por su falta de preparación para los desafíos del nuevo siglo y los hijos de las escuelas exclusivas. Ellos, que a la par de los idiomas y las herramientas académicas modernas conviven con el valor de la competencia y de la palabra; que aprenden el mecanismo de los premios y los castigos y son instados a la superación y la exigencia también tienen dificultades a la hora de la inserción en una sociedad sin esos códigos de comportamiento. Inadaptados en lo académico, unos; inadaptados para la convivencia, los otros. Cómo se sobrepone a una ecuación compleja quien no estudió el modo de resolverla? Cómo se traicionan los principios con los que alguien se educó para obtener un ascenso o “sacar” un expediente? Alguien me dirá que puede haber egresados valiosos de la escuela pública y atorrantes de la otra y yo les diré que sin ninguna duda es cierto. El presente análisis es una descripción de tendencias, no de casos aislados. Y la rebelión interna que padecemos los liberales es saber que muchos padres de espíritu sano están atrapados por este sistema siniestro que les impide elegir la educación de sus hijos; este sistema perverso de malandras autoritarios y ladrones que los hacen rehenes de sus políticas de hambre; este sistema que los convierte en clientes obligados de sus escuelas, de sus hospitales y de sus limosnas. La factura a los que no padecieron esa ostensible violación al primero de los derechos individuales, el de la libertad, es preguntarles qué excusa tuvieron para aceptar y en muchos casos, colaborar con la instalación de estas gentuzas en los espacios de poder. La Argentina actual está estancada por todo esto. Porque muchos no están capacitados a entender el proceso en que estamos sumidos y, por lo tanto, tampoco son capaces para encontrar el camino de salida. Hay quienes entienden muy bien y que aprovechan las ventajas de corto plazo que les otorga el caos. Ambos grupos sumados son mayoría. El resto somos los atrapados y para los atrapados, no hay más opciones que soportar la arbitrariedad o emigrar mientras sea posible. Se equivocan quienes refieren ejemplos de otras épocas y otras dictaduras. Esta es única porque el peronismo es único y se compone de lo peor de los autoritarismos que el mundo moderno conoce. Porque siempre hay un peronista “bueno” (generalmente aislado circunstancialmente del peronismo gobernante) dispuesto a reivindicar al régimen y porque siempre hay un comodín inescrupuloso sin ideología que, en aras de obtener poder, hace alianza con él para llegar. El peronismo es la catástrofe de la historia Argentina. Negarlo es resistir la realidad. Mientras tanto, nos imponen sus códigos y como uno no elige las alternativas sino entre las alternativas que el destino pone frente a nosotros, entre “vale todo” y “sálvese quien pueda” elijo lo segundo. Ezeiza.

LA IMPROVISADA

Imprevisibilidad gubernamental por Aleardo F. Laría Esta presidenta es absolutamente responsable y previsible", afirmó Cristina Fernández ante un auditorio colmado de jóvenes militantes de La Cámpora y la JP Evita. La mandataria hizo estas declaraciones el martes pasado durante la inauguración de la Sala de la Juventud Néstor Kirchner en la cámara baja. A pocas semanas de haber procedido a la expropiación-confiscación de la empresa más importante del país –algo que no estaba previsto en su programa de gobierno– las afirmaciones de Cristina sonaron sorprendentes y poco convincentes. Si algo caracteriza a la gesta que se inició hace justamente nueve años es la imprevisibilidad. En un contexto donde los partidos políticos son "cáscaras vacías" –Moyano dixit– y las declaraciones programáticas que se presentan a las elecciones son meros enunciados retóricos, carentes del menor rigor, muchas de las decisiones políticas que se impulsan desde el Poder Ejecutivo parecen ir dirigidas a apagar fuegos surgidos en el momento. No existe, o no se conoce, un verdadero plan de gobierno. Ninguna de las medidas más fuertes adoptadas por este gobierno –estatización de las AFJP, ley de Medios, modificación de la Carta Orgánica del Banco Central, o la más reciente de expropiación de YPF– estaba incorporada en un programa que hubiera sido previamente votado por los electores. Y si alguien encuentra alguna referencia perdida en ese programa, deberá convenir que no fueron, hasta antes de su tratamiento por el Congreso, exhibidas claramente frente al electorado. Digamos, para ser ecuánimes, que la imprevisibilidad no es un problema que sólo pueda atribuirse a este gobierno. En general forma parte de la cultura política de toda la región, porque al decir de Carlos Matus, "la práctica de gobierno en América Latina facilita la improvisación y desvaloriza la planificación porque el aparato del sector público conforma un sistema macro-organizativo de baja responsabilidad". Con este calificativo de baja responsabilidad se quiere señalar que nadie pide rendición de cuentas de forma sistemática por el desempeño en las apuestas realizadas por los gobiernos en ausencia de planes vinculados a promesas electorales transparentes. El sistema político, a través del partido que se apropia literalmente del Estado, utiliza criterios internos de evaluación, basados en el modo en que se satisfacen las oportunidades de negocios, poder y protección que se otorgan a sus miembros. A los ciudadanos sólo les queda el acto electoral, ejercido cada cierto tiempo, para hacer valer sus preferencias, en una ceremonia donde predomina la retórica y se acude al uso exacerbado de estereotipos firmemente arraigados en el inconsciente colectivo de las sociedades. Como señala Matus, la improvisación está tan arraigada en nuestras sociedades porque ofrece claras ventajas a los políticos. En primer lugar, está al alcance de todos, dado que para improvisar no hace falta tener entrenamiento ni conocimientos especiales. Obsérvese que la mayoría de los dirigentes políticos latinoamericanos son abogados, una profesión que no presta en su currículo la menor atención a la gestión administrativa o a la formación en control presupuestario. Por otra parte, la improvisación alimenta el egocentrismo y la soberbia del hombre práctico, que permanece sometido a la ignorancia de segundo grado ("no sabe que no sabe"). La improvisación es flexible y adaptable a la realidad, dado que nadie tiene que explicar los cambios ante la ausencia de una planificación previa y es la herramienta preferida por nuestros dirigentes políticos porque actúa exenta de formalismos. El dirigente improvisador actúa basado en la intuición y rehúsa atenerse a una teoría o técnica basada en el conocimiento científico. El resultado final es un sistema de enorme mediocridad, que carece de estímulos para elevar la calidad y la eficiencia del sistema de gestión pública. Los dirigentes políticos se resisten a sacar el sistema organizativo de su actual punto de mediocridad porque temen perder las bases de su poder artesanal. De este modo el proceso de modernización del aparato público latinoamericano queda atrasado, en un momento en que las empresas privadas están enfrascadas en un proceso de búsqueda continua de la calidad, mejorando notablemente su eficiencia productiva. No es una paradoja menor que los proclamados defensores de la intervención fuerte del Estado en la economía sean luego los que trabajan denodadamente por corromperlo, parasitarlo y debilitarlo internamente.

SE QUEMA EL RANCHO

SANTA CRUZ. Primer indicio anarquista: queman autos en El Calafate. En una madrugada quemaron once (11). La policía no sabe qué hacer. Es alarmante cómo las autoridades en materia de seguridad de la provincia, son rápidamente desbordadas por los acontecimientos. En El Calafate incendiaron intencionalmente, 11 autos, 6 de ellos solos en la madrugada del sábado último. Desconcertada la policía, no encuentra el camino para resolver la situación. Como si esto fuera poco robaron en un negocio que linda con el Hotel Los Sauces. El sábado a la madrugada, El Calafate fue nuevamente escenario de la quema de autos en la vía pública. Seis vehículos de mediana antigüedad fueron incendiados mientras se encontraban estacionados, rompiendo los vidrios y tirando en su interior un producto combustible que comienzan a tomar rápidamente el tapizado, dejando en pocos minutos al vehículo convertido en una bola de fuego. Los bomberos acuden una y otra vez a sofocar incendios, pero hasta el momento es un absoluto misterio para la policía, cuál es motivo y quiénes son los saboteadores. Algunos indicios suministrado extraoficialmente por la policía, indican que serían más de una persona y actuaría en conjunto en dos o más lugares, en tanto hay otra hipótesis de que sería grupos de jóvenes que salen a “divertirse” y el hecho de que se focalicen en vehículos viejos (R-12, Fiat 147, R-18 y similares) podría estar dado porque estos autos – en general – no poseen alarmas y les permiten concretar el ilícito y luego darse a la fuga. Lo increíble del caso es que a dos semanas de repetirse estos hechos vandálicos, la policía no ha podido organizar una acción para ponerle fin a las andanzas de estos delincuentes. En total ya van 11 autos quemados, en una población relativamente pequeña donde ya las autoridades debieran haber cuadruplicado su presencia en las calles, realizando rondas en vehículos particulares, comunicados en red y recorriendo todo El Calafate, para poder detectar a los autores. “No se hace nada, porque dicen que no hay policías; los únicos que corren son los bomberos. Como no queman la 4×4 de ningún funcionario municipal, nadie se calienta, al lado de mi negocio se quemó un auto que si estallaba el tanque de nafta nos quemaba a todos nosotros, pero parece que eso no le importa a nadie”, dijo a nuestro corresponsal el dueño de un multirrubro cercano donde sucedió uno de los atentados contra un auto estacionado. Cerca de CFK El colmo de la inseguridad llegó al barrio de la presidenta Cristina Fernández, pues un ladrón encapuchado y a punta de pistola robó en la heladería y fábrica de chocolate “Ovejita Patagónica”, un local lindante con el Hotel Los Sauces de la familia Kirchner y a pocos metros de la residencia oficial. “Es que cuando ella (La presidenta) no está, es como que la seguridad se relaja. Imagínese, si roban ahí, lo que queda para nosotros”, dijo el kiosquero, alertando que El Calafate se ha convertido en un lugar con mayor inseguridad y hasta ahora no hay un plan efectivo para combatir el delito. (OPI Santa Cruz)

CARTA MILITAR

CARTA ABIERTA DE UN TENIENTE CORONEL A UN GENERAL Mi general, en este Día del Ejército Argentino, le escribo para acercarle una reflexión hecha con bronca, decepción e incertidumbre. También con tristeza, porque el Ejército que yo viví hasta hoy está siendo cambiado, no en su orgánica ni en sus sistemas de armas – que son circunstanciales – sino en sus esencias. Más que cambiado está siendo destruido ante la mirada indiferente o quizá cómplice de quienes hoy, circunstancialmente, tienen la responsabilidad de conducirlo. Nos formamos en el mismo Colegio Militar y nos nutrimos de los mismos valores que encontrábamos hechos carne en la historia pasada y presente del Ejército. Creo que ambos ingresamos por vocación, una vocación que se fue fortaleciendo en los años de Colegio y, más tarde en el trabajo diario del cuartel. Siempre me chocó que se hablara de “carrera”. Lo nuestro era y es vocación. Carrera es correr para llegar a una meta, en última instancia, para satisfacción individual, más allá de la sana ambición que es motor legítimo de nuestros pasos. Pero no todo es ambición, no todo es querer llegar. La vocación es darse, la vocación es entrega, la vocación es servicio, como aprendimos en el Colegio y como usted nos remarcaba como Oficial de Operaciones y, más tarde como Jefe de Unidad. Como verá hemos compartido varios destinos, todavía hoy recuerdo como nos entusiasmaba escuchar los relatos de sus combates en el Monte Tucumano, de sus operaciones en el conurbano contra la Columna Norte de la banda montonera. De su boca escuché historias de coraje, de sacrificio por el camarada que tenía a su lado y en el que se resumía la razón del valor y el arrojo, del coraje más allá de toda razón. También supimos de miserias, de cobardías. Tengo muy presente una discusión suya con el Jefe de Unidad y otra con ocasión de la visita del Cte Br, por lo que usted consideraba era una casi traición, renegar de la lucha sostenida contra los terroristas y abandonar la suerte de los camaradas que estaban siendo requeridos por la justicia a una discutible, mentirosa e incierta “Batalla Jurídica”. Recuerdo como se indignó, cuando el Cte Br, le respondió “… y que quiere Mayor, que hagamos un golpe?” . Para usted esa respuesta sólo escondía ineptitud o cobardía. Era sólo una justificación tibia y apresurada, de su vocación de no hacer nada. Hoy, usted es general, no es seguramente el momento histórico que siempre soñó: nos gobiernan los terroristas que el Ejército – usted y nuestros camaradas combatieron; los medios, comprados o por ideología, nos humillan; pareciera, aunque la experiencia de nuestros destinos, muestra lo contrario, que la sociedad nos ignora o nos condena; no tenemos presupuesto, ni hipótesis de conflicto, nos imponen reformas inconsultas, concebidas por ideólogos ignorantes de los temas de Defensa y cuantas otras cosas más. Pero, es el tiempo que le toca, se preparó toda su vida para este momento y llega en un punto de quiebre para el Ejército Argentino. Usted es superioridad ahora, no el tiempo que le hubiera gustado, en la crisis, en medio de una batalla ideológica, continuación de la lucha de los setenta. Es su tiempo y su batalla y debe dar testimonio. Hoy, mi general, están tratando de quebrar la conciencia histórica del Ejército, de convencernos que nuestroscamaradas son delincuentes de lesa humanidad – usted también -, que todos los que estamos en el Ejército desde esos días, aunque yo no era todavía oficial, formamos parte de una asociación ilícita. Y esto con la complacencia o silencio culpable del Jefe de Estado Mayor, y por omisión, ambición o tibieza del resto de losgenerales. Hoy, mi general. Veo con dolor, con rabia, como han abandonado a los que están presos, primero les quitaron la asistencia jurídica, sabiendo que ninguno de ellos tiene los medios para pagar un buen abogado, luego, se gestiona que los saquen de las unidades. Lo veo también con rabia, por que nuestros presos, muchos son sus compañeros, otros sus subalternos y los más, superiores de esos años, a los que, cuando estaban en actividad, el general Bendini, o Pozzi, o Pérez Bovard o Lugani trataban con respeto, amabilidad e incluso pleitesía u obsecuencia. ¿Qué lección de lealtad nos están dando?, ¿qué lealtad pueden esperar de nosotros, si ustedes son así con los que fueron sus jefes y comandantes? ¿Qué ejemplo dan a la ciudadanía, a nuestros cadetes, a nuestros oficiales? No hace demasiados días tuve que ordenar la quema de los planes tácticos de mi unidad, ¿qué respuesta le tengo que dar a mis oficiales cuando preguntan la razón? … que ya el Ejército no tiene planes para cumplir con su misión, o que no tiene Misión y por eso no tiene planes. O que la misión se cumplirá con operaciones de guerrilla… Acaso Chile abandonó sus Hipótesis de Guerra Convencional? … acaso lo hizo Brasil? ¿Cómo es esto que ya no seremos un ejército convencional? ¿Qué más vamos a entregar ahora: las unidades blindadas, la Escuela Militar de Montaña, la Aviación de Ejército, la Escuela de Guerra, los Liceos, el Colegio Militar...?. A cambio de qué... de Unimog repotenciados?. A cambio de un Gaucho que no sabemos muy bien para que sirve, además de para pasear a la ministra…? Mi general, dónde quedó la dignidad personal institucional,dónde quedó el coraje, acaso arrinconado en cinco oficiales que se atrevieron a vestir uniforme para rendir homenaje a nuestros muertos, un homenaje al que no se atreve el Jefe de Estado de Mayor para no molestar a los asesinos de hace treinta años?. El coraje de que hace gala la conducción de la Fuerza, es el coraje “administrativo” para sancionar a tenientes y capitanes y a un mayor que ni estuvo, ni sabía. ¿Esa es toda la valentía que tienen nuestros mandos? Se están equivocando otra vez de enemigo. El enemigo no son los tenientes y capitanes, o los jefes o los retirados, que no quieren ver destruido el ejército, ni lavado el cerebro de las generaciones futuras de cadetes y oficiales. El enemigo son los Duhalde, los Mattarollo, losVerbistky, los Ocampo, la Garré, los Kunkel. Ese es el enemigo, está afuera, no dentro del ejército. Sí, seremos el enemigo, si quieren verlo de esa manera, en la medida que no vamos a ser cómplices de la derrota definitiva del Ejército. Nos pueden considerar enemigos, si el único objetivo de los mandos es meter la cabeza en un agujero como el avestruz, o llegar a ser embajadores de la “patria montonera”. Mi general, este es su tiempo, es el tiempo de mostrar que lo suyo no es “la carrera”, sino que lo suyo es vocación. No va a quedar para semilla, más tarde o más temprano se va a ir, va a pasar o lo van a pasar a retiro, como todos. Salvo que aspire a una embajada, pero la cola para eso, parece que va a ser larga… La diferencia está en el grado de fidelidad a su vocación, al testimonio de entereza moral, valentía y dignidad que dé usted en la culminación de su vida militar activa. ¿Qué más le puede pedir ya al Ejército?. ¿Más años de Megane? ¿Más años de camarero? Y después qué? ¿Cuándo mire para atrás que le queda, el sabor amargo de la cobardía, la tibieza o la omisión, o la satisfacción de haber dado testimonio de decencia y coraje en la defensa del Ejército, de su patrimonio histórico,de sus camaradas presos? Su tiempo es ahora, no cuando lo inviten a formar parte del Foro de Generales Retirados. La melena de león le tiene que crecer ahora, su rugido se tiene que escuchar ahora, no cuando no corra ningún riesgoadministrativo, en la comodidad de su casa. Mi general, porque lo conozco sé que usted no me va a defraudar. Que no va a defraudar a los cientos de oficiales, que lo conocen y recibieron su ascenso con expectativa de ser bien mandados. Se preguntará porqué no firmo esta carta abierta, no la firmo por la misma razón por la que no lo nombro, pero tenga por seguro que cuando usted dé testimonio, como general, me tendrá a su lado como Teniente Coronel. Con nombre y apellido. Reciba un abrazo sincero, en el Día del Ejército Argentino, el mismo que parió a la Patria, le dio la Independencia, conquistó el desierto, derrotó con las armas a la subversión, combatió en Malvinas y resiste en la fortaleza de su memoria histórica, de sus mártires de todos los tiempos, con las miserias y grandezas de sus hombres, los últimos embates de la canalla terrorista.

lunes, 28 de mayo de 2012

PESOS

PESOS Suponga que deja olvidado un billete de 100 pesos en algún bolsillo y que lo encuentra dentro de un año. Ese billete se habrá transformado, como máximo, en un billete de 80 pesos, por la magia de la inflación. Suponga, ahora, que deposita 100 pesos en un plazo fijo a un año en una entidad financiera. Cuando venza, el dinero que recibirá tendrá un poder de compra de, como máximo, 88-90 pesos. Está claro, entonces, que el que apuesta al peso pierde. Obviamente, como usted necesita pesos para sus gastos de todos los días y tiene excedentes por períodos cortos, sigue demandando pesos y sigue depositando fondos en pesos en el sistema financiero, lo mismo que las empresas. Pero, usted no es tonto/a, y sabe que ese “impuesto” que paga, es el costo por tener dinero para las transacciones diarias, y ahorro de corto plazo. Pero si tiene excedentes de fondos que van más allá del muy corto plazo, usted trata de conservarlos. Comprando un bien, o buscando activos que, según su expectativa, lo “protegen” de alguna manera, contra la inflación. Puede ser un inmueble, un bono, una acción, o… dólares. El problema con los inmuebles es que existe lo que los economistas llamamos, “indivisibilidad del capital”. Es decir, se necesita mucho dinero para entrar y no se puede salir “parcialmente”. El problema con los bonos o las acciones, es que se necesita información, asesoramiento especializado, y cumplir con cierta burocracia operativa. Con los dólares, en cambio, los montos mínimos de entrada y salida son muy bajos, y salvo el costo del spread comprador/vendedor, los trámites son sencillos, o al menos, lo eran hasta hace no mucho tiempo. Por supuesto que las acciones, los bonos, los inmuebles y hasta el dólar pueden bajar de precio y, luego de un año, se puede perder más que con la inflación. Pero no es menos cierto, que también pueden subir de precio y mucho, cosa que con el peso, seguro, no va a pasar. En otras palabras, el que ahorra en pesos tiene una pérdida asegurada, mientras que el que ahorra en dólares, puede perder, pero también puede ganar. En condiciones “normales”, siempre existe un precio esperado del dólar, y una tasa de interés en pesos, que termina igualando el rendimiento de los ahorros en pesos o en dólares, al menos, a priori. Es decir, si alguien espera una devaluación del peso contra el dólar del, por ejemplo, 20%, en un año, si el banco le paga por un plazo fijo en pesos a un año, 20% de interés, comprar 100 dólares hoy, o depositar 100 pesos a plazo fijo hoy, y comprar 100 dólares dentro de un año, resultan equivalentes. (Por supuesto que en clima de “fin del mundo”, esta relación se rompe). Pero sucede que, el gobierno decidió, en octubre del año pasado, después de destruir el mercado de la carne, el mercado de la energía, el del trigo, y otros mercados, destruir también el mercado de dólares y pesos, rompiendo la relación entre ambos al limitar la compra de dólares en el mercado en dónde el Banco Central es oferente, obligando a una pesificación forzada de los ahorros. Pero la relación entre pesos y dólares, no se puede borrar con un simple “de eso no se habla”, y cuando las expectativas de una mayor devaluación, derivadas de la revaluación del dólar en el mundo, contra el resto de las monedas, en especial el Real brasileño, se empezaron a generalizar, mientras que las tasas de interés en pesos siguieron bajando. Mientras los aumentos salariales ya acordados o por acordar, junto a las necesidades de más maquinita de Ciccone/Banco Central, para cubrir el bache fiscal de Nación y Provincias, dieron la señal de que la inflación, en los próximos meses, no bajará, la demanda de dólares por ahorro se incrementó. En el mercado “anterior”, esta mayor demanda la frenaba la suba de la tasa de interés, y/o la venta de reservas del Banco Central. Ahora, la mayor demanda sólo la frena el precio del dólar libre. Es decir, lo que antes se reflejaba en la tasa de interés, ahora lo mide la brecha. El problema es que el precio del dólar libre, está, además, distorsionado por los controles, las prohibiciones y el riesgo de operar bajo la ley K. Por eso, el precio combina expectativas de todo tipo y no sólo las de devaluación. Paradójicamente, entonces, Moreno fija las cantidades de dólares que quiere tener, pero la diferencia entre el dólar oficial y el dólar libre, y el número al que habrá que converger cuando se junten ambos valores, lo termina fijando el mercado. ¡Después de todo, mi amigo Guillermo resultó un neoliberal!: Él fija las cantidades y el mercado pone el precio. Enrique Szewach

FORES NO QUIERE AL FORRO

Con mas rechazos que aprobaciones, este lunes (28/05) la candidatura de Daniel Reposo para ocupar la Procuración sumó otro “no”, en este caso del Foro de Estudios sobre la Administración de Justicia (FORES) quien destacó que "Ni los antecedentes de desempeño anterior en la función pública, ni su escasa actividad académica permiten calificar al Dr. Daniel Gustavo Reposo como idóneo para el alto cargo al que ha sido propuesto" por el Gobierno, sostuvo FORES en una nota con su postura enviada al Senado nacional. Añadió que "Reposo es ajeno a la actuación profesional en el ámbito de la Justicia, no habiendo ejercido como abogado ni como juez". Pero también advirtió la entidad que "su actuación pública y declarada amistad con el Vicepresidente de la Nación (Amado Boudou), en circunstancias en las que este último es objeto de acusaciones públicas por su desempeño a favor de empresas contratistas con él relacionadas, entre otras múltiples acusaciones que deberán ser investigadas, hacen objetable la candidatura del Dr. Daniel Gustavo Reposo para el cargo de Procurador de la Nación". En consecuencia, FORES solicitó "en primer lugar al Poder Ejecutivo que retire la propuesta y formule una nueva". Y al Senado le pidió "que rechace el pliego del candidato propuesto por falta de idoneidad técnico-profesional y ética". En su informe FORES reprobó el currículum de Reposo (tema sobre el cual mencionó las denuncias de falseamiento de datos) y advirtió, por ejemplo, acerca de causas judiciales en las que quedó involucrado el aún titular de la Sindicatura General de la Nación (compra de vehículos del Ministerio de Economía e incidentes en asamblea de Papel Prensa).

PÁNICO

Una pregunta pone en pánico al kirchnerismo www.lanacion.com.ar/1476817 por Jorge Fernández Diaz ¿Saben quién es Eduardo Anguita? Es un ex militante de la izquierda revolucionaria que estuvo preso diez años, diez meses y dos días en el "Pabellón de la Muerte" que armó Ramón Camps en una cárcel de La Plata. Su madre fue secuestrada y desaparecida, y Eduardo tuvo que rehacer completamente su vida, estudió Comunicación Social, abrió un hogar para niños desamparados y escribió, junto con Martín Caparrós, una obra maestra del periodismo narrativo: La Voluntad, tres tomos sobre la historia de la generación de los 70. El kirchnerismo le robó el corazón: Anguita se convirtió en periodista militante y escribió con vehemencia a favor del Gobierno. No he dejado de leerlo nunca. Y a pesar de que se encuentra en las antípodas de mi concepción profesional (creo en el periodismo independiente) y también de mi visión ideológica (soy un ex peronista y un eterno socialdemócrata sin partido), no le he perdido el respeto ni el afecto. Ni aun cuando escribió febrilmente a favor de la ley de medios, legislación valiosa que sin embargo fue dictada con el secreto y vil propósito de amordazar a las voces disidentes. Hace pocos días Anguita protagonizó, en su programa de Radio Nacional, un momento histórico. Sacó al aire a la mano derecha de Guillermo Moreno e intentó formularle la pregunta que cualquier ciudadano de a pie quisiera hacerle: a qué se debe esta fuga de dólares. "¡No hay fuga de dólares! -lo cruzó Beatriz Paglieri-. ¡Es un error transmitir eso, yo no puedo permitir que lo haga!" Desde el más elemental sentido común, Anguita le dijo: "Pero hay fuga de dólares, Beatriz, cómo que no". La secretaria de Comercio Exterior le respondió: "Anguita, estás hablando desde el desconocimiento". Entonces Eduardo le pidió que no lo desautorizara y le recordó que era veterano en este oficio y que hablaba con datos producidos por expertos que no son enemigos del Gobierno. Paglieri clausuró la tensa entrevista ordenándole que no "transmita información que le hace daño al país". El sorpresivo choque entre un periodista que abraza la fe kirchnerista y una funcionaria que intenta correrlo a escobazos parece un involuntaria comedia de enredos. Y muestra el estado extremo de negación patológica, de aislamiento de la realidad y de maquillaje perpetuo de las cifras que se vive en la cima del poder. Paglieri es una de las responsables de la destrucción del Indec, hito que quedará como una gran mancha negra en los libros de historia. Se fueron del sistema 83.500 millones de dólares en los últimos años. Y desde que pusieron este cepo cambiario, salieron de los bancos 3500 millones de dólares más. Al Gobierno le molesta que estos datos se den a conocer. Y es capaz incluso de amonestar en público a su propia tropa para tapar la verdad. Porque la respuesta de la secretaria no fue un accidente. Algunos días después, en el hotel Four Seasons, durante una jornada que organizaba la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios y ante los siempre obsequiosos empresarios argentinos, retó a los periodistas que sacaban el tema del momento: el dólar. Les dijo: "No creo que sea una pregunta que ayude al ánimo de construir y tener un equilibrio en el comercio". Está claro. Un país necio, enajenado y dividido no necesita preguntas. Porque ya tiene todas las respuestas. En ese contexto retrógrado, hacer una movida pública para reivindicar la necesidad de preguntar está en las antípodas de lo banal: es decididamente un acto subversivo. El movimiento nacional y popular, y en la vereda de enfrente, la indignada república antikirchnerista, no tienen capacidad ni siquiera para interrogarse a sí mismos, mucho menos para ejercer la duda. Son pensamientos blindados, máquinas descalificadoras. Admito, sin embargo, que no se las puede igualar porque quien detenta el aparato del Estado tiene siempre mayores responsabilidades sobre la degradación de las cosas. Algunos intelectuales criticaron la movida de varios colegas que intentamos impulsar las conferencias de prensa y ejercer el simple derecho a preguntar. Puede ser que los periodistas a veces no tengamos las preguntas adecuadas, pero no cabe duda de que ese ejercicio es primordial para que la democracia funcione de manera plena: los políticos argentinos, cuando llegan al poder, hablan desde la impunidad del circuito cerrado. Es evidente que el Gobierno tiene pánico a las preguntas. Esa emoción violenta se vio en el rostro atribulado de Héctor Timerman cuando Lanata se le acercó durante la gira por Angola. Timerman es mucho más leído, sensible y sofisticado que Moreno, y descuento que sabe en sus fueros íntimos las implicancias de abrazarse con un régimen autocrático acusado de violar los derechos humanos, pero tuvo que plegarse a los desvaríos de Moreno y poner la cara por él cuando las papas quemaban. Es decir, cuando un periodista se atrevía a hacer las preguntas de rigor. Esa gira, que parece surgir del realismo delirante de Soriano y de las páginas bizarras de A sus plantas rendido un león, también quedará en la historia gracias a que fue mostrada ampliamente por la televisión. Confieso que siempre me pareció una perogrullada la famosa frase de Luis Clur: "Cuando se enciende una cámara, se apaga el autoritarismo". Hoy veo que no le faltaba razón, y que preguntar es el verbo sanador cuando las respuestas han sido secuestradas por los fanáticos y los mediocres

KOLONIALISMO

El colonialismo del Gobierno kirchnerista http://site.informadorpublico.com/?p=11972 Hace 202 años se emprendió el camino para dejar de ser colonia. El kirchnerismo va en sentido opuesto. Moneda, Fuerzas Armadas y recursos naturales: una radiografía de la entrega K. Hace 202 años, el 25 de mayo de 1810, un grupo de personas -militares, comerciantes, ciudadanos en general- se reunieron dentro y fuera del Cabildo para manifestar su firme decisión de dejar de ser colonia, y actuar en consecuencia. Fue el comienzo del proceso independentista que culminó en 1816. Lamentablemente, en las últimas dos décadas, primero con el menemismo y de forma hasta más pronunciada con el kirchnerismo, se fue en el sentido contrario al camino emprendido por aquellos próceres. La Argentina del siglo XXI, en muchos aspectos, se convirtió en un país colonial que no tiene moneda ni fuerzas armadas, y cuyos recursos naturales son permanentemente saqueados por trasnacionales que son socias del poder político. Uno de los pilares de cualquier nación es contar con una moneda fuerte, que garantice ser una reserva de valor. La realidad es que el Gobierno nacional, que jamás tuvo un plan estratégico para desarrollar un sistema productivo y hacer parir una burguesía nacional como la que existe en Brasil, llevó a que actualmente el peso sea poco más que un mero cartón pintado. Cada día que pasa, la moneda argentina vale cada vez menos y ello lleva a que, de forma masiva, la población se esté haciendo de dólares en el mercado marginal, tratando de protegerse así de las nefastas consecuencias que podría tener aparejada la recesión económica que se viene registrando en el país. La razón que llevó al Gobierno a poner un cepo para adquirir dólares se debe a lo que es otra característica de un país colonial. Concretamente, el kirchnerismo busca alimentar una caja para cumplir, en tiempo y forma, con los vencimientos de la deuda externa que se avecinan. Es decir, cumplir con el estatus de país colonizado, totalmente entregado a los fondos buitres y bancos internacionales que obtienen ganancias multimillonarias. Se trata de una deuda absolutamente fraudulenta, adquirida en gran parte por la última dictadura militar que, luego de sucesivos artilugios y negociados, se incrementó de forma sideral, beneficiando exclusivamente a bancos y fondos buitres. Los Kirchner, cuya historia familiar está estrechamente ligada a la usura y la especulación, fueron alumnos aplicados de la metrópoli financiera ya que, durante sus 9 años de gobierno, ni siquiera realizaron una auditoría para determinar la legalidad de que se está pagando, y los bancos se ubican al tope del ranking de las ganancias. Es más, de forma unilateral, en el año 2005 Kirchner resolvió -sin que nadie se lo exigiera- pagar al contado, y en efectivo, 10 mil millones de dólares para cancelar la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI), un hecho que seguramente llevó a que más de un directivo del organismo multilateral considerara poner un cuadro con la imagen de Néstor y Cristina en la sede central que posee el Fondo en Washington. Este año los pagos de intereses en moneda extranjera de la deuda pública se llevarán más de US$ 6.000 millones, en especial el pago del cupón PBI y los vencimientos de capital, otros US$ 5.000 millones, siempre y cuando los organismos financieros, como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial, refinancien la totalidad de los desembolsos, y lo mismo haga el Banco Central, el Banco Nación y la ANSeS. Consecuencias de la extranjerización “Gran parte de los 6.000 millones de dólares que se deberán pagar este año por los vencimientos de la deuda pública es consecuencia de la renegociación nefasta que hizo Néstor Kirchner en 2005. A su vez, la crisis del dólar se explica por el importante grado de extranjerización de la economía. Las filiales argentinas de las grandes empresas siguen generando las utilidades a las casas matrices, y el gobierno sólo ha optado por solicitar, como si fuese un pedido de favor, que reinviertan en el país”, afirmó a Hoy el ex diputado nacional Mario Cafiero, quien desde hace años viene estudiando y denunciando los negociados que se tejieron en las últimas décadas en torno a la deuda pública. Actualmente, la deuda externa argentina es de 140 mil millones de dólares. El saqueo de la megaminería Una de las características del período colonial en Sudamérica fue la extracción de oro y plata instrumentada por España, que, mediante el trabajo forzoso, llevó a cabo un fenomenal saqueo de los recursos naturales del continente. Pareciera que el Gobierno kirchnerista se identificara con ese modelo. Por eso colmó de beneficios a multinacionales mineras, como la Barrick Gold, que actualmente se lleva grandes cantidades de oro, le deja poco y nada al fisco nacional, y utiliza métodos de extracción que están contaminando con cianuro algunas de las reservas de agua dulce más importantes del mundo, que se encuentran en nuestro país. Bajo el régimen actual, una vez extraídos, el oro y la plata son enviados al exterior, ya que no hay mercado interno. Si a esto le sumamos que el oro y la plata no sufren retenciones a la exportación (como la lana, la carne, el petróleo, etc.), sería oportuno preguntarse si realmente exportamos o en verdad regalamos nuestros minerales. Para colmo de males, la ley minera permite que estas empresas giren al exterior el 100% de su capital o de sus ganancias en el momento que crean conveniente, y sin tener que pagar impuesto alguno. A su vez, la ley argentina permite a las mineras la deducción del 100% del impuesto a las Ganancias en montos invertidos en prospección y exploración, y exención total del impuesto a los activos, del pago de aranceles y tasas estadísticas para la importación de equipos y herramientas. Las empresas, además, no pagan un centavo por la utilización de enormes cantidades de agua cruda. Y tampoco pagan un centavo de impuesto sobre los combustibles, cuando utiliza millones de litros y en momentos en que el 40% del precio del gasoil en el mercado interno, que pagan los automovilistas en cualquier estación de servicio, está constituido por impuestos. Para muestra, basta un botón. La mina Bajo La Alumbrera, en Catamarca, gasta 100 millones de litros de agua por día y consume el 80% de la energía generada por El Chocón y el 25% de la consumida por todo el NOA, que abarca las provincias de Catamarca, La Rioja, Tucumán, Salta, Jujuy, y Santiago del Estero. A pesar de que la empresa declara sólo extraer oro y cobre, se comprobó que transportaba 46 tipos de minerales distintos. Esta mina produce anualmente 180 mil toneladas de cobre y 600 mil onzas troy de oro, las que le dejan en limpio 680 millones de dólares anuales. Se calcula que en los 20 años que dura la concesión, la mina generará una ganancia de 34.300 millones de dólares. (Hoy).

Chiste de la semana

Chiste de la semana